leo caldas

[Libros] La playa de los ahogados, Domingo Villar

Después de haber leído, y disfrutado, Ojos de agua decidí que iba a seguir con los siguientes libros del inspector Leo Caldas. Este libro, como el anterior, lo tomé en prestamo en Ebiblio, la biblioteca virtual de la Comunidad de Madrid, para leerlo en el Kindle.


Título: La playa de los ahogados
Autor: Domingo Villar
Editorial: Siruela
ISBN: 978-84-9841-542-1 
Fecha de publicación: Mayo 2009.
Número de páginas: 445
Sinopsis: Una mañana, el cadáver de un marinero es arrastrado por la marea hasta la orilla de una playa gallega. Si no tuviese las manos atadas, Justo Castelo sería otro de los hijos del mar que encontró su tumba entre las aguas mientras faenaba. Sin testigos ni rastro de la embarcación del fallecido, el lacónico inspector Leo Caldas se sumerge en el ambiente marinero del pueblo, tratando de esclarecer el crimen entre hombres y mujeres que se resisten a desvelar sus sospechas y que, cuando se deciden a hablar, apuntan en una dirección demasiado insólita. Un asunto brumoso para Caldas, que atraviesa días difíciles: el único hermano de su padre está gravemente enfermo y su colaboración radiofónica en Onda Vigo se está volviendo insoportable. Tampoco facilita las cosas el carácter impulsivo de Rafael Estévez, su ayudante aragonés, que no acaba de adaptarse a la forma de ser del inspector.

Opinión personal: Comparado con Ojos de agua, este libro me parece bastante más redondo, tanto en la trama de la historia, sin fisuras, como en el desarrollo de la misma.
Volvemos a encontrarnos con los personajes principales, el inspector gallego Leo Caldas y su ayudante, el maño Rafael Estévez y sus deliciosas conversaciones…, o no. En cualquier caso creo que los personajes principales están mejor perfilados, más maduros.
La lectura es amena y ágil, incluso cuando se desarrollan esas conversaciones tan gallegas que tanto disgustan y molestan a Estévez pero que finalmente consiguen sacar una sonrisa al lector.
Domingo Villar nos consigue imbuir dentro de la investigación del caso gracias a sus detalladas descripciones del día a día en un pueblo marinero de las Rias Baixas gallegas, las subastas en la lonja, los marineros y sus familias, las supersticiones… y hasta el olor a mar.
Villar además de una novela negra nos deja con un verdadero libro de viajes en el que podemos conocer la zona e incluso la gastronomía, un aspecto este último que me hace recordar directamente a Camilleri y su Montalbano.