Final de liga

Anda el blog un poco de capa caída últimamente, pocas publicaciones y muy de allá para cuando, el otro día hasta me lo decían en casa… Pero prometo que en breve vamos a retomar el ritmo habitual de publicaciones, reseñas de libros y alguna que otra cosa más…

Esta semana escribo en el Más. Un artículo que habla de la actualidad política y no política, que mezcla temas pero que habla de lo mismo. Se titula Final de liga.

429918541_283835Este fin de semana se lo juegan todo, hay que ganar o ganar, tiene que quedar bien claro quién es el que manda, quien tiene el poder. Se han cruzado por las redes sociales mensajes de todo tipo, unas veces, pocas, con ironía, otras, las más, descalificando e incluso insultando al rival, insinuaciones de dudoso gusto que unas veces vienen desde los capitanes y otras desde algún subalterno.

Fin de semana crucial para el Partido Socialista inmerso en un proceso de primarias que no se sabe muy bien si está sirviendo para elegir a un nuevo secretario general o más bien para intentar solucionar las cuitas internas que como las meigas, haberlas, haylas.

No pintan bien las cosas en la casa socialista, la sensación, desde fuera y desde dentro, es que el partido anda en franca descomposición y nada de lo que suceda el domingo tiene visos de mejorar la situación, más bien todo lo contrario. Dudo, aunque no descarto, que tras las elecciones del domingo esto vaya a terminar en un proceso de escisión que finalmente desemboque en algo no muy diferente a lo que está sucediendo con otros partidos socialistas europeos, caso del griego o más recientemente el francés. El tiempo lo dirá.

Aún así lo peor es que uno piensa que este fin de semana los socialistas van a poder elegir entre tres candidatos a cada cual peor, toca elegir entre malo/a, malísimo/a y (permítanme la licencia) malibérrimo/a.

Pedro es un perdedor nato, segundón y dando gracias, tienen razón cuando dicen que no tiene sentido elegir a alguien que solo ha demostrado ser capaz de perder contra un PP en horas bajas acosado por la inmundicia y la corrupción que aflora en cuanto se escarba un poquito.
Susana es la indecisión personificada, el Mariano Rajoy del socialismo, llevamos escuchando que iba a dar el salto a la política nacional desde hace años, pero nunca veía el momento oportuno, no estaba dispuesta a perder y cuando parecía que era imposible perder, con todo el aparato detrás resulta que no las tiene todas consigo.
Patxi, el pobre Patxi, es el convidado de piedra, fue el primero en saltar a la palestra pero ni convence ni ilusiona… Apenas cuenta en las apuestas y su discurso no cala ni en los medios ni en los propios socialistas.

Así que nada, este domingo todos estaremos muy pendientes de lo que suceda porque hay mucho en juego, y es que no se olviden que este domingo el Madrid y el Barça se juegan la liga. A uno, que es del Real Betis Balompié, esto le da casi lo mismo, y de lo del Psoe ya, ni les cuento.

Anuncios
Final de liga