Libros de segundaria ¿?

Captura de pantalla_2017-05-24_09-40-22Gratis, lo que se dice gratis, no van a ser, porque el dinero que cuestan de algún sitio tendrá que salir. En el cole nos enseñaban eso de que la energía ni se crea ni se destruye, simplemente se transforma, así que los pagaremos con nuestros impuestos, pero no es eso de lo que quiero hablar hoy.

Lo que de verdad sería importante es que los libros sirvieran, fueran útiles, e hicieran que los periodistas escribieran correctamente, esta imagen que aquí pongo lleva en portada de uno de los diarios más importantes de España desde ayer, y así sigue…

 

Anuncios
Libros de segundaria ¿?

Noticias y noticias

641c8ed6-ec04-49bd-bb90-8086a0b05fc4

Este es uno de los titulares que aparece hoy en la portada de Elmundo.es.

He escuchado muchas veces eso de que si un perro muerde a una persona no es noticia, pero si una persona muerde a un perro eso sí que lo es. Aquí ando dando vueltas al perro y a la persona pero no termino de verlo.

La prensa -y fundamentalmente esa que se dice seria- luego se lleva las manos a la cabeza porque van perdiendo su poder de influencia pero a mí me parece que se lo están ganando con creces. No hay mucho más que decir…

Noticias y noticias

Medios de comunicación, violencia contra las mujeres…

Que la televisión no pasa por sus mejores momentos no escapa a nadie, que intenta conseguir audiencia de cualquier modo es algo más que sabido pero en determinados momentos se llega a unos extremos que dejan de hacer gracia para convertirse en algo mucho más serio y preocupante.

Muchos de esos programas de gran audiencia, supuestamente tan progres, tan modernos, no son más que una tapadera casposa de lo que luego sucede a nuestro alrededor. Se banaliza y se relativiza todo hasta extremos insospechados.

Un buen ejemplo de esto lo tenemos en este vídeo, de algo menos de tres minutos, en el que el presentador mexicano, Enrique Tovar acosa a su compañera, Tania Reza, con comentarios, intentando levantarle el vestido, mientras se puede comprobar como ella, notablemente incómoda, intenta detenerle. Con la excusa de enfocar el collar de la presentadora termina tocando el pecho de la presentadora que le golpea visiblemente molesta. Aún así el presentador no ceja y vuelve a tocarla. La presentadora, harta, decide que no puede seguir así, se quita el micrófono y se marcha del plató. Algo atónito porque supongo que no esperaba esa respuesta de su compañera el presentador es capaz de seguir haciendo algún comentario machista fuera de tono.

El vídeo se hizo viral, se comenzó a difundir en todas las redes sociales y días después los presentadores eran despedidos de la cadena Televisa por haber atentado contra el código ético de la cadena, de hecho días después aparecía un nuevo vídeo en el que los presentadores parecían descargar de toda responsabilidad a la cadena y “confesaban” que todo se les había ido de las manos, que simplemente habían actuado… Pero no es esa mi sensación, no me parecen tan buenos actores.

Pero al poco la presentadora Tania Reza declaraba en su cuenta en Facebook que había sido obligada a grabar ese segundo vídeo, y denunciaba que efectivamente había sido víctima de acoso sexual por parte de su compañero. ¿Y ahora qué, Televisa?

Creo que el primero es un vídeo que debe invitar a la reflexión, útil por ejemplo para verlo con chavales en los colegios en horarios de tutoría, y seguramente no sorprendería ver la visión tan diferente que tienen ante unos mismos hechos chicos y chicas. ¿Hacemos la prueba?

Evidentemente el acoso sexual, la violencia contra las mujeres o el machismo son lacras sociales que todavía existen y que aunque parece que deberían ir a menos lo cierto es que no terminan de remitir, de hecho me atrevería a apuntar que en las nuevas generaciones va a más y creo que buena parte de la culpa está en los medios de comunicación, especialmente la televisión, que ha convertido a la mujer en un simple objeto sexual.

Medios de comunicación, violencia contra las mujeres…

Carta abierta a… quien tenga a bien leerla

Una nueva carta, sin un destinatario particular, dirigida simplemente a quien tenga a bien leerla. Creo que sobran las palabras, pero si sirve para algo ahí queda.

