[Aranjuez] De planes de ajuste, impuestos y responsabilidades

eurosLa próxima semana se presenta movidita en Aranjuez, volverá a hablarse de dineros, de planes de ajuste, de subida de impuestos, del futuro de Aranjuez, de la dichosa deuda…

Esta mañana lo veía en el muro de Facebook de Iniciativa por Aranjuez. Lo cierto es que no era demasiado difícil leer entre líneas porque aunque no se hablaba de subida de impuestos se insinuaba claramente que eran necesarios mayores ingresos, y cuando un político dice eso evidentemente está hablando de subida de impuestos, tasas y demás, es decir que nos va a tocar rascar los maltrechos bolsillos. Inpar además empieza a poner la venda antes de tener la herida y hablan de que lo van a abordar con responsabilidad (¡cuánto juego da esta palabra!), otro eufemismo que usan los políticos para decir que aunque no les gusta y no están de acuerdo y ellos no lo harían lo cierto es que van a votar a favor. Además lo adornan con que piensan en el presente y en el futuro de Aranjuez y de los vecinos y vuelven a excusarse diciendo que no deja de ser paradójico que tengamos que asumir responsabilidades quiénes no hemos gestionado nunca y no hayamos generado deuda.”

El acercamiento que se ha producido en los últimos meses entre PSOE e Inpar resulta bastante evidente, unos dirán que se han vendido al diablo y los otros lo justificarán diciendo que es por responsabilidad…, cada cual saque sus propias conclusiones.

El boletín que Acipa envía todas las semanas también se hace eco y estos sí que lo dicen a las claras, subida de impuestos pero es que no se quedan ahí y apuntan directamente con bala a los que “no son río y se vuelven cuando quieren” (ojito con la metáfora), supongo que es otra manera de llamar a la famosa responsabilidad… “la semana que viene tendremos una comisión informativa sobre la reforma del Plan de Ajuste municipal en la que se contemplan subidas impositivas a los vecinos de Aranjuez, la segunda parte de lo que intentaron el pasado 9 de agosto de 2016 y que no pudieron conseguir por el rechazo aplastante del resto de la Corporación. Parece que en esta ocasión donde dije Digo digo Diego y algunos como no son río, se vuelven cuando quieren. Habrá que ver hasta qué punto llega la coherencia en temas tan capitales como son las finanzas públicas de Aranjuez.”

Del resto de grupos políticos no he visto/leído nada por el momento, pero no yerro si digo que el PP se opondrá rotundamente a esos planes que ellos intentaban llevar adelante cuando ocupaban el gobierno, igual que el PSOE entonces no los quería ni ver y ahora los necesita como el comer. Responsabilidad y coherencia se llama esto.

Aranjuez Ahora supongo que lo primero que harán será intentar aclararse entre ellos, cosa harto difícil en lo que va de legislatura, y luego pues puede pasar cualquier cosa, que unos digan que sí y otros que no, todos que no, todos que sí…, en definitiva poco más o menos lo que lleva siendo para ellos toda esta legislatura, un revoltijo muy jaleoso.

Los naranjas de Ciudadanos volverán a deleitarnos con un discurso vacuo (es lo que tiene el portavoz, otra cosa sería si hablara su compañero Eduardo) y pueden que digan que están a favor y voten en contra, o que están en contra y voten a favor, pero como no es fácil justificar un apoyo a una subida de impuestos al final votarán en contra con casi total seguridad.

Aún queda la concejal no adscrita que podría tener en su mano la decisión final si en Aranjuez Ahora no hay una postura común, y no me gustaría estar en su pellejo, la trayectoria política que ella dice defender, la Acipa tradicional, votaría no que es lo que hizo siempre, la responsabilidad (en cursiva) le podría hacer votar a favor.

En fin, ¡hagan juego!, la bolita rueda por la ruleta… rusa.

[Aranjuez] De planes de ajuste, impuestos y responsabilidades

Subida de la luz con alevosía y nocturnidad

800px-Light_bulbPor lo que parece nos vuelven a subir la luz otra vez más, y con esta ya van…

Entender el recibo de la luz, las subidas y bajadas o las subastas que se anulan con criterios poco explicados se convierte en algo imposible para el común de los mortales, lo único que está claro es que cada vez que llega el recibo el susto es de aúpa.

