Noticias y noticias

641c8ed6-ec04-49bd-bb90-8086a0b05fc4

Este es uno de los titulares que aparece hoy en la portada de Elmundo.es.

He escuchado muchas veces eso de que si un perro muerde a una persona no es noticia, pero si una persona muerde a un perro eso sí que lo es. Aquí ando dando vueltas al perro y a la persona pero no termino de verlo.

La prensa -y fundamentalmente esa que se dice seria- luego se lleva las manos a la cabeza porque van perdiendo su poder de influencia pero a mí me parece que se lo están ganando con creces. No hay mucho más que decir…

Noticias y noticias

¿Y ahora qué?

crisisEl periodista Javier Medina publica hoy en el semanario Más y en su blog, Blognopias, un artículo de esos que si uno los lee con calma y detenimiento le llevan a pensar en qué manos hemos estado, en qué manos estamos y qué es lo que se nos puede venir encima…

La Sociedad del Suelo y la Vivienda, SAVIA, esa que tantos quebraderos de cabeza ha dado, aquella que ganaba dinero a espuertas en los momentos de bonanza y especulación del suelo , esa misma con la que ahora nadie sabe que hacer, y supongo que menos aún después de leer la información, porque es información y no opinión, que trae Javier Medina.

Un trabajo que en buena parte hay que agradecer a Paloma Baeza, exconcejala del ayuntamiento ribereño y que hay que recordar que tuvo su enfrentamiento -agrio- con su propio grupo que no confió en ella porque consideraba que se le había ido la cabeza en este tema y todo porque seguramente era más fácil seguir la senda bien marcada y no buscarse complicaciones. Complicaciones que a tenor de lo leído vamos a tener los ciudadanos ribereños porque algunos no se ocuparon ni se preocuparon de lo que debían en su momento.

La valoración municipal de los activos de SAVIA se cifra en un total de 29.626.864 euros. Una cantidad que Manuel Sánchez Ramos, agente de la Propiedad Inmobiliaria y profesor universitario de Arquitectura, precisa, “debería ser menor en un 20 a un 30 por ciento” dado que no se ha “obtenido valores actuales del mercado de inmuebles”. Lo que traducido a roman paladino significa que nos comeríamos entre 6 y 9 millones más de euros de deuda. Ahí es nada.

Pero, lean, lean ustedes el artículo y saquen sus propias conclusiones.

¿Y ahora qué?

Había una vez…

e33338ab-7235-4c54-a099-5d79e865ea76Los que ya tenemos unos años seguro que nos acordaremos de los payasos de la tele y su Había una vez un circo. Pues Había una vez… así se titula el artículo que publico esta semana en el Más.

Vuelvo a hablar de política, de los paralelismos que hay entre unos y otros, y es que ese soplo de aire fresco que parecía haber supuesto la llegada de nuevos protagonistas a la escena política, en poco tiempo se nos ha venido abajo, es más de lo mismo, la misma rancia y vieja política. Esta mañana me decía mi amiga Laura que se me notan mucho los colores, que me metía con todos menos con los de Podemos, y le decía que no, que no es verdad, que los de Podemos se meten ellos solos con ellos mismos, o contra ellos mismos que sería más cercano a la realidad. También son más de lo mismo.

Aquí os dejo el artículo completo:

Había una vez un político del que decían que si una cosa hacía bien era manejar los tiempos, no tomaba decisiones polémicas, no se mojaba nunca; dejaba que los problemas se solucionasen y eso cuando se solucionaban por sí solos, en otro caso ya llegaría un nuevo asunto que viniese a hacer que nos olvidáramos de aquel; ni una palabra más alta que otra, ni un mal gesto, impertérrito frente a todo y frente a todos.

No era lo que se podría considerar un gran político pero ahí estaba, tenía un algo especial. Ahora se mantiene en el gobierno gracias a un partido naranja, de izquierdas para los de acá y de derechas para los de allá, al que poco a poco parece que se le va quedando cara de “pagafantas“ del que todos se ríen, para algunos son los tontos útiles y para otros los tontos inútiles que sirven aquí para un roto y allí para un descosido, mucha imagen y pocas nueces en definitiva.

