limpieza

[Aranjuez] Limpieza, riegos, mosquitos…

Aranjuez lleva arrastrando desde hace años un problema más que importante con la limpieza del municipio. Aranjuez está sucio. Muy sucio. Y esto no es una opinión, es un hecho objetivo. Pero Aranjuez no lleva sucio un año, ni dos, Aranjuez lleva sucio mucho más tiempo. En la legislatura anterior los que ahora gobiernan acusaban a los que entonces gobernaban de ineficacia, de no ocuparse de uno de los grandes problemas que tenía (y sigue teniendo) la localidad, y tenían razón cuando lo denunciaban porque era verdad. El problema es que ahora gobiernan ellos y están en la oposición los que antes gobernaban. Las tornas han cambiado, pero la suciedad sigue campando a sus anchas. Y los que antes acusaban de ineficacia resulta que se han demostrado igual de incapaces e ineficaces. Más de lo mismo.

En los últimos días están apareciendo en las redes sociales continuas denuncias del estado de abandono en que se encuentra el pueblo y da igual el barrio por el que nos movamos, la situación no es distinta en Las Aves, que en la Azuda de la Montaña, Agfa-Moreras, en la zona del polideportivo de Olivas, la Plaza de Toros… Da igual, cualquier barrio es ejemplo de abandono y desidia.

Son solo algunos ejemplos. No es necesario buscar mucho para encontrarlos.

Esta misma semana el PSOE denunciaba el lamentable estado de deterioro del barrio de Las Aves, acusando de desidia al concejal de medio ambiente y de incapaz a la alcaldesa. Desde el Ayuntamiento respondían a las mentiras y manipulaciones de siempre del concejal socialista José María Cermeño. Nada nuevo bajo el sol, lo mismo de siempre, cambiando los protagonistas. Volvemos al “y tú más”. Pero lo que es evidente es que el estado del pueblo es el que es.

¿Nadie se acuerda cuándo el PP denunciaba el abandono del barrio de la montaña, o de la Azuda…? Pues ahora estamos exactamente igual, o peor porque de hecho vamos para cinco años con la noria inmovilizada…

Hace solo unos días veía a vecinos de la zona de la Plaza de Toros regando con cubos de agua los árboles que empiezan a cambiar ya el color de sus hojas por la falta de reigo, pero no, Aranjuez está limpio, desbrozado, regado…

Ya para terminar, lo de los mosquitos debe ser también mentira, aunque nos acabamos de enterar que hemos estado un año sin contrato de fumigación. Cuando la gente se tiene que ir al hospital por las picaduras de la mosca negra o el mosquito tigre lo hacen por gusto, claro.

Resumiendo, que ahora gobiernan los otros, pero la ineficacia de los que gestionan sigue siendo igual que la de los unos. Total y absoluta.

La bendita importancia del orden de las letras

Hay palabras que tienen las mismas letras pero estas se encuentran en distinto orden, por ejemplo casualidad y causalidad. De hecho en ocasiones podemos confundirlas y usar una cuando realmente queremos usar la otra y viceversa. Casualidad y causalidad, aunque puedan sonar parecidas, aunque se escriban casi igual, aunque a veces las confundamos, no son lo mismo.

Ayer mismo publicaba una entrada en el blog en la que hablaba del estado del municipio y casualmente -porque no tengo ninguna evidencia de que la publicación del artículo haya sido la causa- justo unas horas después el sillón que adornaba el parque infantil del barrio del Pinar había desaparecido, igual que toda la basura que unas horas antes campaba a sus anchas, además la papelera había sido vaciada y todas las latas que había en los alrededores recogidas. Bendita casualidad.

No es la primera vez, y no será la última, que horas después de que en las redes sociales o en un medio de comunicación aparezca una denuncia de cualquier tipo, casualmente el problema se solucione. Seguramente estaba previsto que ese mismo día alguien iba a haber tomado cartas en el asunto y el tema estaba presto para solucionarse. Benditas casualidades.

Recuerdo que hace ya bastantes años apareció un programa en la emisora de Aranjuez Antena 3 Radio, que se llamaba “El rincón de las quejas”, programa de notable éxito en el que los vecinos llamaban por teléfono para expresar sus quejas y casualmente estas se iban solucionando con inusitada rapidez. Los tiempos no han cambiado tanto, quizás habría que plantearse crear un rincón de las quejas para que las benditas casualidades nos llevaran a un pueblo mejor.

En fin, que en breve nos ponemos a publicar fotos de los baches y esperamos casualidades 😉