facebook

Artículos y redes sociales…

Hasta el día de hoy nunca me había sucedido, y ya son unos cuantos años, y muchas publicaciones (más de mil en los diferentes blogs que he ido administrando en este tiempo) que una red social, Facebook concretamente, me haya bloqueado y eliminado un contenido tras la denuncia de alguien que presuntamente se ha debido sentir ofendido o bien ha considerado que el contenido que yo compartía podía ser ofensivo. No voy a considerarlo censura porque simplemente no lo es, uno sabe muy bien los términos que acepta cuando se registra en estas redes sociales y no me llevo a engaño.

bloqueo-facebook

No tiene la menor importancia, evidentemente el blog recibe visitas a través de las redes sociales pero, por desgracia o por fortuna, son bastante más las visitas que recibe a través de los suscriptores que reciben un correo cada vez que se publica contenido en el blog o a través de las búsquedas de los usuarios o directamente desde otros blogs de temática similar.

Simplemente quería dejar constancia de este hecho, siempre que publico algo intento ser respetuoso y cuidadoso hasta los máximos extremos, pero evidentemente no todos tienen que pensar lo mismo que yo, he revisado el artículo, lo he releído una y otra vez, y me reafirmo en la idea de que no es ofensivo. Supongo que unos tienen las espaldas más anchas que otros, si en alguna ocasión he sido duro en mis artículos ha sido en este blog con los políticos, y no con políticos que quedan lejos, sino con los que te cruzas a menudo por la calle (me siguen saludando por si alguien lo duda) y lo cierto es que siempre han encajado las críticas, con más o menos razón por mi parte, con total deportividad.  Y parece que es justo en el mundo del deporte donde hay menos deportividad y las críticas se reciben peor, o posiblemente será porque algunos no están acostumbrados a que se les ponga el foco encima…

¿Y todo esto a qué viene se preguntarán ustedes? Pues simplemente a colación de un artículo publicado en el blog de marcha nórdica que parece ser no ha gustado y que alguien, evidentemente con todo su derecho, ha denunciado para que fuera eliminado de Facebook. Invito desde aquí a leer el artículo y que cada uno extraiga sus propias conclusiones. Y por cierto los creadores de contenido no deberíamos dejar de pensar que un día podemos resultar incómodos a un gobierno, a una red social, a un buscador… y quizás no admitan lo que hasta ese momento era perfectamente aceptable.

Anuncios

Reflexionando sobre las redes sociales

Hoy quiero compartir con todos los lectores de 30 de diferencia un par de vídeos que deberían hacernos reflexionar, sobre todo a aquellos que tenemos hijos adolescentes o cerca de esa edad.

En el primero de los vídeos el youtuber Coby Persin muestra los peligros que acechan tras el uso imprudente de redes sociales como Facebook o Twitter.

En el vídeo en cuestión, llamado Los peligros de las redes sociales, Coby se crea un perfil falso en Facebook y se hace pasar por un joven de 15 años que acaba de mudarse al vecindario y está intentando hacer nuevos amigos. En la grabación se puede ver cómo tres niñas de 12, 13 y 14 años son engañadas por el youtuber y esperan el mejor momento para quedar con el falso amigo de Facebook sin que en casa lo sepan, pero lo más curioso es que a todas ellas sus padres le habían advertido los riesgos que supone contactar con desconocidos en las redes sociales, y sobre todo quedar con ellos. Sin embargo ninguna de ellas dudó de lo que su supuesto nuevo amigo les había contado en Facebook.

Una de las niñas acude a un parque, otra abre la puerta de casa y la tercera incluso llega a subirse a un coche, lo que demuestra lo que podía haber sucedido en el caso de no haber resultado ser un simple experimento.

El vídeo original lleva más de 32 millones de visualizaciones en Youtube, este que os dejo aquí está subtitulado al español para aquellos que puedan tener problemas con el idioma.

El segundo de los vídeos recuerdo haberlo utilizado en algún curso, aquí no se trata de menores o mayores, se trata de todos nosotros, de lo que compartimos sin pensar en toda la información que vamos dejando. Un experimento realizado en Bélgica y que demuestra lo poco cuidadosos que solemos ser en las redes sociales, cuando lo cierto es que no podemos separar nuestra vida real de la que hay en las redes sociales.

No se trata de asustar a nadie, ni de prohibir las redes sociales a nuestros hijos, nada más lejos de la realidad, pero es necesario educarlos, enseñarlos y hacerles partícipes de la realidad, así que llamadlos y ved con ellos estos dos vídeos.

Muchas gracias a Vito porque un mensaje suyo me hizo pensar que estaría muy bien compartir estos vídeos por aquí 😉