editoriales

Multa por mafiosos

No han sido pocas las veces que he escrito en 30dediferencia sobre los libros de texto, y seguro que esta de hoy no será la última.

Esta mañana aparece en varios medios (la importancia y la visibilidad que cada uno de ellos dan a la noticia irá en consonancia con la relación que tengan con empresas editoriales, no lo duden ustedes) la sanción que ha impuesto la Comisión Nacional del Mercado de la Competencia (CNMC) a 34 editoriales por “crear un mecanismo para restringir políticas y condiciones comerciales“. Fijaban precios, condiciones comerciales, se repartían centros, amenazaban y coaccionaban a los competidores… Vamos, lo que vulgarmente llamaríamos una mafia. Los sancionados, por supuesto, lo niegan todo, y de hecho dicen que hacían justo lo contrario, códigos de buenas prácticas incluidos. Les recomiendo que lean este artículo en El Confidencial donde explican cómo funcionaba el cártel, les aseguro que no tiene desperdicio.

¿No se lo imaginaban ustedes? ¿Verdad que sí?

No voy a entrar en el manido debate de si libros de texto sí o libros de texto no. Sí que me molesta, y mucho, (no solo al bolsillo) que muchos alumnos de secundaria tengan sus libros pero “no los usen”, porque al profesor no le gusta, porque solo sirven para señalar los ejercicios que hay que hacer, y que luego les repartan ejercicios descargados de internet porque están mejor y son mejores que los del libro… Excusas por parte de profesores he escuchado muchas, algunas tan peregrinas como “pero si me pongo de baja quién venga tendrá que tener un material que seguir….”. ¿No se dan cuenta de que el libro de texto hoy día es perfectamente prescindible?

En fin, pleno siglo XXI, y las cosas siguen como siempre. Entiendo que para muchos profesores y para muchos alumnos el libro aporta seguridad, confianza, tranquilidad, pero de ahí a convertirlo en algo indispensable en las aulas media un abismo.

Por cierto lo de los libros de texto digitales, más allá del ahorro de peso para las espaldas de los escolares, se están quedando en un bluff. Son lo mismo pero en bonito.

Anuncios

Endei 2016, Encuentro nacional de editoriales independientes

endeicap.pngLos lectores habituales del blog sabéis bien que me gusta leer libros de muy distintos géneros literarios, en ocasiones las reseñas son de libros bien conocidos, de esos que ocupan los primeros puestos en las listas de ventas y que cuentan con el respaldo de editoriales bien conocidas por todos, otras veces me voy a libros autopublicados, de hecho este año estoy participando en un reto literario con estos libros como protagonistas, pero siempre guardo un lugar muy especial para libros que son publicados por editoriales independientes, posiblemente pequeñas en tamaño pero grandes, muy grandes, en esfuerzo, calidad y trabajo.

El próximo mes de abril, entre el 14 y el 17, está previsto que se celebre en Castellón de la Plana el II Encuentro Nacional de Editoriales Independientes (ENDEI), un evento pensado para acortar distancias entre los escritores, los editores y los lectores. Ciertamente mi experiencia como lector y bloguero me dice que son justamente este tipo de editoriales las más cercanas a nosotros, los lectores, puesto que suelen tener un trato cercano y cordial. Aún así sigue siendo necesario para  todas ellas darse más a conocer y de ahí la importancia que tienen eventos de estas características para aumentar su difusión.

Esta tarde se presenta en Madrid (nota de prensa) la segunda edición del ENDEI, la considerada como cita más importante de la literatura independiente en España a la que ya han confirmado su asistencia más de 30 editoriales de este tipo en lengua española. Una cita en la que durante tres días escritores, correctores, ilustradores, maquetadores… tendrán tiempo para conocerse, hablar y quizás hacer que algún libro vea la luz en próximas fechas…

Aburrido con los libros de texto

Supongo que en algún momento puedo parecer cansino y reiterativo con el tema de los libros de texto, pero cuanto más lo pienso más me indigna.

Ayer mismo a raíz de un artículo que publicaba Antonio Ortíz en El confidencial –Suenan las campanas por el libro de texto– se abría un debate en Twitter en el que participaban Enrique Dans que luego publicaba otro incendiario artículo contra el libro de texto en su blog –No digitalicemos el libro de texto–  y Borja Adsuara. Seguir estas conversaciones por Twitter es un auténtico caos, pero aquí se puede encontrar un pequeño resumen.

No soy tan radical ni tan vehemente como Dans que terminaba su artículo así, pero reconozco que tiene su buena parte de razón:

El libro de texto debe morir, cuanto antes mejor, sea en papel o en electrónico. Debemos matar el concepto, no su forma. Como sociedad, deberíamos considerar urgente que, en la era de la red, nuestros hijos supiesen aprender a extraer conocimiento de manera eficiente del lugar en el que se encuentra todo el conocimiento. No de un maldito sistema cerrado. No tienen que aprender lo que está en un libro por decisión de una editorial, de un gobierno o de un profesor. No tienen que tragarse los prejuicios de nadie, ni siquiera los de sus profesores o los de sus padres. Tienen que aprender otras cosas. Habilidades fundamentales para vivir en el tiempo en que les ha tocado vivir. Algo que un libro de texto NUNCA les va a enseñar.

