club de lectura virtual

Club de lectura virtual (III) – Aventureros entre libros

El tercero de los libros leídos en nuestro club de lectura ha sido Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr, una novela de carácter autobiográfico en la que se nos narra la historia de una familia judía con dos hijos que debe abandonar Alemania en 1933 justo antes de la llegada al poder de Hitler. A partir de ahí nos iremos encontrando todas las peripecias que sufren en su marcha primero a Suiza y después a Francia y Gran Bretaña, xenofobia, desarraigo…

Una novela en la que de forma realista y a través de los ojos de una niña iremos viendo el paso de una vida acomadada a las dificultades de la falta de dinero, el desconocimiento del idioma, pero en la que no deja de aparecer la solidaridad, la tolerancia…

Como en anteriores ocasiones había un par de semanas de plazo para leer el libro. En la reunión intermedia les propuse trabajo por grupos, siempre con la intención de conocer mejor el contexto en el que se desarrolla la obra y lo cierto es que la historia ha terminado dando bastante juego con los niños. Un grupo nos puso en antecedentes de la situación política y social para entender mejor el contexto en el que se desarrolla la historia, otro de los grupos nos habló de la vida de la autora y como se trata de una novela autobiográfica y el tercer grupo nos habló de las situación de discriminación y persecución que sufrieron colectivos como gitanos o judíos en la Alemania nazi.

La mayoría de los que comenzaron la lectura se terminaron el libro, es una historia fácil de leer y en la que muy pronto eran capaces de meterse en la historia, lo importante, en cualquier caso, es que sigan disfrutando con la lectura. Finalmente termino siempre pidiendo que den una puntuación al libro. Yo les digo que no pasa nada si no les ha gustado y le dan una nota baja, pero son realmente benévolos a la hora de dar notas y Cuando Hitler robó el conejo rosa ha obtenido una nota media de 8,2.

Siempre dejamos para el final de la reunión la elección del siguiente libro. Yo hago una propuesta y algunos también proponen libros, hasta ahora siempre había salido elegida mi propuesta, pero en esta ocasión el libro que más votos recibió fue Kolia, de Leandro Pérez, propuesto por David. Una historia en la que se entremezclan baloncesto, amor… y de la que ya hablamos por aquí hace algún tiempo tanto Paula como yo mismo.

Club de lectura virtual (II) – Aventureros entre libros

Hace un par de semanas publicaba una entrada aquí en el blog hablando de la puesta en marcha de un club de lectura virtual para niños.

Y terminaba esa entrada anunciando que el segundo libro que íbamos a leer era La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson. Tengo que reconocer que es uno de mis libros preferidos, no sé cuántas veces lo habré leído, de chavalillo por lo menos media docena de veces… Y además creo que cada vez que uno lo lee encuentra detalles nuevos en la historia.

No iba a ser una lectura fácil, recuerdo que los chavales andan por los 10-11 años (5º Primaria), y entiendo que no están acostumbrados a este tipo de lecturas. Para alguno de ellos habrá sido probablemente uno de los libros más ‘largos’ que hasta ahora se hayan leído. El lenguaje no es que sea difícil pero estaba completamente seguro de que muchas palabras eran totalmente nuevas para ellos. Ciertamente la lectura en dispositivos electrónicos, ya sean tabletas o lectores electrónicos, permite solventar esto con una simple pulsación sobre la pantalla, pero contaba con que a alguno de ellos las dificultades les podían invitar a abandonar la lectura desde las primeras páginas.

Como en la ocasión anterior había un par de semanas para leer el libro. En la reunión intermedia les propuse que por grupos se documentaran sobre la vida del autor, sobre cómo se había escrito la novela y que nos hablaran de los personajes, también les invite a que el que quisiera escribiera un final alternativo del libro, distinto en definitiva del original. Es una forma de que durante la semana tengan que ‘juntarse’ virtualmente (y ciertamente no se apañan mal) para preparar la actividad.

En esta ocasión han sido menos los que se han terminado el libro, alguno abandonó al poco de empezar, otros se leyeron solo unas pocas páginas, pero también los ha habido que se lo han terminado y además han disfrutado, que al final es lo más importante, con las aventuras de Jim y John Silver. Una de las actividades que hacemos en la reunión en la que ponen un poco en común lo que les ha parecido la historia es dar una puntuación al libro. Yo les digo que no pasa nada si no les ha gustado y le dan una nota baja, pero me sorprendió (y me agradó) ver que la nota media de La isla del tesoro ha sido 8,2.

Como siempre al terminar elegimos el siguiente libro para el club, en este caso se trata de Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr. Había alguna opción más pero al final esta fue la elegida. En mi opinión se trata de un libro de ‘más fácil lectura’, es más corto y el lenguaje les puede resultar más cercano. Es una historia con mucho fondo, un título con mucha metáfora, y tengo mucha curiosidad por ver qué me cuentan. Por cierto que en la siguiente reunión debíamos elegir nombre para el club. Y como esa reunión ya se ha celebrado y lo hemos elegido os anuncio que nuestro club ya tiene nombre: Aventureros entre libros.

