Descubriendo nuevos alumnos (I)…

No sabía si iba a escribir de ello o no, pero creo que al final no me va a quedar otro remedio, total Laura ya se ha adelantado

rejasEmpiezo por el principio, Laura ha pasado unos meses en la cárcel, concretamente trabajando, para especificar y que no queden dudas. Ha estado impartiendo un curso y llega ya a su parte final, ahora fuera del talego, y en esta última parte me invitó a echar una mano. La idea me pareció interesante, no dejaba de ser un reto y aunque uno cada año sigue conociendo alumnos que nada tienen que ver con los que ha tenido hasta entonces, esto, no cabe duda, iba a ser un poco diferente.

Es imposible negar que uno parte con una cierta predisposición, no diré que negativa, pero digamos que no deja de haber un cierto reparo, dar un curso, una charla, simplemente hablar con un grupito de gente que acaba de salir de la cárcel es diferente a hacerlo con gente que inicialmente podemos considerar normal. Quede perfectamente claro que igual de normales son los que están allá dentro y los que estamos aquí fuera, supongo que han sido las circunstancias de la vida las que han marcado esas diferencias.

No sabía muy bien lo que me iba a encontrar, empezando por el nivel que cada alumno puede tener acerca de los temas a tratar, la cercanía al mundo de las nuevas tecnologías en unas personas que como dijo Laura al principio venían de un periodo de vacaciones, y es que contra los bulos extendidos mis alumnos no han tenido en la cárcel acceso al mundo de las nuevas tecnologías, ni siquiera los medios materiales de que íbamos a disponer aunque esto no iba a ser óbice ni impedimento para llevar adelante el curso.

Desde el principio les dije que estaba allí para contarles cosas pero también para escucharles, mi idea de lo que yo quería contar no tenía por qué coincidir con lo que ellos querían escuchar y como no soy de llevar un guión preparado al que uno se tenga que ceñir sí o sí, y menos aún en casos como este, fui dejando que las cosas fluyeran de forma natural. Inicialmente puede parecer que ir improvisando sobre la marcha es más complicado pero por una parte te quitas rigidez, consigues captar mejor la atención y finalmente resulta mucho más productivo. De esta manera ninguna clase es igual, es diferente para cada alumno o grupo de alumnos, puede fallar pero siempre se hace con la mejor de las intenciones.

Nada más empezar uno se olvida de prejuicios y se da cuenta de que está ante un grupo de personas cada una de su padre y de su madre, de diferentes edades, con diferentes expectativas por delante, dispuestas a escuchar en su mayoría, no todas, en algún caso intentando mantener la distancia desde el principio, poniendo alguna barrera y alguna traba, pero a la vez te das cuenta de que es relativamente fácil llevártelas a donde uno pretende. Basta dejarles hablar, hacer que se sientan escuchadas (siempre resulta interesante escuchar una visión a la que no solemos estar acostumbrados) y ver por donde va saliendo cada uno de ellos. Me llamó la atención ver como alguna de ellas pretendía impresionar con sus hazañas, y ahí descubres lo verdes que aún están para conseguir un reinserción plena. Ese impresionar puede valer dentro, fuera no vale para nada, todo lo contrario.

Seguramente cuando uno piensa en la cárcel, en los presos más concretamente, se imagina gente curtida, con iniciativa, dispuestos a cualquier cosa…, y no, no digo que no dispongan de esas cualidades, es muy posible incluso que las tengan pero me temo que las han perdido o las tienen escondidas. Hablo en general porque es un grupo bastante heterogéneo pero vi falta de autoestima, miedo a dar pasos en la buena dirección, creo que se han acostumbrado tanto a que les digan lo que hay que hacer y cómo hay que hacerlo que han perdido parte de su personalidad. Supongo que resulta duro decirlo pero, aunque no me cabe duda de que habrán mejorado mucho durante el curso, que les habrá servido de mucho, uno tiene la amarga sensación de que la reinserción real y plena está todavía lejos. Cierto es que lo tienen en su mano, no podrán decir que no les han dado una nueva oportunidad, de ellas es de quién depende todo, si algo hemos hecho para que puedan conseguirlo y salir del oscuro pozo bienvenido sea.

El próximo lunes llega la segunda parte, en principio con la idea de darle un contenido más práctico, concretamente con las sugerencias que ellos mismos lanzaron, pero ya veremos cómo se desarrolla todo y aquí estaremos para contarlo 😉

Descubriendo nuevos alumnos (I)…

[Vídeos] The easy life, Jiaqi Xiong

Un vídeo de Jiaqi Xiong que no hay que dejar de ver, y que además estaría muy bien que vieramos junto a los pequeños de la casa, más ahora que tanto tendemos a sobreprotegerles, ayudarles con las tareas del cole…, ¿qué tal si ponen ellos algo de su parte?

Aunque parezca que sin esfuerzo podemos conseguir todo, al final resulta que el precio a pagar por ello es demasiado alto y si no que se lo digan a nuestra protagonista:

 

[Vídeos] The easy life, Jiaqi Xiong

De arengas educativas

pencil
Imagen: Pixabay

Supongo que quien más y quien menos habrá leído o escuchado la arenga, como ella misma lo definió, de Eva María Romero Valderas, profesora del IES Isidro de Arcenegui, de Marchena (Sevilla), en un claustro de profesores la pasada semana. En este enlace de La voz de Marchena aparece completa.