Querido lector:

¡Qué cosas! Lo que no vemos no existe, y aún así lo que vemos, lo filtramos, lo damos la vuelta cuando nos interesa, intentamos banalizarlo y lo mandamos al olvido más pronto que tarde. No ha sido la primera vez, pero tampoco será la última. No estamos dispuestos a salir de la zona de confort y enfrentarnos a la cruda realidad. ¿Para qué?

niñoEs la foto de la vergüenza, la foto de un niño que nunca llegará a saber qué es lo que dentro de 11 días los líderes europeos decidirán -nótese la negrita con que remarco la palabra-, reunidos alrededor de una mesa, sobre seres humanos iguales que él. Mientras tanto aquí seguimos, esta carta incluida, hablando por ejemplo de si es ético o no publicar fotografías como la que acompaña estas líneas. Así pasamos el tiempo en occidente. Vivimos muy bien aquí. 

Pedro Simón, en otro más de sus magníficos artículos, decía ayer esto:

Lo normal a los tres años es verlos en la orilla con el bañador y no vestidos. Lo normal es verlos dando saltos y no tumbados de este modo: boca abajo y de lado, como escuchando el latido de la tierra. Si es que ésta tiene todavía corazón.

Y pienso: la foto, que es muy dura, tremenda, no es nada comparado con lo que tiene que ser la realidad. Nada. 

He buscado entre mi colección de enlaces, y he encontrado, un artículo que escribió Pérez-Reverte hace tres años. Pensaba que era más antiguo, más cercano a su vivencia en la guerra de los Balcanes, pero es sólo de hace tres veranos. Se titula Prefieren no mirar y comienza así: 

Hieren su sensibilidad. O sea, molestan a los lectores. Los desconsiderados redactores que metieron en los periódicos de papel o digitales unas fotos de niños escabechados en la última matanza de la guerra civil siria, no tuvieron en cuenta que enseñar cadáveres es de mal gusto. Incurrieron en el voyeurismo sórdido. Y claro, numerosos ciudadanos irritados se han dirigido a los medios correspondientes, afeándoles la conducta. Niños degollados y sangre. Qué espanto. Qué inapropiado. Me han causado ustedes un problema de tipo emocional de aquí te espero. Hacen de la muerte un espectáculo, de la tragedia un morbo. Mostrar carnaza es propio de periódicos y revistas de baja categoría. Una falta de respeto para lectores y víctimas. Etcétera.

Así que, querido lector, como ves la foto no es nueva, es la misma foto que viene produciéndose día tras día, desde hace años, y que de vez en cuando algún fotógrafo tiene la suerte o la desgracia, nunca se sabe, de guardar en su cámara y compartir con los que estamos cómodos en casa. 

La foto no deja indiferente, pero casi. No nos engañemos. Escribir sobre esa foto, sobre toda la tragedia que tras ella se esconde, es desperdiciar palabras. Es una imagen que ganará premios, es la imagen perfecta de la tristeza, pero realmente si tanto nos molestara lo importante sería ponernos a hablar de soluciones, de remedios. El de los refugiados es un problema muy serio, pero una vez más, los europeos ya sea por cobardía, ya sea por desidia, da igual, no nos atrevemos a encararlo de una manera directa.

Hoy esta viñeta de Gallego y Rey lo recoge de manera magistral:

gallego-rey

Así, a bote pronto se me ocurren tres posibilidades: la primera, la que estamos llevando a cabo y aplicando con rotundidad desde el principio es la de no hacer nada. Mirar para otro lado, hasta que una puñetera foto haga que se remuevan algunas conciencias… Portada de periódicos, apertura de telediarios, viralidad en las redes sociales y hasta… la próxima.  La segunda opción sería tirar por el camino de en medio e intervenir militarmente. Una medida que además de incierta (basta ver los últimos ejemplos en Irak, Afganistán…) costaría muchísimo dinero y un número de vidas de soldados europeos (las de los sirios ya sabemos que importan menos) que nadie estará dispuesto a asumir. La última opción, la que supongo que elegiríamos todos, la más sensata es actuar como está haciendo Alemania. Muchos critican a Merkel por su papel dominante en Europa, por sus políticas, pero cada vez que hay un problema el resto de países se ponen, o nos ponemos, de perfil. Ya vendrán otros a solucionarlo.

Más de medio millón de muertos, que se dice pronto, se ha cobrado ya la guerra civil siria. Lo solucionaremos poniendo un lacito de algún color en nuestro muro o usando un imaginativo #hashtag, y si no tiempo al tiempo. En cuanto vuelva el fútbol seguiremos hablando del fichaje de De Gea, del peinado de Ronaldo o del regate imposible de Messi. Pan y toros que se decía antes. 