A este político del que hablamos de vez en cuando le sale algo de contestación interna desde sus propias filas, pero ¿qué?, si resulta que al final no parece que haya otro mejor y sus compañeros tampoco se atreven a enfrentarse por si acaso terminan perdiendo el sillón. Tampoco todo ha sido fácil en su camino, de hecho algunos no soportan que esté colocado ahí gracias al dedazo, en su momento, de quién mandaba en su partido. Es mas, de vez en cuando le ha salido cerca, muy cerca, algún grano en forma de corrupción y corruptelas, que de eso en su partido saben mucho y tienen una larga trayectoria detrás, pero ¡se fuerte!, siempre ha salido indemne e incluso reforzado.

Y en esas estamos esperando a que por fin Susana, porque hablo de Susana, ¿qué pensaban ustedes? se termine de decidir. Algo bueno tiene y es que, según todas las encuestas, puede decir que los votantes del PP son los que más la quieren, mientras algunos del PSOE siguen pensando que “no es no”.

Había una vez…

El hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla (Thomas Fuller)

un-martillo-de-juzgado_1048-4190
Imagen: kjpargeter/Freepik

Es curioso la que tenemos montada con el tema de la Justicia. Aquí todo el mundo opina, todo el mundo sienta catedra, todo el mundo sabe más que nadie y encima si alguien les lleva la contraria es que no tiene ni puñetera idea.

Hasta hace no mucho todo el mundo opinaba de fútbol, de los árbitros, de las alineaciones y así cada uno eramos el mejor seleccionador, yo llevaría a este, pondría a aquel, jugaría con este sistema o con aquel otro. Estaba bien, echábamos el rato tomando una caña en la barra del bar y demostrando (y demostrándonos) lo mucho que sabíamos.

Pero como hablar de la Justicia también es gratis pues resulta que lo hacemos, y cuando nos gustan las sentencias pues muy bien, como por ejemplo la de las tarjetas-black que condena a Rato y Blesa por apropiación indebida (en roman paladino por quedarse con lo que no es suyo), pero en la que hay otros 63 encausados que también han sido condenados, entre ellos políticos de los principales partidos (de derechas y de izquierdas), sindicalistas (que en esto tampoco tienen miramientos), empresarios, y hasta algún padre de…, de todo un poco vamos. Y esta sentencia pues a todos más o menos les gusta y todos la respetan y la comparten.

Ayer también se conocía que la Audiencia de Palma iba a mantener al cuñado del Rey en libertad provisional sin fianza tras la condena a seis años y tres meses de prisión que le impuso la semana pasada. Y como esta no gusta, pues venga todos a criticar a la justicia que sigue defendiendo a los poderosos…

Yo soy muy ignorante, y no sé si la sentencia de las tarjetas black está bien y la de Urdangarín mal, o al reves, no he estudiado derecho y no me veo capacitado para defender un argumento u otro, así que mejor me callo. Hay una frase que se atribuye a Thomas Fuller que dice que “el hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla” y seguramente no le falta razón.

El hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla (Thomas Fuller)

No es no. Bueno, vale, eh…, ¡bah!, que sí.

noesnoUno asiste con una cierta curiosidad, no exenta de morbo, a los vaivenes políticos a los que algunos nos empiezan a tener acostumbrados. Los políticos profesionales, es decir los que no se les conoce otra profesión que la de político ya desde que entraron, años ha, en las generaciones o las juventudes de turno, suelen tener una enorme facilidad para arrimarse al sol que mejor calienta.

Aún así los hay dignos de estudio porque apoyan a cierto candidato y gana el otro, y así una vez tras otra, pero al final basta con llegar y cambiar de opinión y ahora soy de Tomás, luego de Pedro, mañana de Eduardo y pasado de Susana o de Patxi. ¡La picha un lío como se suele decir, pero ellos en su sillón!

Viene esto al hilo de que este fin de semana la alcaldesa ribereña, junto con algún concejal de esos que defendían con inusitado fervor el no es no de Pedro, han asistido al evento este que le han montado a Susana (invitando a unos y ninguneando a otros) para que se termine de animar, efusiva la vi en la televisión a nuestra alcaldesa , y es que Cristina ahora es de Susana, como hasta hace poco era de Pedro, porque no es no, ¿verdad que sí?

