grupo de teatro de maestr@s de aranjuez

[Teatro] Los habitantes de la casa deshabitada, Grupo de Teatro de Maestros de Aranjuez

Un año más, y van veintiuno que se dice pronto, el Grupo de Teatro de Maestros de Aranjuez, acudió a su cita con el público ribereño para poner en cartel su última obra, Los habitantes de la casa deshabitada, de Enrique Jardiel Poncela, adaptada libremente por su director y actor Gonzalo Magán.

Hace ya muchos años, aunque no recuerdo el motivo, empecé a leerme las obras de Jardiel Poncela, y fueron cayendo una detrás de otra. Recuerdo que leí todos los libros suyos que me encontré en la biblioteca. Me pareció un autor extremadamente peculiar, a veces lo que leía era tan absurdo, tan disparatado y tan ridículo que no sabía muy bien si estaba ante un genio o ante un loco… Un humor tremendamente peculiar el de este dramaturgo que sin caer nunca en el chiste fácil y soez es capaz de arrancarnos una sonrisa o incluso una carcajada, pero es que además sus obras tienen un importante trasfondo de crítica social, crítica que muchas veces puede pasar desapercibida ante el humor que se destila en sus obras.

Respecto a la representación en sí justo es reconocer que Magán y sus chicos y chicas no dejan de sorprender un año tras otro. Y así nos encontramos con que este año la obra comienza con una interesante entrevista con el propio autor, Jardiel Poncela, en la que podremos conocer un poco más al autor de la obra que por supuesto acepta de buen grado que sus obras se adapten libremente, y tan libremente :D, como es el caso. Y esto, dar a conocer un poco más al autor, no es una mera anécdota sino que tiene su parte didáctica y pedagógica para el público, claro que no se podría esperar menos de un grupo de maestros.

Decía al principio que son ya veintiún años, pero esto no es óbice para que la compañía siga innovando en sus representaciones, en esta ocasión nos encontraremos con efectos muy especiales, luz, sónido…, y por cierto que no lo han hecho nada mal. No voy a destripar -o hacer spoiler, que dirían los modernos- más la obra para que aquellos que aún no la han visto se animen y no se la pierdan. Disfrutarán, pasarán un buen rato y se reirán casi tanto como los que desde ese grupo de maestros lo han hecho posible un año más. Mis felicitaciones un año más para toda la compañía, desde el último al primero pasando por su director.

Y ahora ya casi esperar a ver que nos deparan al año que viene…

[Teatro] Corruptela, Grupo de teatro de maestr@s de Aranjuez

CORRUPTELAUn año más, y van diecinueve que se dice pronto, el grupo de teatro de maestr@s de Aranjuez, ha puesto en cartel una nueva adaptación. En esta ocasión han querido llevar al escenario Corruptela, una adaptación libre realizada por su director y actor, Gonzalo Magán, de la obra Los caciques, de Carlos Arniches.

En un pueblo cualquiera, un partido político (también cualquiera) junto con el alcalde llevan treinta años ejerciendo el caciquismo y la corrupción cuando reciben el aviso de que sus cuentas van a ser investigadas, así que el alcalde decide hacer lo mejor -o lo único- que sabe hacer y es intentar comprar la voluntad del inspector con cualquier artimaña, pero quien ha llegado al pueblo no es un inspector sino un tío y un sobrino que vienen a pedir la mano de la propia sobrina del alcalde. Equívocos, malos entendidos, hasta que se presenta el verdadero inspector y se soluciona el embrollo como se debería solucionar…

Resulta curioso como esta tragedia grotesca estrenada en 1920 en el Teatro de la Comedia, sigue perfectamente vigente cien años después. Así veremos a los del sí, a los del no y a los del ya veremos en unas situaciones que a todos nos suenan, dineros que se despistan para ir al bolsillo de turno, obras que no se hacen porque no toca, artistas que actúan solo si primero pasan por caja y financian al partido político de turno, y así tanto como uno quiera imaginar. Supongo que ninguno de los espectadores que disfrutamos con el espectáculo nos sorprendíamos por la actitud del señor alcalde y es que basta leer el periódico cualquier día para ver que cien años después las cosas no han cambiado tanto. Una obra real como la vida misma, y en la que cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia. 🙂

Felicidades al director Gonzalo Magán y a todos los actores que participan en la obra por un magnífico trabajo. Al año que viene volvemos a vernos.