De arengas educativas

pencil
Imagen: Pixabay

Supongo que quien más y quien menos habrá leído o escuchado la arenga, como ella misma lo definió, de Eva María Romero Valderas, profesora del IES Isidro de Arcenegui, de Marchena (Sevilla), en un claustro de profesores la pasada semana. En este enlace de La voz de Marchena aparece completa.

Es entendible, perfectamente entendible, su hartazgo por una situación que además cada día que pasa va a peor. Pero como toda generalización resulta injusta. Creo que cada vez somos más los que pensamos que el sistema educativo actual parece que tiene como objetivo último formar una masa irreflexiva y aborregada, en otro caso no se entiende algunas de las reformas que los políticos de turno van llevando a cabo con las leyes educativas. Pero los problemas están en los dos lados de la barrera, sería injusto fijarse sólo en una parte.

Estoy convencido de que una mayoría de los docentes lo son por vocación, pero hay un número considerable que han llegado a la profesión de rebote, de casualidad o por causalidad y esos también hacen mucho mal a la educación, también podrían levantar la voz alumnos hartos de ciertas situaciones y su discurso sería igual de sensato que el de esta profesora. Ayer mismo unas alumnas me hablaban de cómo han perdido la ilusión  por la asignatura de filosofía en 1º de bachilllerato al encontrarse cada mañana con un profesor que si no dice en cada clase “Callaos esa puta boca” un par de veces parece que le falta algo, o esas otras alumnas de 2º de ESO que prefieren no preguntar sus dudas a su profesor de Física y Química porque saben que no va responderles, sino que va a humillarles.

Anuncios
De arengas educativas

A los maestros

outfileLos amigos del Semanario Más me pidieron un artículo para su sección Desde la tribuna que ha aparecido publicado en el número 443 de este periódico local que sale hoy, aquí os lo dejo.

A los maestros

Una de las lecturas con las que más he disfrutado este año ha sido el libro ‘Hombres buenos’, de Arturo Pérez-Reverte, un sentido homenaje a la razón por encima de todo. Un homenaje a los ilustrados, unos personajes que dos siglos después se echan a faltar en nuestro devenir diario y que cada día que pasa se encuentran más asfixiados por lo políticamente correcto. Su voz cada vez está más distorsionada y apenas se les escucha.
El mejor ejemplo de hombres (y mujeres) buenos que podemos encontrarnos hoy es el de los maestros. Un maestro ilumina a sus alumnos, les abre camino, estimula su curiosidad y el amor por el aprendizaje. Un maestro aprende cuando enseña y por eso cada día es más sabio.
He dicho maestro y no profesor porque no me parece que sean lo mismo, un maestro está enfocado en sus alumnos, un profesor está enfocado en sí mismo. Para el maestro lo importante es el alumno  mientras que para el profesor lo es su figura y su necesidad de reconocimiento.
La situación de la educación en España no está para tirar cohetes, pero quizás resulte que en los colegios hay muy buenos maestros y en la política sobran profesores que les gustar meter la mano en los temas educativos.
El lunes pasado se celebraba el Día Mundial del Docente. Sirvan pues estas líneas para agradecerles a todos esos maestros la labor que realizan y para pedir a los profesores de la política que hagan un ejercicio de autocrítica, que busquen a los maestros que tengan cerca y que les pidan con humildad que les ayuden a ser como ellos.

A los maestros

Carta abierta a… los profesores de educación infantil

cartaAcabo de mandar una carta y ya llega la siguiente, en Correos deben estar que no caben de gozo en sí…

Esta tarde se celebra la graduación en el ciclo de Educación Infantil de mi hija pequeña, Adriana (por cierto, que hoy me ha dicho que cuando cumpla ocho años ella también va a empezar a escribir en el blog), y por eso creo que es buen momento para mandar una carta a todos esos profesores que le han acompañado en estos cinco años que lleva en el cole.

