jesús blasco

Carta abierta… al Sr. Blasco, concejal de Acipa

cartaRetomo el género epistolar en el blog, en este caso teniendo como destinatario de esta carta al Sr. Jesús Mario Blasco, concejal y portavoz de Acipa en el Ayuntamiento de Aranjuez.

Alguno de los habituales lectores de estas cartas supongo que se sorprenderán del tono tan formal de la carta pues generalmente tienen un carácter más familiar y no me suelo dirigir a los destinatarios como señor o señora y con un trato de usted,  pero es esta la forma en que se suele dirigir a mí el Sr. Blasco cada vez que publico algo que no le gusta, y así mantenemos ambos el tono educado y formal en nuestra comunicación ;), al menos hasta la próxima.

Estimado Sr. Blasco:

Supongo que sabrá, porque en ocasiones he compartido sus artículos,  que hace algo más de un año, allá por enero de 2015, comencé una sección en el blog bajo el título de Mis enlaces semanales en la que recopilo artículos, entradas de blogs, o noticias que por algún motivo me han podido llamar más o menos la atención. Con unas estoy más de acuerdo y con otras menos, y generalmente en cada una de ellas apostillo algún comentario a lo que comparto. En esta sección siempre dejo la última parte para artículos relacionados con Aranjuez y así el último de esta semana recogía una entrada que aparecía publicada en la web del PSOE sobre el consejero de Acipa en Savia, Jesús Hernández (noticia que aparecía también recogida en el Semanario Más) y luego la respuesta de éste en el muro de la concejala de Acipa Paloma Baeza. Además añadía un comentario que por lo visto no le ha debido de sentar bien a usted, decía que Acipa-partido y Acipa-portavoz ni estaban ni se les esperaba en este tema, por cierto, frase que no es la primera vez que he utilizado como bien sabrá.

Me he acostumbrado ya a recibir sus mensajes afeándome mi conducta cuando escribo algo que a usted no le gusta -¿cuántas veces van ya, cuatro, cinco…?-, lo admito y lo respeto. Si no estuviera dispuesto a recibir criticas por lo que escribo lo mejor sería no publicar un blog, pero una cosa es que usted y yo no estemos de acuerdo en un punto, en dos o en veinticinco y otra es que usted considere que es el único que está en posesión de la verdad y que el que no piense como usted es malo o está intentando hacer daño o, como me ha insinuado en más de una ocasión, es un títere en manos de una ex-concejala de sombra alargada. No, no se equivoque usted, mucha gente tiene, o tenemos nuestros propios criterios, nuestras propias ideas y actuamos conforme a ellas, lo decía otra persona que usted bien conoce también en un comentario, así que no soy el único que así lo piensa. Tengo la sensación de que cuando alguien dice alguna cosa que no coincide con sus opiniones usted lo considera un ataque personal, y no, simplemente está vertiendo una opinión más o menos fundada, que puede estar equivocada o no, pero que al menos es respetable. ¿Será acaso que se defiende de su inseguridad atacando? Me consta que usted es buena gente y por ejemplo sus escritos en el Heraldo son siempre en un tono muy conciliador y por eso me llama la atención cuando veo el tono tan desabrido en el que se dirige a mí. Alguna vez me pregunto si no será que está usted mal aconsejado o mal acompañado…

Me decía usted el lunes pasado y entrecomillo porque es textual: “cuando no tenga ni idea de lo que habla haga el favor de contrastar las cosas porque si no se hace el ridículo pero como se suele decir cada cosa, a su tiempo que nadie se preocupe que habrá respuestas y cuando las haya espero la misma rapidez y publicidad para los desmentidos (…) pero vamos no espero nada de alguien que ni es imparcial ni independiente ni busca serlo”.

Es posible que yo haya hecho el ridículo compartiendo esas dos entradas, pero no soy un periódico o una agencia de noticias que tenga que ofrecer noticias objetivas, aunque sí que tengo un blog en el que dejo mis opiniones, y opino de manera subjetiva, como no podría ser menos y como por cierto hacemos todos. ¿Imparcial, independiente? No voy haciendo gala de ello ni busco que nadie piense eso de mí. Como decía antes escribo mis opiniones, las hago públicas, y no pretendo que nadie comulgue con ellas, ni siquiera que se tengan en cuenta, aunque parece que algunos se sienten muy ofendidos cuando no coinciden con las suyas.

