acoso

Conferencia sobre los riesgos de las nuevas tecnologías

Cartel Policia V3

El uso que niños y adolescentes pueden hacer de las nuevas tecnologías supone para muchas familias una enorme preocupación y este es uno de los motivos por los cuales el Ampa del Colegio Sagrada Familia junto con el Cuerpo Nacional de Policía han organizado una conferencia sobre cómo prevenir los riesgos derivados de su utilización.

Creo que a nadie escapa todo lo bueno que nos ha traído Internet, tenemos toda la información a un clic de distancia, servicios de noticias, juegos, ocio, contacto y comunicación con personas de cualquier parte del mundo, pero inherente a todo ello también hay peligros y riesgos que además acechan de un modo muy especial a los más pequeños.

Beatriz, miembro del Cuerpo Nacional de Policía ha impartido esta tarde una interesantísima charla en la que ha tocado muchos palos, desde el acoso escolar con su variante del ciberacoso hasta el grooming o el sexting. Una charla amena, didáctica y muy pedagógica en la que se ha puesto sobre la mesa otra realidad, una realidad que aunque no queramos ver, o pese a que la queremos ocultar no por ello deja de estar ahí. Muy cerca.

Creo que todos estamos cada vez más concienciados de que toda información es poca, pero resulta agradable ver el éxito de participación de la conferencia tal y como la propia Beatriz se ha encargado de señalar pues no es habitual una asistencia de público tan elevada. Vaya desde aquí mi felicitación para el Ampa y para la Policía Nacional por organizar este tipo de actividades tan útiles y necesarias.

 

Anuncios

Medios de comunicación, violencia contra las mujeres…

Que la televisión no pasa por sus mejores momentos no escapa a nadie, que intenta conseguir audiencia de cualquier modo es algo más que sabido pero en determinados momentos se llega a unos extremos que dejan de hacer gracia para convertirse en algo mucho más serio y preocupante.

Muchos de esos programas de gran audiencia, supuestamente tan progres, tan modernos, no son más que una tapadera casposa de lo que luego sucede a nuestro alrededor. Se banaliza y se relativiza todo hasta extremos insospechados.

Un buen ejemplo de esto lo tenemos en este vídeo, de algo menos de tres minutos, en el que el presentador mexicano, Enrique Tovar acosa a su compañera, Tania Reza, con comentarios, intentando levantarle el vestido, mientras se puede comprobar como ella, notablemente incómoda, intenta detenerle. Con la excusa de enfocar el collar de la presentadora termina tocando el pecho de la presentadora que le golpea visiblemente molesta. Aún así el presentador no ceja y vuelve a tocarla. La presentadora, harta, decide que no puede seguir así, se quita el micrófono y se marcha del plató. Algo atónito porque supongo que no esperaba esa respuesta de su compañera el presentador es capaz de seguir haciendo algún comentario machista fuera de tono.

El vídeo se hizo viral, se comenzó a difundir en todas las redes sociales y días después los presentadores eran despedidos de la cadena Televisa por haber atentado contra el código ético de la cadena, de hecho días después aparecía un nuevo vídeo en el que los presentadores parecían descargar de toda responsabilidad a la cadena y “confesaban” que todo se les había ido de las manos, que simplemente habían actuado… Pero no es esa mi sensación, no me parecen tan buenos actores.

Pero al poco la presentadora Tania Reza declaraba en su cuenta en Facebook que había sido obligada a grabar ese segundo vídeo, y denunciaba que efectivamente había sido víctima de acoso sexual por parte de su compañero. ¿Y ahora qué, Televisa?

Creo que el primero es un vídeo que debe invitar a la reflexión, útil por ejemplo para verlo con chavales en los colegios en horarios de tutoría, y seguramente no sorprendería ver la visión tan diferente que tienen ante unos mismos hechos chicos y chicas. ¿Hacemos la prueba?

Evidentemente el acoso sexual, la violencia contra las mujeres o el machismo son lacras sociales que todavía existen y que aunque parece que deberían ir a menos lo cierto es que no terminan de remitir, de hecho me atrevería a apuntar que en las nuevas generaciones va a más y creo que buena parte de la culpa está en los medios de comunicación, especialmente la televisión, que ha convertido a la mujer en un simple objeto sexual.