Queridos profesores y profesoras de educación infantil:

Esta carta no va dirigida a ninguno de vosotros en general, pero sí a todos en particular. No quiero olvidarme hoy de ningún nombre, Upe, Almu, Cristina, Raúl, Pilar y Beatriz, Vito y Nerea, Aurora y Paloma, la “teacher” Carmen y por supuesto la seño Gema. A todos gracias, muchas gracias, por vuestro trabajo y por vuestra labor.

¿Por qué estas letras, por qué esta carta? Porque vuestra dedicación, vuestro cariño, vuestra paciencia y vuestra alegría contagiosa lo merecen. Vuestra dedicación, vuestro cariño, vuestra paciencia y vuestra alegría hacen que los niños cada día vengan más contentos al cole, gracias pues, por las sonrisas de cada mañana, por la paciencia de cada día, por los besos de cada despedida y también por regañarles cuando algo no está bien porque de eso…, también se aprende.

Cuantas lágrimas habréis limpiado, cuantas caricias habréis hecho, cuantos besos habréis repartido, cuantas heriditas habréis sanado con ese abrazo siempre a tiempo. Siempre pendientes, siempre mirando por todos vuestros niños. Nunca una mala cara, nunca un mal gesto y eso que a veces, nosotros, los padres, no os lo ponemos nada fácil, creemos que lo sabemos todo, creemos que no entendéis a nuestros hijos, creemos que os estáis equivocando y a veces os echamos cosas en cara y no, no llevamos razón.

Fijaros que hasta ahora no he hablado nada de todo lo que estos pequeños que hoy se gradúan han aprendido, ahora ya saben escribir sus primeras palabras, leen con mayor o menor soltura, dibujan, hacen sus pinitos con los números, pero no es eso ni con mucho lo más importante que les habéis enseñado, lo mejor, y con diferencia, es que habéis hecho de todos ellos buenas personitas. Gracias una vez más.

No sé que será de todos estos niños y niñas en el futuro, unos serán abogados, habrá ingenieras, médicos, algún filósofo, informáticas, diseñadores, alguno o alguna se podrá dedicar a trabajos artesanos, ¿por qué no algún poeta?, incluso alguien a lo mejor se termina dedicando a la política, que no todo lo podéis hacer bien :). Seguramente otros tendrán profesiones que hoy ni siquiera nos imaginamos, porque todavía ni existen ni se han inventado, pero seguro que igual que yo, más de un padre y una madre habrán escuchado en más de una ocasión que estos pequeños, que hoy dan un paso adelante en su educación, de mayores quieren ser profesores o profesoras, como su “seños”. Ojalá sea así, porque esta es seguramente la profesión más importante y más bonita de todas, la de enseñar mientras se sigue aprendiendo día a día. Por eso vosotros, los profes de infantil sois los más sabios de todos los profesores porque cada día que pasa aprendéis algo nuevo de quién más sabe, los niños más pequeños, vuestros niños.

Sois una parte fundamental de su educación, habéis puesto las primeras piedras, los primeros cimientos de su formación. Gracias una vez más por todo ello.

He tenido muchos profesores a lo largo de mi vida, en parvulitos como se decía antes, en la EGB, en el instituto, en la universidad y ¿sabéis?, me acuerdo de muchos de ellos, a otros los he olvidado, pero guardo un recuerdo especial de los primeros, de mi “seño” Mari Carmen, de mi “seño” María Luisa. Ahora que mis tres hijas han terminado la educación infantil guardo también un recuerdo muy, muy especial de sus profes. Seguramente cuando ellas vayan siendo más mayores me olvidaré algún nombre de alguno de los profesores de primaria, más aún de los de secundaria…, pero no me olvidaré nunca de sus seños de Infantil. Habéis sido sus profesoras, pero también las mías. 😉

Son muchos los momentos vividos juntos, los momentos compartidos, no recuerdo ni uno solo malo y no porque los haya olvidado sino porque ni siquiera los ha habido. Termina un ciclo, sí, pero no os vamos a olvidar. De vez en cuando pasaremos por vuestra puerta a daros un beso, a saludar, a preguntar cómo os va… Gracias por todo lo que habéis hecho por Paula, Celia y Adriana. Cada una con su forma de ser, con su carácter, su genio…, pero en su nombre y en el mío os digo una vez más, muchas gracias.