Aquí os dejo un enlace con la opinión de Carla y su final alternativo. Si llega alguna más la iré incluyendo aquí.

Club de lectura virtual (I)

Hace unos días Paula escribía sobre la primera sesión de nuestro “club de lectura virtual”… Hoy os cuento yo mis impresiones 😉

Sé que tengo pendiente escribir sobre el tema de la educación, y más ahora que tan candente está con lo del aprobado general o no aprobado general, que si pasan todos o no pasan… Lo que estoy viendo, en general y muy encima, es que se ha intentando, de un día para otro, pasar de hacer lo mismo que se hace en las clases presenciales a hacerlo en clases online. Creo que era momento de haber sido más imaginativos y haber optado por otras alternativas, pero mejor lo dejo que si no termino desviándome del tema.

En definitiva, y volviendo al tema, pensé que podía ser un buen momento para fomentar la lectura fuera del cole entre los más pequeños intentando alguna actividad que les pudiera resultar amena y didáctica a la vez. Y propuse crear un Club de Lectura. Pero claro, en estos tiempos, tendría que ser un club de lectura virtual, con cada uno en su casa. Propuse la idea a un grupo de padres/amigos para que se lo propusieran a sus hijos a ver qué les parecía. Y como a todo el mundo le pareció bien me puse manos a la obra. Había que elegir un libro destinado a unos lectores de 10/11 años (alguna hermana más pequeña también se sumó al club, y Paula que tiene 16 también) que pudiera resultarles entretenido y mi idea era que ese primer libro estuviera relacionado con la lectura, y con el gusto o ‘no gusto’ por leer más concretamente. Recordé un antiguo libro de Jordi Sierra titulado El fabuloso mundo de las letras que había leído hace ya tiempo y pasé copias a todos para que se fueran animando a leer. Convocamos una primera reunión, un poco como toma de contacto, el sábado 4 de abril a través de Skype, simplemente para preguntarles por cómo llevaban el libro, si les estaba gustando, explicarles en qué consistía un club de lectura y les propuse que por grupos unos buscaran información sobre el autor, otros sobre la editorial y otros sobre si la lectura es divertida o no lo es. Tengo que reconocer que aunque en general todos salieron contentos la reunión pudo resultar un poco caótica, más por mi impericia técnica que por otra cosa, pero seguro que a la siguiente saldría mejor…

Y sí, vaya si salió mejor. El siguiente sábado, día 11, teníamos nueva reunión, esta vez opté por Zoom (me manejo mejor que con Skype). Tocaba presentar lo que habían hecho durante la semana y hablar un poquito sobre el libro. Tampoco quería que nos extendiéramos demasiado, la duración de la reunión iba a ser algo menos de hora y media, y eso que al final no dejan de ser 15 chavalillos en el club. El primer grupo nos presentó un powerpoint sobre el autor, después otro grupo nos habló de la editorial, otra de las participantes nos habló de cómo trabajan las editoriales y el último grupo habló sobre lo divertido que es leer, los géneros que les gustaban a ellas, sus libros favoritos… Me sorprendieron muy agradablemente porque todos lo hicieron fantásticamente bien, totalmente implicados y además con muy buenos detalles en sus presentaciones, unos por la originalidad, otros porque llegaron a incluir hasta la bibliografía de donde habían obtenido la información pero todos excelentes.
Después tocaba hablar del libro y también me gustó que no todas fueran opiniones coincidentes, a unos les había gustado más y a otros les había gustado menos, cada uno fue exponiendo su opinión. Es verdad que técnicamente la reunión fue bastante mejor que la anterior, pero aún hay detalles que pulir para que la próxima sea casi perfecta. Al final todos dieron su puntuación al libro, desde el 6 que dieron los más exigentes hasta el 10 que también lo hubo. La media 7,70 para el que tenga curiosidad 🙂
Un notable que no está mal para empezar.

Terminamos la reunión eligiendo el próximo libro para nuestro club. Les propuse varias lecturas: La historia interminable y Momo, de Michael Ende, Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain, Charlie y la fábrica de chocolate de Roald Dahl y La isla del Tesoro, de Robert Louis Stevenson. Ellos votaron (mejoraremos en el futuro la forma de elegir los libros) y elegimos La isla del Tesoro que va a ser nuestra próxima lectura. Mis propuestas buscaban ofrecerles libros clásicos que se salieran de lo que leen habitualmente, invitarles a descubrir unas lecturas diferentes pero con las que pueden disfrutar. Aventuras, acción… Mañana tenemos nueva sesión en nuestro club de lectura y veremos que tal se nos da. En un par de semanas os cuento que les ha parecido La isla del Tesoro. Por cierto, ¿he dicho que es uno de mis libros preferidos? 😉

Se me olvidó al final (otro error más que no puede repetirse) invitarles a cada uno a que escribieran su opinión sobre qué les había parecido el libro, si les había gustado, si habían disfrutando leyéndolo…
Pero en cualquier caso, en estos enlaces tenéis las opiniones que me han hecho llegar alguno de los participantes en el club (iré actualizando si van llegando más):
Paula, David

Club de lectura virtual

En estos días de cuarentena tenemos más tiempo del habitual y es por eso que buscamos actividades para mantenernos ocupados. Una de estas ideas peregrinas la ha tenido mi padre y no tiene nada que ver con el papel higiénico. A JL se le ha ocurrido formar un club de lectura con algunos de los amigos de mi hermana Adriana (5º de primaria) y yo he decidido participar como una más.

