el último barco

[Libros] El último barco, Domingo Villar

Otra de las lecturas tomadas en préstamo en Ebiblio para el Kindle. Había leído los dos anteriores (1 y 2) de la saga del inspector Leo Caldas y había que se seguir con este 😉

Título: El último barco
Autor: Domingo Villar
Editorial: Siruela
ISBN: 978-84-17624-27-9
Fecha de publicación: Marzo 2019
Número de páginas: 712
Sinopsis: La hija del doctor Andrade vive en una casa pintada de azul, en un lugar donde las playas de olas mansas contrastan con el bullicio de la otra orilla. Allí las mariscadoras rastrillan la arena, los marineros lanzan sus aparejos al agua y quienes van a trabajar a la ciudad esperan en el muelle la llegada del barco que cruza cada media hora la ría de Vigo.
Una mañana de otoño, mientras la costa gallega se recupera de los estragos de un temporal, el inspector Caldas recibe la visita de un hombre alarmado por la ausencia de su hija, que no se presentó a una comida familiar el fin de semana ni acudió el lunes a impartir su clase de cerámica en la Escuela de Artes y Oficios.
Y aunque nada parezca haber alterado la casa ni la vida de Mónica Andrade, Leo Caldas pronto comprobará que, en la vida como en el mar, la más apacible de las superficies puede ocultar un fondo oscuro de devastadoras corrientes.

Opinión personal: Domingo Villar alcanza la madurez en este tercer libro que nos vuelve a traer a Leo Caldas y Rafael Estévez como protagonistas.
Desde su primer libro, Ojos de agua, hasta este último se nota una progresión muy marcada. Ya no estamos ante un escritor que promete, ahora estamos ante una realidad.
El último barco es un libro con muchas pequeñas historias dentro, y lo mejor de todo es que uno no tiene la sensación de que sobran, o son accesorias, o no eran imprescindibles para la novela, más bien todo lo contrario. Y son historias de gente normal y corriente, muy humanas, muy sociales… Y por eso los personajes que van poblando la historia tienen su razón de ser, su importancia.
Volvemos a tener, como en los libros anteriores, una historia muy gallega, y el maño Estévez, alter ego de nuestro protagonista, sigue sin entender o sin querer entender la retranca típica gallega, aunque creo que ya la tiene más que asumida. 😀
Si algo bueno tiene este libro es que la historia va de menos a más, una historia que se va construyendo poco a poco y que va ganando fuerza e intensidad con el paso de las páginas.
Como en los libros anteriores el autor vuelve a ser minucioso y detallista con las descripciones de la tierra, de los rincones en los que sucede la historia, y también nos vuelve a deleitar con los manjares gallegos que se agencia entre pecho y espalda el inspector Caldas.
La historia continuará con un nuevo caso y más ahora que la vida amorosa de nuestro inspector parece que coge el buen camino, pero eso está todavía por ver.