Carta abierta a… la Biblioteca Municipal (III)

cartaEn este blog se ha convertido en tradición escribir cartas a la biblioteca municipal cuando llega esta época veraniega, y es que en el 2017 volvemos a las andadas. Parece que lo del año pasado no fue más que un espejismo… Vamos pues con otra carta a quién corresponda.

Querida biblioteca municipal: 

En la anterior legislatura, en los tiempos en los que ocupaba el sillón de la alcaldía la ínclita María José Martínez de la Fuente, era tradición que durante el mes de agosto la sección infantil y juvenil de la biblioteca municipal cerrara por vacaciones. Curioso eso de que los servicios públicos se tomen vacaciones y justo además cuando el público al que está dirigido tiene más tiempo libre para leer, ver películas, etc.

Desde la oposición municipal el grupo de Acipa llevó en el año 2014 el tema a pleno, pero aquel gobierno que gobernaba de espaldas a los ciudadanos se lo pasó por el arco del triunfo, supongo que pensaría que total si los niños no votan no se iban a preocupar por ellos, aunque el tiempo o el karma los puso en su sitio 🙂

En el 2015 se repitieron los acontecimientos, llega el verano y la biblioteca cierra. ¿Imprevisión, falta de organización, desidia, incapacidad manifiesta…? Decía entonces que “cualquier empresa, grande o pequeña, organiza o al menos intenta organizar el calendario laboral de su plantilla de la mejor manera posible, máxime si además se trata de una empresa que presta servicios cara al público. Una institución como un ayuntamiento no puede echar el cierre sin más, no es de recibo dejar de prestar un servicio a los ciudadanos por la mala organización o por la dejación de funciones del responsable de organizar los horarios de los trabajadores”. Me reafirmo y me reitero en lo dicho entonces.

El año pasado, 2016, supongo que alguien tomaría nota, o se le encendería la luz, o decidiría que iba a trabajar por los vecinos y no me dolieron prendas, todo lo contrario, en enviar una nueva carta, esta vez de agradecimiento, porque la lógica y el sentido común parecíaque imperaban en el consistorio ribereño y la biblioteca no se cogía vacaciones en agosto. Para mí estaba muy claro, si se quiere, se puede.

Y llega 2017, y vuelta el burro al trigo. Esta vez no cierra todo el mes, pero entre fines de semana, unas cosas y otras al final, volvemos a tiempos pasados. La biblioteca cierra del 24 de julio al 1 de agosto, y del 14 al 18 de agosto. Como muy bien dice el tweet de Amotinado la cultura se va de vacaciones para niños y jóvenes en Aranjuez. 

 Decía en la carta del año pasado que “cuando hay que ser crítico lo soy, pero cuando hay que reconocer que las cosas se hacen bien también lo hago, así que vaya desde aquí mi agradecimiento a Lucía Megía, concejal de cultura del ayuntamiento, que ha demostrado que la sección infantil y juvenil de la biblioteca municipal puede estar también abierta en verano y por cierto, que tomen nota los gestores anteriores”.  Pues nada, me como mis palabras y me retracto de lo dicho, los gestores anteriores y los gestores actuales son exactamente iguales, como se suele decir el mismo perro con distinto collar. 

JL

 

Anuncios
Carta abierta a… la Biblioteca Municipal (III)

Carta abierta a… la Biblioteca Municipal (II)

cartaHace más o menos un año, por estas fechas publicaba en el blog una carta dirigida, como esta, a la Biblioteca Municipal. Decía que era una carta importante, importante por quién era el destinatario, pero lo hacía con un lamento el de que iba a pasar con más pena que gloria, que nadie la iba a compartir y que no iba a tener ninguna difusión. Me equivoqué entonces porque lo cierto es que la carta tuvo una cierta repercusión. Terminaba esa carta con la esperanza de que este año no tuviera que escribir una nueva, esperando que las cosas hubieran cambiado… afortunadamente así ha sido, y como de bien nacidos es ser agradecidos vaya desde aquí esta otra carta en este caso no de crítica sino de agradecimiento.

Querida Biblioteca Municipal:

En los últimos años con la llegada del periodo veraniego los ribereños nos encontrábamos con la desagradable sorpresa de que la sección infantil y juvenil de la biblioteca municipal cerraba por vacaciones. Personalmente no le encontraba demasiado sentido a que un servicio municipal pueda cerrar porque sí, o porque haga más calor, y es que no había más explicaciones que esa. 