¿Qué era lo que debía contrastar exactamente, que Acipa sí apoyaba a su consejero frente al ataque de David Estrada y el PSOE? Ya me dijo usted en sus mensajes que no apoyaba a Jesús Hernández, que sus faltas al consejo de Savia eran injustificables (por cierto que ustedes mismos eran los que pedían hace no mucho que los consejos fueran convocados garantizando que los no liberados pudieran asistir y eso también incluye que se puedan preparar y planificar con tiempo suficiente), ya me dijo que este consejero había desobedecido una orden directa suya de delegación de voto, ya me dijo que esta persona que era de su “plenísima confianza” la había perdido toda, ya me dijo que esa persona le ha traicionado, ya me dijo que esta persona está dando datos falsos a sabiendas… ¿qué debía haber contrastado, Sr. Blasco? He esperado hasta hoy para publicar la carta porque me dijo que todas estas cosas se las quería decir usted el martes en persona a Jesús Hernández, supongo que ya se las habrá dicho. Pero, ¿sabe qué? Que yo me sigo creyendo a Jesús Hernández, al que por cierto no conozco personalmente pero me gusta su postura en Savia, su valentía porque supongo que lucha contra molinos, pero su postura me parece coherente con lo que ha defendido Acipa a lo largo de su trayectoria.

Jesús Hernández dejará de ser consejero de Savia por Acipa, también ha dejado el partido, un partido que sigue sin rumbo y a la deriva. La anterior junta directiva duró el canto de un duro, hoy ni la anterior presidenta ni la anterior vicepresidenta forman ya parte del partido, es un goteo incesante de bajas, pero está muy claro que esto es todo culpa de la de la sombra alargada o de los que opinamos sin estar informados, sin contrastar. No lo sé, me parece a  mí que los mensajeros no deben ser tan culpables de todo.

Fíjese que curioso que lo que más me llamaba la atención el otro día, cuando leía las declaraciones de David Estrada, es que desde el PSOE se volvía a citar el nombre de Pilar Quintana como muñidora de todo lo habido y por haber y me preguntaba si de verdad es tanto el poder que tiene esta mujer, y me preguntaba -que no afirmaba- a continuación si es que el portavoz de Acipa era un tonto útil para el PSOE. Espero que no se haya molestado y me explico porque decía eso, estoy convencido de que desde el gobierno local saben muy bien la tecla que hay que tocar para que el portavoz de Acipa se descomponga, saben que es como nombrar la soga en casa del ahorcado, saben que si señalan a alguien como afín a Pilar Quintana lo están enfrentando a usted, me parece un hecho evidente, pero lo intentaré contrastar para que usted se quede más tranquilo. 🙂

Algo está fallando, es posible que el ego de cada uno, el suyo y el mío, no nos permita ver nuestros propios errores, pero de verdad, Sr. Blasco, tómese las cosas con calma, deje de pensar que el que no piensa como usted está contra usted, no vaya a ser que le salga una úlcera o le dé un dolor de muelas. Hay líderes que se rodean de que gente valiosa para formar un gran equipo, otros prefieren a los mediocres y apartan a los que les hacen sombra para que no destaquen sus carencias. Elija usted. 

Saludos

JL

 

 

 

 

Carta abierta a… Acipa

cartaLlevo tiempo sin publicar una de mis cartas y hoy, antes de empezar a redactar esta, he dudado si mantener el nombre de carta abierta o cambiarlo por algo más apropiado, se me ocurría el de Certificado de Defunción o algo por el estilo… ¡Vaya título dirá alguno!, pero es lo que hay.

Estimada Acipa:

Este fin de semana aparecía publicada en El Espejo la carta que envío Pilar Quintana a sus compañeros solicitando la baja del partido, porque aunque hubo algún rumor que señalaba que Quintana había sido expulsada e incluso algún advenedizo se arrogó su marcha como un éxito propio, lo cierto es que ha sido ella quien ha decidido cuándo y cómo poner el punto y final.

A nadie escapa que Acipa lleva unos meses a la deriva, desde el mes de mayo cuando los resultados, sin ser malos, fueron bastante peores de lo esperado. Pienso que desde ese momento no se ha actuado con coherencia, se daba un paso adelante y dos atrás. Pilar Quintana se iba pero no, el presidente Jesús Blasco no era capaz de convocar elecciones a la junta mostrando poca iniciativa y mucha inexperiencia, y así todo… Mientras tanto se produjeron deslealtades varias, cruces de mensajes con palabras altisonantes, y el descontento y el desánimo cundía entre sus afiliados.