La última que nos ha preparado el gobierno ha pasado bastante desapercibida, pero ya veremos cuando nos lleguen los próximos recibos. El diario Abc, bastante próximo al gobierno, ya titula Industria vuelve a modificar con sigilo y al alza las tarifas eléctricas domésticas. A mi más que sigilo me parece que el gobierno ha actuado con nocturnidad y alevosía. ¿Por qué no anuncia esto en la rueda de prensa de los viernes tras el Consejo de Ministros?

La factura de la luz no es demasiado fácil de entender, pero en resumen lo que va a suceder es que el término fijo (independiente de que consumamos 1000 kWh o no consumamos ninguno) pasa de los 2,97 euros mensuales el kw a los 3,50 euros mensuales mientras que en cuanto a la energía consumida el precio del kWh va a pasar de 0,133295 a 0,124107.  ¿Y esto en que se traduce? Pues vamos a verlo con un ejemplo real:

Supongamos un cliente que tenga contratado un término fijo de potencia de 4,4 kw y haya consumido 350 kWh en dos meses. Su factura antes de la subida sería:

Parte fija: 4,4Kw*5,94€=26,14€

Energía: 350Kw*0,133295=46.65€

Alquiler equipo: 1,62€

Impuesto eléctrico: ((26,14+46.65)*1,05113)*4,864%=3,72€

IVA: (26,14+46,65+1,62+3,72)*21%= 16,41€

Total factura antes de la subida: 94,54€

¿Y después de la sigilosa subida del gobierno?

Parte fija: 4,4Kw*7,00€=30,80€€

Energía: 350Kw*0,124107=43,44€

Alquiler equipo: 1,62€

Impuesto eléctrico: ((30,80+43,44)*1,05113)*4,864%=3,80€

IVA: (30,80+43,44+1,62+3,80)*21%= 16,73€

Total factura después de la subida: 96,39€

A simple vista la subida no parece excesiva, pero si hablamos de porcentajes la subida es del 1,96%, aunque vuelvo a recordar que no es una cantidad fija ya que a quién más se le va a incrementar en términos porcentuales la factura es a quién menos consume (o a quién más intenta ahorrar) y a quién más potencia tenga contratada.

En fin, mucho hablar de que salimos de la crisis, de que las expectativas son buenas, pero aquí se sigue sangrando a los mismos de siempre…

Imagen: Leon Brooks.

Subida de la luz con alevosía y nocturnidad

A vueltas con los libros de texto

LibroCon la vuelta al cole el blog tiene que volver por sus fueros y hoy toca de nuevo el tema de los libros de texto. El pasado viernes muchos tuiteros se hacían eco de una noticia que aparecía publicada en la página web de la Cadena Ser en la que se podía leer que la nueva ley de educación, más conocida como Ley Wert, iba a obligar a cambiar los libros de 180 asignaturas. Según se podía leer en la noticia José Moyano, presidente de ANELE, la Asociación de Editores de Libros de Texto, informaba de que el sector había recibido el encargo de ir preparando los nuevos manuales correspondientes a Primaria, ESO, la nueva FP básica, así como los grados de Formación Profesional y Bachillerato. “Todo es nuevo porque no sólo hay cambios en los temarios sino también en la manera de estructurarlos y la metodología de aprendizaje”…
Supongo que el Teorema de Pitágoras no habrá cambiado, aunque con las leyes educativas que nos gastamos en nuestro país nunca se sabe.