Entiendo que los trabajadores municipales deben tener su descanso y es justo que tomen unas, seguro que, merecidas vacaciones, pero los servicios públicos son eso, servicios públicos y no parece de recibo que también se tomen vacaciones. No fue sólo cosa del año pasado, la falta de previsión y organización también se dio en años anteriores y desde la oposición municipal se denunció de forma pública e incluso se llevó el tema a pleno

Veo ahora que si se quiere se puede, y según ha publicado en su página web la Biblioteca Municipal este año los niños y adolescentes tendrán su sección abierta. Parece que sólo era cuestión de ponerle un poquito de interés o… de pensar en los ciudadanos. 

Decía en la carta del año pasado que estos temas culturales no parecían interesar a nadie, afortunadamente hoy puedo decir que en este tema al menos las cosas han cambiado. Cuando hay que ser crítico lo soy, pero cuando hay que reconocer que las cosas se hacen bien también lo hago, así que vaya desde aquí mi agradecimiento a Lucía Megía, concejal de cultura del ayuntamiento, que ha demostrado que la sección infantil y juvenil de la biblioteca municipal puede estar también abierta en verano y por cierto, que tomen nota los gestores anteriores.

JL

 

Carta abierta a… la Biblioteca Municipal (II)

Carta abierta a… la Biblioteca Municipal

cartaLa carta que envío hoy es de las importantes, no va dirigida a los políticos, así que se leerá bastante menos, no se compartirá por las redes sociales y pasará con más pena que gloria, vamos que va a caer en saco roto. ¿Por qué pasa eso? Pues porque la carta habla de cosas importantes, habla de temas culturales, habla de educación, habla de lectura, habla de bibliotecas, y estos temas no interesan. Pero también habla de falta de organización y previsión, y es que uno no cree en las casualidades sino en las causalidades… La carta de hoy va dirigida a la Biblioteca Municipal Álvarez de Quindós de Aranjuez.

Querida Biblioteca Municipal:

Con la llegada del verano y del periodo de vacaciones escolares los ribereños más jóvenes se encuentran con que su sección infantil y juvenil cierra. ¿Alguien lo entiende? Mis hijas y yo desde luego que no. Muchas campañas de fomento de la lectura, muchas campañas para conocer la biblioteca y su funcionamiento, mucho hablar de lo importante que es la lectura para la educación y para evitar el fracaso escolar, y justo ahora, cuando más tiempo libre tienen los chavales, llega usted y cierra. Lo siento, pero no hay quien lo entienda

Hoy mismo publicaban en Facebook que la sección infantil y juvenil de la Biblioteca Álvarez de Quindós, va a permanecer cerrada entre el 1 y el 30 de agosto. El cartel dice que estará cerrada del 3 al 28, pero resulta que los sábados y domingos no abre, así que, lo dicho, del 1 al 30 de agosto tendrá usted el cierre echado. 

Me parece muy bien que los trabajadores municipales se tomen unas vacaciones que seguro que tienen muy bien merecidas, por supuesto que sí, pero los servicios públicos no deberían coger vacaciones nunca, porque como su nombre indica son un servicio a los ciudadanos. Se me escapan los motivos que llevan a tomar este tipo de decisiones así que entiendo que todo esto se deberá a una falta de previsión y organización por parte de los gobernantes, de los responsables políticos vaya, pero no es un tema nuevo, esto es lo que sucede habitualmente en Aranjuez cuando llega agosto.

He estado buscando qué sucede con otras bibliotecas de la Comunidad de Madrid y de otros puntos de España, por si acaso hubiese una ley no escrita que impusiera el cierre en agosto, pero no. Hay colegas suyos que, igual que en Aranjuez, cierran, pero no es lo más habitual, de hecho he encontrado que muchas bibliotecas aprovechan estas fechas para realizar muchas más actividades lúdicas y de ocio con los chavales.

Cualquier empresa, grande o pequeña, organiza o al menos intenta organizar el calendario laboral de su plantilla de la mejor manera posible, máxime si además se trata de una empresa que presta servicios cara al público. Una institución como un ayuntamiento no puede echar el cierre sin más, no es de recibo dejar de prestar un servicio a los ciudadanos por la mala organización o por la dejación de funciones del responsable de organizar los horarios de los trabajadores.

Ya el año pasado Acipa denunció el tema en un pleno, no había tiempo material para solucionarlo, pero se ha visto que un año después seguimos en las mismas, así que nadie tomó nota de la denuncia, nadie quiso poner los medios para solucionar el problema, y es que esto de la cultura es lo menos importante. Como decía más arriba estos temas parece que no importan a nadie, seguramente no dan réditos electorales, pero es una muestra más de lo lejos que estamos ciudadanos e instituciones. 

Atentamente, y esperando que al año que viene no tenga que volver a escribir una nueva carta, le envío un saludo cargado de lecturas veraniegas. 

JL

Carta abierta a… la Biblioteca Municipal