ampas

[Aranjuez] Aguas revueltas en el deporte escolar

Lleva el mundo del deporte escolar en Aranjuez las últimas semanas un tanto soliviantado, y lo malo es que según pasan los días las aguas no vuelven a su cauce sino que cada día se encrespan más y más. No hay un único motivo, sino que más bien es toda una amalgama en la que se entremezclan distintos factores de muy diversas índoles, ya sean económicas, personales…

No se trata de ver quién tiene la razón, o mejor dicho quién tiene más razón, porque seguramente todos tengan su parte, pero el problema es que los padres, porque la mayor parte de la culpa es nuestra, pensamos que tenemos en casa pequeños Messi, Cristiano, Gasol, Llull, Xargay o Palau, y no. Tenemos niños y niñas, que mejor o peor, juegan al fútbol, al baloncesto o a lo que les apetece.

Posiblemente muchos de los que estén leyendo estas líneas no tendrán ni idea de por donde va la historia, y es que hasta ahora tampoco se está hablando suficientemente claro, ni se está contando todo tal y como está sucediendo. Cada uno cuenta su parte y explica lo que más le interesa e intenta no dar difusión a lo que no le va bien.

Los juegos escolares en Aranjuez están de capa caída, van a menos cada año, y tampoco vamos a negar que el nivel en los mismos es cada vez más bajo y sigue disminuyendo. No hay que ser un genio para entender que el principal motivo y buena culpa de ello reside en que, cada vez antes, los clubes federan a los chavales y muchos de ellos se pasan al deporte federado abandonando la serie básica. Menos niños, menos nivel. Hace unos años, no tantos, era habitual que los chavales terminaran primaria y a continuación empezarán a federarse, hoy en fútbol tenemos muchos equipos benjamines (3º-4º primaria) ya federados o fuera del mundo de los juegos escolares y en baloncesto no son pocos los equipos alevines (5º-6º primaria). Hoy los clubes se hacen con los chavales cada vez más pequeños y les alejan de los juegos escolares. Así de crudo y así de simple.

Y toda esta historia viene de un niño, un niño de 9 años, que siendo alumno de un colegio, decide que quiere jugar en otro. ¿Por qué? Da igual, porque no quiere estar con sus compañeros de colegio, porque no le gusta su entrenador, porque tiene amigos en el otro equipo…, es que da exactamente lo mismo. ¿Hay alguna norma que impida hacerlo? Parece ser que no la hay, al menos es lo que según los padres se les ha transmitido desde el ayuntamiento y no hay ningún motivo para no creerles. Es verdad que habitualmente, lo normal, es que cada niño jugara con su cole, pero tampoco es la primera vez que un niño de un cole juega con otro cole y no se había montado nunca esta historia. De hecho cuando algún equipo no tenía suficientes niños era frecuente que se juntaran con otro colegio e hicieran un equipo, aunque este caso es algo diferente porque el niño podía jugar también en el equipo de su cole porque lo había.

En Campeones de Aranjuez aparece publicada una carta del padre de este niño que merece la pena leer, una carta que personalmente no me gusta por la forma, pero que entiendo en el fondo.

Es verdad que desde hace bastantes años uno de los clubes de baloncesto ribereño, el Olímpico de Aranjuez, utiliza los equipos de San José de Calasanz para captar chavales para sus categorías inferiores, no es menos verdad que algunos centros, o las Ampas de los centros, están profundamente molestos con este club porque sienten que les quitan a sus chavales y les destrozan sus equipos, pero guste más o guste menos, están en su derecho de hacerlo, en el fútbol también pasa y todos lo aceptaban de mejor o peor grado. También es verdad que los partidos políticos que se dicen de izquierdas por una parte apoyan las reivindicaciones de las ampas en defensa del deporte escolar pero cuando han podido legislar para evitar este tipo de situaciones no lo han hecho y ahora echan la culpa a los que gobiernan. El deporte escolar se ha ido viniendo abajo cuando han gobernado unos y cuando han gobernado otros, que nadie lo olvide tampoco.

¿Y qué va a pasar ahora? Pues nadie lo sabe a ciencia cierta. Pero, aunque no suelo acertar en mis pronósticos, creo que se ha dado un golpe más, quizás el golpe de gracia a los juegos escolares, especialmente al baloncesto. El año que viene es muy probable que en categoría alevín el Villa de Aranjuez y el Olímpico intenten federar el mayor número de equipos posibles y eso si no intentan incluso federar algún equipo benjamín. También podría ser que algún colegio intentara echar un órdago y fichar (uso la palabra con toda la intención) niños de cualquier colegio poniendo el caramelo de un club detrás… y que nadie olvide que las subvenciones que luego se llevan las ampas vienen por el número de equipos que presentan en los juegos escolares, no por el número de niños de su colegio que juegan en los juegos escolares, y ojo con este dato porque el matiz es importante.
Este niño, por cierto, el año que viene ya estará jugando muy probablemente al baloncesto federado y todo habrá quedado como un mal sueño, pero mientras tanto quizás deberíamos plantearnos porque ponemos por delante tantos intereses y lo último en lo que pensamos es en que los niños disfruten con el deporte.

Aquí todos han cometido errores, no es culpa solo de una parte, y al final los juegos escolares van a salir aún más tocados de lo que ya estaban.