rectificaciones

Improvisaciones y tranquilidad

Estos últimos días estamos sufriendo un ‘chute’ de improvisaciones y rectificaciones que no ofrece (ninguna) tranquilidad a la sociedad. Llevábamos semanas escuchando que están estudiando las medidas de ‘desescalada’, pero claro cuando luego salen y explican, o mejor dicho, intentan explicar alguna de estas medidas, el resultado es que nos quedamos peor de como estábamos.

El último ejemplo fue ayer con el tema de los paseos de los niños. Es verdad que el gobierno por una vez consiguió poner a todo el mundo de acuerdo, pero de acuerdo en que lo habían hecho mal. Si hasta los socios del gobierno salieron diciéndolo… Curioso como algunos intentaban a media tarde justificar con las razones más peregrinas lo que a todas luces no tenía justificación, pero es lo que sucede con los que ponen por delante del sentido común la ideología.

Creo que a nadie se le escapa que las últimas semanas de confinamiento van a ser las más complicadas. Si además las medidas que se tomen salen mal, cosa que puede suceder, las tortas que le van a caer al gobierno van a ser de órdago. Por eso es imprescindible ser tremendamente claro, explicar con detalle las decisiones, mostrar los informes de los expertos en los que se basan, y también por supuesto no tomar una decisión y rectificarla seis horas después. Es una opinión mía, pero creo que toda la culpa del jaleo la tiene Pedro Sánchez, que el sábado, en su homilía de las tres, salió poniendo fecha a la salida de los niños, podría ser que después los expertos le dijeran que cuidado, que a lo mejor todavía era demasiado pronto y había riesgo, y se vieron en la obligación de recular. A mí me gustaría escuchar hoy las explicaciones de los expertos que hayan aconsejado o desaconsejado estas medidas, las de los políticos es que ya no me las creo. Se dedican a lanzar bulos y posiblemente ya estén siendo investigados por la Guardia Civil. 😉

Merece la pena leer esté artículo de Fernando Garea y Juanma Romero porque aporta luces a lo que ayer sucedió.

Que nadie se preocupe que de aquí a que todo esto se publique en el BOE nos podemos encontrar con que la RAE tiene que buscar un hueco para añadir una acepción nueva a la palabra ‘paseo’.