Hace apenas una semana surgía la idea y mi padre se puso manos a la obra para buscar una buen libro con el que comenzar. El título elegido finalmente ha sido El fabuloso mundo de las letras de Jordi Sierra i Fabra.

Hoy hemos tenido la primera reunión de este cuanto menos curioso club. Simplemente ha sido una toma de contacto pues la mayoría no hemos terminado el libro. Nos han preguntado por dónde vamos y qué nos está pareciendo, además nos han propuesto unos “deberes”, pero que estoy segura que más de uno haremos con gusto. Para la semana que viene tenemos que buscar por grupos información sobre el autor y la editorial que ha publicado el libro y pensar la respuesta a la pregunta: ¿leer es divertido?

Iniciativas como esta sirven para alegrarnos estos días de confinamiento y al menos yo estoy deseando que llegue la próxima reunión. Aunque lo más importante y supongo que el objetivo final de la actividad es que los niños descubran nuevos libros y conseguir que alguno se enganche a la lectura, pues compartir lo que leen con sus mejores amigos puede ser algo muy divertido.

Para la semana que viene ya habré terminado el libro y seguramente ahora que me sobra el tiempo me animaré a dejar por aquí mi opinión sobre esa lectura.

Clubs de lectura virtuales de la Comunidad de Madrid

bibliotecasAyer por la mañana recibía un correo electrónico en el que me invitaban a participar en los clubs virtuales de lectura de la Comunidad de Madrid a través de Ebiblio.

Lógicamente me ha llamado la atención y rápidamente he buscado información para ver de qué iba todo esto. Según se puede leer en el Portal del Lector de la Comunidad de Madrid, se abrirán tres salas virtuales, dos para adultos, Brújula literaria y Frontera negra, y otra para jóvenes, Comando lector. En ellas los usuarios de las Bibliotecas de la Comunidad de Madrid podrán conversar sobre libros y lecturas, para interpretarlas y profundizar en ellas, para disfrutarlas más y mejor… Ciertamente la cosa pinta muy bien, y especialmente me gusta la idea de la sala para los más jóvenes…

clublectura

Según la información Brújula literaria es el espacio en el que se podrá descubrir lo más destacable de la cosecha del año, o algún género especialmente característico o discutido, leído… Un cajón en el que cabe todo, siempre que se trate de narrativa contemporánea relevante y de calidad contrastada. Y como no puede ser de otra manera, empezará con lo mejor del año 2018.

El punto fuerte de Frontera negra para mí es el moderador, el escritor Lorenzo Silva, y la idea es esta sala de lectura es, entre otras, demostrar que la novela negra puede ser literatura del más alto octanaje, además de servir como herramienta inmejorable para la exploración narrativa —y simbólica— de los conflictos del presente. Durante el último trimestre del año se desarrollará el ciclo La vida en la frontera, en el que se leerán obras de Élmer Mendoza y Don Winslow además de la última novela del propio Lorenzo Silva. Creo que va a ser difícil resistirse 😀

Y quizás lo mejor de todo, como decía más arriba, Comando lector, un club destinado a jóvenes de entre 13 y 16 años que busca hacer de la lectura una experiencia única, divertida y comunitaria. Durante los nueve meses que durará esta aventura se leerán nueve libros de misterio y de intriga, thrillers, distopías e historias románticas, de época y actuales, de héroes, de príncipes y de supervivientes, de autores españoles y extranjeros. Libros para todos los gustos y para todos los lectores. ¡¡Paula, no debes perdértelo!!

El Club Virtual de Lectura está abierto a los usuarios de las bibliotecas y servicios de lectura pública ubicados en la Comunidad de Madrid. Para aquellos que no dispongan del carné de usuario, pueden solicitarlo a través del Portal del Lector o dirigirse a la biblioteca de la Red de Bibliotecas de la Comunidad de Madrid más cercana.

Acceder al club es tan sencillo como abrir la aplicación Ebiblio y en la barra lateral nos aparecerá un acceso a los clubs de lectura y desde allí simplemente elegir el que uno prefiera…

barraclub

Ya os contaré que tal resulta la experiencia 😉

Por cierto, y antes de que se me olvide, en el muy recomendable blog Relatos en Construcción, Patricia Millán, últimamente ha publicado varios artículos relacionados con el mundo de los clubs de lectura, así que si estáis interesados os animo a que lo echéis un vistazo.