Es entendible, perfectamente entendible, su hartazgo por una situación que además cada día que pasa va a peor. Pero como toda generalización resulta injusta. Creo que cada vez somos más los que pensamos que el sistema educativo actual parece que tiene como objetivo último formar una masa irreflexiva y aborregada, en otro caso no se entiende algunas de las reformas que los políticos de turno van llevando a cabo con las leyes educativas. Pero los problemas están en los dos lados de la barrera, sería injusto fijarse sólo en una parte.

Estoy convencido de que una mayoría de los docentes lo son por vocación, pero hay un número considerable que han llegado a la profesión de rebote, de casualidad o por causalidad y esos también hacen mucho mal a la educación, también podrían levantar la voz alumnos hartos de ciertas situaciones y su discurso sería igual de sensato que el de esta profesora. Ayer mismo unas alumnas me hablaban de cómo han perdido la ilusión  por la asignatura de filosofía en 1º de bachilllerato al encontrarse cada mañana con un profesor que si no dice en cada clase “Callaos esa puta boca” un par de veces parece que le falta algo, o esas otras alumnas de 2º de ESO que prefieren no preguntar sus dudas a su profesor de Física y Química porque saben que no va responderles, sino que va a humillarles.

De arengas educativas

¿Tenemos lo que nos merecemos?

cartel-policia-v4El viernes pasado, en el colegio de mis hijas, organizado por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio junto con el Cuerpo Nacional de Policía, pudimos asistir a una más que interesante conferencia sobre el acoso escolar, sus riesgos y como prevenirlo.

Beatriz, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, explica los asuntos de forma amena, didáctica y sobre todo muy pedagógica. Creo que su intención no es meter el miedo en el cuerpo a nadie, aunque lo consigue, sino más bien concienciar sobre un problema, sobre una realidad que aunque no queramos ver está latente. Y muy cerca.

intenet-negroPero no era tanto de esto, que es interesante, como otro tema el que quería señalar: la falta de público. No puedo entender como en un colegio con 400 familias no llegaramos a 20 el número de asistentes, y además viendo las mismas caras de siempre. ¿Falta de difusión y publicidad? Hoy con los grupos de Whatsapp que tienen todas las clases no comprendo que alguien no haya podido enterarse. ¿Falta de interés? Nos pasamos el tiempo diciendo lo preocupados que estamos, hablamos en corrillos a la puerta del cole y luego cuando nos ofrecen algo en bandeja…, lo rechazamos. Es lo de siempre, a mí me interesa mucho este tema, me preocupa lo que pueda suceder con mis hijos, pero… con tantas cosas que tengo que hacer ¿cómo voy a dedicar una hora a informarme y aprender?

A veces no tenemos sino lo que nos merecemos…

¿Tenemos lo que nos merecemos?

Se necesita empatía, no miedo

Los chavales de Montando el local dan una lección en toda regla con su particular visión del mundo de la educación… y es que es verdad, se necesita empatía, no miedo.

Mucho que cambiar en estas cocinas si queremos que nuestros productos salgan un poquito, sólo un poquito, mejor… No os perdáis el vídeo porque es imperdible.

Se necesita empatía, no miedo

5 de octubre, Día Mundial del Maestro

Hoy, 5 de octubre, se celebra el Día Mundial del Maestro y recordaba que por estas fechas, hace un año, publicaba un artículo en el semanario Más, titulado A los maestros.

outfileUna de las lecturas con las que más he disfrutado este año ha sido el libro ‘Hombres buenos’, de Arturo Pérez-Reverte, un sentido homenaje a la razón por encima de todo. Un homenaje a los ilustrados, unos personajes que dos siglos después se echan a faltar en nuestro devenir diario y que cada día que pasa se encuentran más asfixiados por lo políticamente correcto. Su voz cada vez está más distorsionada y apenas se les escucha.
El mejor ejemplo de hombres (y mujeres) buenos que podemos encontrarnos hoy es el de los maestros. Un maestro ilumina a sus alumnos, les abre camino, estimula su curiosidad y el amor por el aprendizaje. Un maestro aprende cuando enseña y por eso cada día es más sabio.
He dicho maestro y no profesor porque no me parece que sean lo mismo, un maestro está enfocado en sus alumnos, un profesor está enfocado en sí mismo. Para el maestro lo importante es el alumno  mientras que para el profesor lo es su figura y su necesidad de reconocimiento.
La situación de la educación en España no está para tirar cohetes, pero quizás resulte que en los colegios hay muy buenos maestros y en la política sobran profesores que les gustar meter la mano en los temas educativos.
El lunes pasado se celebraba el Día Mundial del Docente. Sirvan pues estas líneas para agradecerles a todos esos maestros la labor que realizan y para pedir a los profesores de la política que hagan un ejercicio de autocrítica, que busquen a los maestros que tengan cerca y que les pidan con humildad que les ayuden a ser como ellos.

La Fundación Promaestro ha querido también rendir homenaje a los profesores en un vídeo en el que ironiza sobre la tendencia que tenemos a opinar sobre aquellas cosas que creemos que sabemos. “Los profesores deberían hacer…” es una frase que se oye a la puerta del colegio casi tanto como la de “cada niño es un mundo”.

 

5 de octubre, Día Mundial del Maestro