Podemos hablar y mucho de los libros de texto, pero al final nos terminamos desviando del tema principal que es, o debía ser, la educación y empezamos a hablar de negocios y de dinero que eso sí mueve el mundo. Lo de los libros no es más que un negocio gigante con pies de barro que empieza a desmoronarse pero con el que muchos se siguen llenando los bolsillos.

Leo hoy mismo que en Extremadura este año 11.000 alumnos estudiarán con libros de texto digitales, pero claro la letra pequeña dice que serán las familias quienes tengan que hacerse cargo de la tableta o el notebook que podrán adquirirse en el mercado a un precio que irá de los 250 a los 300 euros. «Actualmente existen equipos de este precio pensados para una duración de al menos cuatro años», se indica en el folleto que está entregado a los padres afectados por el cambio de modelo educativo. Estamos haciendo un pan con unas tortas, te gastas 300 euros por chaval más luego las licencias que hay que seguir pagando para usar el “libro” porque aunque sean más baratas siguen costando dinero y que además no sirven para el año que viene, ni para el hermano que viene detrás…

Hace unos días, buscando por Internet, me encontré con un libro de Lengua de 6º de Primaria de la Editorial SM del año 2007 dejo aquí el primer capítulo, mi hija este año usa el de 2011 del que dejo también aquí el primer capítulo. ¿Diferencias entre uno y otro? Un problema distinto, en uno pone sustantivo y en el otro sustantivo o nombre y poquito más que contar. Este libro, probablemente, el año que viene no servirá porque los alumnos que el año que viene cursen 6º de Primaria se verán afectados por la ley Wert y el consiguiente cambio de libros, pero me juego el cuello a que otro pequeño retoque y el libro sigue siendo en esencia el mismo. Editoriales, distribuidoras, libreros, colegios…

Otra más, mi hija pequeña este año hace 3º de Infantil y comienzan a leer, las mayores usaron la cartilla de Letrilandia que sirvió para las dos mayores y para sus primos, este año a ella, mala suerte, le ha tocado cambio de cartilla, pasamos de Letrilandia a la Galaxia de las Letras y como las editoriales no dan puntadas sin hilo han decidido que la cartilla también se escriba y así toca unir palabras con dibujitos, y además ponemos pegatinas, con lo que seguro que muchos hermanos pequeños vuelven a pasar por caja ¿o no es verdad?

¿Fomento de la lectura?

Anda últimamente el gremio editorial bastante convulso a raíz de la publicación del análisis del mercado editorial del año 2013 que realiza la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE). Se habla de una caída del 9,7% en las ventas  y según nos cuentan son muchas y variadas las causas: se habla por supuesto de la crisis económica, del IVA del libro electrónico que se mantiene en el 21%, del descenso en las ayudas a las familias para la adquisición de libros de texto, en que hay menos inversiones para las bibliotecas, en la ausencia de políticas para concienciar a la sociedad, y por supuesto del que ellos consideran el peor de los males, la piratería.

Afortunadamente no todos en este sector se miran el ombligo, y curiosamente son los pequeños quienes ofrecen alternativas y los que ante un panorama ciertamente desalentador intentan ver el vaso medio lleno. Aharón Quincoces en Razonamiento de un editor cree que todos deben ir a una, Alfredo Álamo en el blog de Lecturalia ve necesario matizar los datos y apuesta por el ebook, o Amalia López, en el blog de Sinerrata, dice que ya van diez años de malos resultados y cree que es hora de cambiar la forma de hacer las cosas. Son solo unos ejemplos pero desde luego a ninguno de ellos les falta razón.

Son expertos, los que saben de esto, y uno desde el lado humilde del lector cree que se hace necesario hacer más autocrítica, posiblemente se ha mirado mucho la cuenta de resultados y no se ha trabajado en lo verdaderamente importante, en poner las bases. ¿Y si resultara que a lo mejor las nuevas generaciones que vienen leen menos? ¿O quizás se trate simplemente de que leen distinto, es decir leen donde los editores no tienen negocio?

Creo que es muy importante, fundamental de hecho diría yo, el fomentar la lectura. Más de una vez he hablado de este tema en el blog pero a veces resulta que la terca realidad nos baja los pies a la tierra. Como cada año, llega la hora de mi queja-denuncia, la sección infantil y juvenil de la Biblioteca Municipal Álvarez de Quindós de Aranjuez aprovecha estas fechas veraniegas en las que los niños tienen algo más de tiempo libre para cerrar sus puertas entre el 4 y el 29 de agosto.

biblioteca

Fomento de la lectura creo que se llamaba esto…