JL

Carta abierta a… quien tenga a bien leerla

[Libros] Tienes que contarlo, José Sanclemente

Tienes que contarlo es uno de esos libros que dormía el sueño de los justos en mi lector electrónico desde hace ya un tiempo. Buscando la información resulta que lo compré en Amazon allá por septiembre del año pasado en una de esas típicas ofertas de esta tienda en la que te ofrecen el libro de forma gratuita. Me llamó la atención porque seguía en Twitter a su autor, José Sanclemente, un periodista que mantiene un interesante blog en el que se habla de un tema recurrente a lo largo de la historia, los medios de comunicación.

tienesquecontarloTítulo: Tienes que contarlo.
Autor:
José Sanclemente.
ISBN: 978-84-9918-447-0
Editorial:
Roca Editorial.
Fecha de publicación:
Marzo 2012

Sinopsis: El asesinato del periodista Belarmino Suárez, Krugman, varios años corresponsal en Nueva York y el profesional más influyente del diario El Universal, —perteneciente al mayor grupo de comunicación español—, es investigado por el inspector Julián Ortega, un policía enemigo de los métodos que emplea la policía científica. El inspector se verá presionado por el propietario del grupo de comunicación y por el Gobierno, que está a pocos meses de las elecciones.
La periodista Leire Castelló, redactora de sucesos de El Universal, una mujer intuitiva y decidida se meterá en el ojo del huracán de la investigación de la muerte de Krugman, poniendo su vida en peligro. Trabajará en el caso con las limitaciones que tiene un diario en crisis y en plena restructuración de plantilla, un ambiente enrarecido donde reina el desánimo y en el que el director hace esfuerzos baldíos por recuperar a sus lectores mientras que el editor muestra poco interés por el periódico.
El inspector Ortega y Leire Castelló acabarán colaborando para descubrir qué se esconde detrás del asesinato de un reputado periodista de investigación y que intentan ocultar aquellos que decidieron silenciarlo para siempre. 

Opinión personal: Tienes que contarlo es una historia de lectura fácil y ágil que además tiene la virtud de atrapar desde las primeras páginas. Una historia en la que no termina de quedarme claro si lo fundamental es la trama de la investigación del asesinato del periodista o una nada velada crítica al mundo del periodismo actual, a la situación laboral de los periodistas, a que los medios no hayan sabido adaptarse a los nuevos tiempos e Internet se los esté comiendo, al enfrentamiento patente entre medios de comunicación y redes sociales. Desde el principio se hace más que evidente que el autor es buen conocedor del tema.

Un thriller al uso, con buenos, malos y muy malos, donde nada es lo que parece, donde por supuesto tiene que haber algo de amor y que Sanclemente maneja con soltura, soltando las dosis justas de información para mantener siempre la intriga. Quizás en algún momento algo previsible en su desarrollo y con unos personajes un tanto superficiales, y algo tópicos.

Un libro que puede hacernos pasar un rato entretenido si no exigimos demasiado pero somos amantes del género.

[Libros] Tienes que contarlo, José Sanclemente

Ortografía en los medios de comunicación

Reconozco que en ocasiones soy un poco maniático con la ortografía, pero cuando leo un texto, las faltas de ortografía me saltan a la vista de modo casi inmediato. La captura de pantalla que os dejo es un ejemplo de esta misma mañana en el diario El Mundo.

faltasortografiaEn una noticia de cuatro párrafos se cuelan dos faltas de esas que se cometen en primaria.

Calló en la cuenta. Parece claro que ese cayó es del verbo caer, y no del verbo callar y supongo que no tiene nada que ver con la hiperqueratosis.

… han vuelto ha repartir. Supongo que aquí el redactor ha pensado que repartir es un participio y no un infinitivo, pero es que ese día también faltó a clase.

Los medios de comunicación deberían ser un ejemplo pero están muy lejos de ello. Supongo que arreglarán el error a lo largo de la mañana, pero estaría muy bien que marcaran esas correcciones que se realizan en la noticia, en cualquier caso aquí queda el pantallazo como muestra.

Ortografía en los medios de comunicación

¿Esto es un ejemplo de periodismo de investigación?

Lo que aparece publicado hoy en el diario La Vanguardia es de esas cosas que si aparecieran  en un tebeo tendrían gracia, pero cuando uno piensa que se trata, o trataba, de un medio serio… ¿Hay que dedicar una página completa de un periódico a una noticia como esta?

lavanguardia-unodecadamil

De cada mil habitantes del planeta, uno es catalán.

Y además las fuentes son totalmente fiables porque continua diciendo la noticia que “lo dicen las estadísticas“. Pues sí, es verdad, y también podríamos decir que 1 de cada 1500 habitantes del planeta vive en Madrid, o que 1 de cada 150.000 vive en mi pueblo…

Últimamente se habla, y mucho, de que los medios de comunicación pierden influencia respecto a nuevos formatos, como por ejemplo los blogs, pero leyendo noticias como la que aparece más arriba creo que los motivos quedan muy claros.

¿Esto es un ejemplo de periodismo de investigación?