Curioso como se planteaba la noticia en la web de la Ser, intentando vender que el coste de poner en circulación estos nuevos libros iba a oscilar entre los 3 y los 90 millones de euros dependiendo de cada editorial. Digo que me resulta curioso porque yo más que coste para las editoriales aquí lo que veo es un jugoso negocio. Muy jugoso por cierto. No me olvido que la Cadena Ser pertenece a Prisa igual que una de las principales editoriales de libros de texto, Santillana. Por si alguien quiere profundizar este enlace aclara bastante.
Continuaba la noticia diciendo que la patronal del sector aseguraba que:

aunque los plazos son muy ajustados, los libros estarán a tiempo en las aulas siempre que las comunidades aprueben a tiempo sus decretos autonómicos antes de junio, para poder imprimir los libros en verano. “Será un esfuerzo importante porque nunca hemos tenido que sacar tantos manuales nuevos en un periodo de tiempo ya corto, pero los libros estarán listos, aunque eso sí, damos por hecho que este año la impresión física de los ejemplares se retrasará hasta los meses de agosto e incluso septiembre”.

Deduzco de aquí que las editoriales van a comenzar a preparar sus libros sin que los decretos autonómicos estén aprobados, con lo que podría darse el caso de que se preparen libros de texto que luego no cumplan con los requisitos que marque el gobierno de turno.

La noticia también señala que -Inicio del modo irónico- las editoriales harán todo el esfuerzo posible para que no haya un incremento de precios -fin del modo irónico-.

Por cierto en la noticia nada se habla del tema de la mochila digital un tema que da más miedo que otra cosa, porque al final los que terminan pagando el pato son o somos los de siempre.

Y ante esto, las familias ¿qué? Pues ajo, agua y resina. A joderse, aguantarse y resignarse. Una primera idea de lo que se avecina con estos cambios es que los bancos de libros de texto que con mayor o menor fortuna iban creándose pasan a mejor vida.

Elena Alfaro publicaba en su blog Inquietanzas, Ninguna buena acción queda sin castigo, dice el refrán y nos cuenta que tras lo que parecía un gran éxito de la ciudadanía cuando se sacó adelante una PNL con los libros de texto como protagonistas todo parece indicar que las cosas no pintan demasiado bien. Elena muestra su temor y su desesperanza, por lo pronto a los pocos días de la aprobación de esta PNL desde el ministerio se habló de la eliminación total de las becas de libros de texto por su parte.

Por mi parte estoy tratando de reunir en la misma mesa a sindicatos de profesores y asociaciones de padres (CSIF, FSIE, STES, UGT, ANPE, USO, CONCAPA y CEAPA, por desgracia CCOO me da error una y otra vez) para buscar una solución, un punto de partida común, de mínimos, fuera de ideología, porque he llegado a sentir que en lugar de ayudar, con la petición y todo mi esfuerzo, he logrado que la situación pueda llegar a ser más desgraciada.
Porque tal vez, si la administración no responde mostrando respeto por la inteligencia de los ciudadanos a los que dice administrar, llegará el momento de plantarnos padres y profesores. De utilizar masivamente materiales libres o de creación propia de los docentes y mirar con lupa esos libros que tantos cambios dicen tener y negarnos a cambiarlos más allá de lo estrictamente imprescindible, actuando como personas responsables, con criterio y por qué no decirlo, cierto valor.

De imprescindible lectura el artículo de Jordi Martí: La Ley Wert NO obliga a usar libros de texto. En cualquier caso un resumen muy breve sería que la culpa de usar libros de texto recae únicamente en profesores y departamentos, la ley no obliga a usar libros.

Reconoce Jordi que no le gustaría finalizar su artículo sin comentar que a veces hay presiones para que los docentes usen un determinado libro de una editorial concreta (especialmente en los centros concertados y privados). Que esas presiones existan no significa que haya ninguna ley que lo ampare. Ceder a esas presiones -que no tienen nada que ver con la calidad de la docencia- es algo que no debería hacerse. Algo que no se denuncia por miedo a perder sus puestos de trabajo.

Son muchos los intereses que hay en juego, las editoriales que, como decía más arriba hablan de esfuerzo pero se relamen ante lo que se avecina, libreros, colegios concertados y privados que han encontrado en la venta de libros una interesante fuente de financiación, Asociaciones de Padres que también venden libros.

Posiblemente vaya siendo hora de que las familias y los profesores, como decía Elena, digamos que hasta aquí hemos llegado.

A vueltas con los libros de texto

De derechos y negocios

Leía hoy un artículo de la Fundación Melior en el que se preguntaban si la educación es un derecho o un negocio.