Claro que por responsabilidad (nótese la cursiva) al final, y en contra del sentir de la militancia, se terminó diciendo que sí… Y apoyar a Susana, se vista como se vista, se justifique como se intente justificar, es decir lo contrario de lo que se decía hace tres o cuatro meses. Sí es sí y no es no, ¿verdad que sí?

Pero lo más llamativo no es lo de la alcaldesa o lo de sus concejales, ellos a fin de cuentas pueden estar defendiendo su sillón, aunque no les guste escucharlo, lo más curioso es como alguno que hasta hace poco defendía (incluso desde otro grupos políticos o desde los medios de comunicación) el no radical a Rajoy y a sus políticas, o un gobierno de izquierdas de verdad, o un pacto con Podemos, han girado cual veleta y ahora jalean con inusitado fervor lo que antes (para ellos) era indefendible. Lo de siempre, vamos.

No es no. Bueno, vale, eh…, ¡bah!, que sí.

Prejuicios y tópicos

Este enternecedor anuncio se lanzó allá por el mes de abril del año pasado y ahora vuelve con fuerza a través de las redes sociales.

El anuncio es de Leibniz Butterkeks, unas galletas de mantequilla alemanas que cumplen 125 años. En él puede verse cómo un niño se enfrenta a los ‘matones’ de su colegio: mientras espera el autobús se ríen de él porque lleva bajo el brazo una muñeca o porque su maleta deja entrever un tutú rosa, prejuicios y tópicos que siguen a la orden del día.

Prejuicios y tópicos

Eufemismos

Captura de pantalla_2017-01-19_21-29-26.pngEufemismos, ese es el título del artículo que esta semana sale publicado en el Semanario Más. Recuerdo perfectamente cuando en el instituto me explicaban en que consistía eso de los eufemismos, recuerdo que la profesora, muy fina ella, decía que a veces se usaban unas palabras que sonaban menos mal en vez de otras y recuerdo que yo le dije que a mi no me gustaban, que no terminaba de ver a un niño pequeño diciendo eso de excremento, nalga, flatulencia y orina…

Hoy los eufemismos están a la orden del día, nos hemos pasado la semana oyendo hablar de “armonización fiscal” pero creo que a nadie se le escapa que lo que de verdad querían decir era subida de impuestos… Son sólo unos cuantos ejemplos, son mucho más abundantes de lo que nos podemos imaginar y es que es más fácil esconder la verdad tras palabras que no hieran ni los sentimientos ni el bolsillo.

A la hora de escribir estas líneas escuchaba en la radio a un tal “Luis, se fuerte” hablando de “contabilidad extracontable” y de cómo había despistado 50 milloncejos de euros de nada por el extranjero para garantizarse una cómoda jubilación. Eufemismos y circunloquios para no hablar de fraude y de caja B bien a las claras.

Seguían las noticias y resulta que más o menos a esas horas la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil entraba en la sede de la UGT asturiana porque parece ser que algún liberado sindical se ha estado dedicando a “liberar” -esta claro que las noticias del día iban de eufemismos- dineros con dirección a algún bolsillo amigo defraudando a través de cursos de formación.

Son sólo un par de ejemplos, de una semana cualquiera, de un mes cualquiera, en un país cualquiera, pero lo cierto es que no hace falta irse tan lejos porque la semana pasada un amiguete que de estas cosas algo entiende, haciendo labor de ratón de biblioteca, ponía sobre la mesa algunas de las conclusiones que aparecían en el informe de fiscalización del ayuntamiento de Aranjuez en el ejercicio 2013 realizado por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid, cosillas sin importancia, pecata minuta que diría el fino. ¿Que hay que disolver alguna empresa municipal? Pues valoramos los inmuebles por casi el triple de su valor, y aquí paz y después gloria, no vaya a ser que a alguien le terminara cayendo el peso de la ley por administración desleal, otro eufemismo para no hablar de robo con todas las letras. Pero, ¿saben qué? esto no es más que la punta del iceberg, otro ejemplo más de la “ingeniería fiscal” -este ya el último de los eufemismos- a la que algunos se están acostumbrando.

Eufemismos