Pasó el verano en un cierto compás de espera y lo que debiera haber sido un tiempo muy útil para una posible refundación, para aclarar las ideas, para definir si seguir en la misma línea de coherencia y trabajo o cambiarla por otra, para aclarar los conceptos, para afianzar el liderazgo de un portavoz sin don de gentes al que se le discute dentro y fuera, para que las nuevas caras fueran tomando contacto con la realidad política, finalmente fue sólo una perdida de tiempo que dejó las cosas igual que estaban si no peor.

Llegó entonces la convocatoria de elecciones a la junta directiva y se vio un partido dividido así que se optó por lo que no fue más que una solución de compromiso -posiblemente visto ahora, con perspectiva del tiempo pasado, la peor de todas-, unos de aquí, otros de allí, en definitiva un tótum revolútum en el que unos trabajaban y otros…, pues otros, ocupaban sitio porque otra cosa no parece. Y a los que pretendían dar un empujón al partido no se les permitió hacerlo, pero esto va colmando el vaso y al final el agua se sale o el vaso se rompe.

En la carta que Pilar envía a sus compañeros no hay medias tintas, es fiel a su estilo, se percibe bien a las claras que a Pilar le duele Acipa, porque Acipa es Pilar y Acipa no se entiende sin Pilar. Pilar da nombres y es inmisericorde con quién ella cree que lo merece, así dice textualmente en su carta: “Acipa tiene un portavoz (nombrado por mí) que no da la talla, abstenciones en el pleno, reuniones de las que no informa, falta de trabajo o de eficacia y eficiencia que suponen la misma falta de resultados. Hemos pasado de ser el partido que llevaba la voz cantante a ser seguidores de los recién aparecidos, se ha perdido la personalidad. Y si eso es fuera, no ha sido mejor dentro viendo como han ido presentando su baja gente que llevaba dando la cara por acipa desde hace años, pero les ha dado igual y digo les ha dado igual  porque al Portavoz le sostienen Antonio Belmonte, Alejandro, Alberto, no voy  a entrar en su interés o en su trabajo hasta ahora.

Por tanto no puedo estar en un partido, que fundé y en el que he trabajado 12 años y al que ahora veo dormitar, vaciarse, sin que parezca que se pueda hacer otra cosa.

No me siento identificada con su línea o mejor dicho con su falta de línea, se ha perdido el respeto de los adversarios,  no se informa, no se hace Oposición por parte del Portavoz, porque debo decir que Paloma en 15 días ha hablado con más trabajadores municipales y se ha preocupado por más temas que el Portavoz en 4 meses, a pesar de las zancadillas y de que algunos la pidieran que no cogiera el acta, no se en base a qué y sin embargo al Portavoz no se le pida que abandone su acta.”

Una carta que demuestra que las cosas dentro de Acipa están muy mal, lejos de solucionarse, pero curiosamente desde el partido no se dice nada al respecto, ayer mismo en una de las redes sociales más utilizadas, Facebook, el Heraldo de Aranjuez se preguntaba por la situación interna del partido. Debía ser una pregunta retórica porque parece más que evidente como andan las cosas allí.

Acipa sabe de dónde viene pero me temo, y así apuntan las evidencias, que no tiene nada claro a dónde va. En estos días el grupo municipal tendrá que nombrar a su cargo de confianza, la persona que dentro del grupo más dinero va a cobrar en esta legislatura, un tema que me consta tampoco está exento de polémica y presiones por unas partes y otras. Después, mucho me temo, seguiremos asistiendo a la lenta agonía de una Acipa que un día fue y hoy, mañana, dejará de ser.

¿Tiene solución esta deriva, este sin sentido al que algunos han llevado a Acipa? Me gustaría decir que sí, porque creo que es necesario un partido como Acipa en la corporación municipal, igual que veo necesarios a Aranjuez Ahora, a Inpar o a Ciudadanos, pero por algún motivo no termino de vislumbrar siquiera cual sería el camino que deben tomar, quizás sobren intereses personales, egos elevados a la enésima potencia e intereses ocultos,  Acipa se ha ido desangrando poco a poco, perdiendo afiliados y simpatizantes y mucho me temo que esto no es más que el comienzo.

Atentamente

JL