La enseñanza básica es obligatoria y gratuita. Así lo dice el apartado 4 del artículo 27 de la Constitución Española. Obligatoria desde luego, pero ¿gratuita? Si fuera así, ¿por qué muchas familias españolas no pueden asumir el gasto que supone la vuelta al cole de sus hijos?

Cuando las cosas iban bien, o simplemente mejor que ahora, se daba menos importancia a este tema, pero en los últimos años se ha ido sumando una situación económica cada vez más complicada a una disminución casi total de las ayudas y becas para los libros. Y cada comienzo de curso salta a los titulares de los medios un tema recurrente: El coste de los libros en la vuelta al cole.

La imagen que ilustra el artículo de la Fundación Melior es elocuente, el precio de los libros para un niño de 4º de Primaria asciende a 400 euros. Aunque no deja de ser un ejemplo puntual, posiblemente de un colegio concertado o privado y por la editorial que predomina diría que religioso, no es demasiado diferente tampoco a lo que nos podemos encontrar en muchos colegios públicos.

Por cierto, como anécdota, algunos de los libros que el colegio vende con descuento, en la página de Amazon se pueden encontrar entre 4 y 5 euros más baratos. Así que negocio, y redondo además, para el colegio.

La experiencia docente de muchos años me dice que los libros en primaria se usan bastante más que en secundaria y es posible que en esas edades más tempranas los niños puedan necesitar de esos manuales de apoyo, aunque estoy convencido de que cada vez menos. ¿Alguien duda de lo qué prefiere un alumno? ¿Recibir la explicación de la circulación de la sangre siguiendo el aburrido libro de texto o proyectando en una pantalla un vídeo de la serie Erase una vez el hombre? ¿No hay material interactivo suficiente en Internet con el que explicar cualquier tema? ¿Con qué aprenderán más los chavales?

De todos modos cuando ya nos vamos a secundaria y bachillerato, el despropósito es absoluto. Con el coste que tienen los libros, ver que en muchísimos casos estos manuales se usan únicamente como repositorio de ejercicios y problemas da pena y vergüenza. Muchos de mis alumnos reconocen que no usan los libros absolutamente para nada, simplemente para ir a la página que les indican y realizar el ejercicio que les ponen para casa. ¿Triste, verdad?

¿Y si no usan los libros más que para hacer los ejercicios no sería más fácil prescindir de ese libro y plantear ejercicios que se pueden encontrar a patadas en Internet o que el mismo profesor puede preparar sin demasiadas dificultades?
La respuesta es evidente pero eso para el profesor supone un trabajo extra, y aunque hay muchos profesores que preparan sus propios materiales y que además los comparten con todos aquellos que lo necesitan sigue habiendo una gran mayoría que prefieren seguir atados a su libro de texto, que les da todo casi resuelto. Con lo que el libro también se convierte en un negocio para algunos profesores.

A alguno le surgirá la pregunta de si no serán muchísimo mejores los libros de texto que preparan las editoriales que el material que prepara un simple profesor. Y seguramente si iniciativas como la de apuntesmareaverde.org.es  van fraguando pronto lo empezaremos a escuchar en los medios de comunicación.
Yo, personalmente, tengo claro que no. El profesor sabe perfectamente lo que quiere explicar y cómo explicarlo. Muchas veces adecua su material a los propios alumnos, sabe donde debe hacer más o menos incidencia. ¿No es esto preferible?

Cuenta el artículo de la Fundación Melior lo siguiente:

Las editoriales ganan en un año por la venta de estos libros la mitad de lo que gasta el Gobierno en Educación. Según la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), la facturación en libros de texto en el curso escolar 2012-2013 fue de 803.180.000 euros. Mientras que la cifra destinada a Educación en los Presupuesto Generales del Estado para 2013 se situó en poco más de 1.944 millones.

Muchos intereses y mucho dinero en juego. Demasiado como para no pensar en el negocio montado alrededor. Se acaba de aprobar la LOMCE y seguro que muchos pensamos que antes de su aprobación la mayoría de las editoriales ya tenían preparados los materiales para el curso que viene…

De derechos y negocios