Muchísimos besos para todos y todas y muchas, muchas gracias.

JL

Carta abierta a… los profesores de educación infantil

Denostar a los profesores es un grave error

La pasada semana se filtraba desde la Comunidad de Madrid a los medios de comunicación la noticia de que en las oposiciones a profesor de esta comunidad autónoma el 86% de los aspirantes no superó la prueba de conocimientos que incluía preguntas con el nivel equivalente a un sexto curso de primaria.
Según las cifras oficiales aprobaron 1.913 aspirantes de los 14.110 que se presentaban a las pruebas.

Siendo preocupantes estos resultados creo que mucho peor es la actitud de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid que por lo que se ve parece muy interesada en denostar al profesorado haciendo que se conozcan determinados resultados. La noticia supongo que habrá sido comidilla en la puerta de los colegios y no habrán sido extraños los comentarios al estilo: “menudos zotes son los profesores” o “luego suspenden a mi niño y ellos ni se saben las provincias”…
No quiero decir con esto que no haya un problema importante, que evidentemente lo hay. De dónde viene, quién es el responsable o cómo solucionarlo son otras cuestiones que nos podríamos plantear y a las que se debería buscar solución, pero evidentemente lo fácil y lo que vende es ofrecer titulares con carnaza.

Mucho se les llena la boca a los políticos cuando hablan de Finlandia y su nivel educativo, pero no estaría de más que recordaran que uno de los motivos es que la profesión de maestro allí está excelentemente considerada. Y con estas actitudes, y estas noticias que salen de los propios departamentos educativos se hace exactamente lo contrario.

Hoy mismo podíamos leer que Nuevas Generaciones del PP de Castellón ha lanzado una campaña contra el adoctrinamiento en las aulas:

Desde Nuevas Generaciones de la Provincia de Castellón nos preocupa que haya adoctrinamiento en las aulas, puesto que creemos que el alumno debe ser educado para que pueda sacar sus propias conclusiones. Nos oponemos a la imposición de ideas e ideologías, y creemos en una educación neutra e imparcial. Sabemos que la mayoría de los profesores son ejemplares, pero muy a nuestro pesar, somos conscientes de la existencia de casos en los que se hace un uso indebido de la libertad de cátedra.
Por eso queremos impulsar una campaña en contra del adoctrinamiento en las aulas y que los estudiantes, que así lo deseen, nos hagan llegar sus quejas de forma totalmente anónima a través del correo electrónico quenotelien@nnggcs.es

Y me vuelve a parecer otro grave error porque tras algo que puede parecer loable se pueden esconder otros oscuros intereses. Si existen problemas de este tipo seguro que ya hay mecanismos desde las inspecciones educativas para actuar con contundencia sin necesidad de tener que denunciar anónimamente. Aunque a lo peor no es un error, sino que está hecho con toda la intención del mundo.

Al final los padres terminaremos por quedarnos con la idea de en qué manos estamos dejando la educación (en el sentido de enseñanza) de nuestros hijos. ¿Quiénes son esos que hay en los colegios, unos torpes que no saben hacer la O con un canuto, o unos desalmados que meten ideas peligrosas en las cabezas de nuestros hijos?
Evidentemente habrá profesores mejores y peores, pero yo, y supongo que no seré una excepción, tengo la certeza de que la mayoría son de los primeros.

En estos últimos días se está hablando mucho del “escrache“, unos a favor del mismo y otros en contra.
Pues bien, desde el PP, que crítica y creo que con toda la razón estas actitudes, al final se está haciendo prácticamente lo mismo poniendo al profesorado en la diana. Espero que no aparezca ningún descerebrado que haga que los que jalean a unos y otros terminen arrepintiéndose.

Denostar a los profesores es un grave error