26 de julio, día de los abuelos

Hoy, 26 de julio, se celebra en varios países latinoamericanos y en España el día de los abuelos, coincidiendo con la celebración de San Joaquín y Santa Ana, abuelos de Jesús según la tradición católica.

Los abuelos se han convertido en parte fundamental de la sociedad, y especialmente en la vida de los más pequeños. No son pocos los abuelos que se ocupan y preocupan cada día por sus nietos, les dan de desayunar, les llevan al colegio, les recogen, tienen la comida preparada, luego las extraescolares…, un día tras otro y muchas veces sin ni siquiera agradecérselo.

Os dejo aquí un vídeo con unos abueletes muy dispuestos como protagonistas:

Google, como también es tradicional se ha querido sumar a la celebración con uno de sus particulares doodles

grandparentss-day-2017-spain-5747109532794880-law.gif

Anuncios
26 de julio, día de los abuelos

Cuando más lo necesite

En más de una ocasión he traído al blog vídeos realizados por Hirukide, la Asociación de Familias Numerosas de Euskadi. Algunos recordaréis el de con la familia la remontada es posible o el de ser madre es un plus, pues bien ahora nos traen uno nuevo en el que los protagonistas son los hijos adolescentes.

Actualmente en España hay unos tres millones de adolescentes entre 12 y 17 años, y para los padres de esos más de dos millones de hogares en los que conviven estos jovenzuelos van dedicadas unas palabras de abuelos en las que nos recuerdan que nosotros también fuimos… igual de problemáticos.

Quiérele cuando te grite y no quiera saber de ti. Cuando su mundo se derrumbe y crea que tu eres la causa, no te rindas. Todo pasa. Quiérele cuando todo le salga mal y no haya salida. Demuéstrale que sí, que sólo es una caída. A veces ofrecerás tu ayuda y otras… Otras tendrás la duda. Porque la adolescencia es una etapa de decisiones e indecisiones. Así que enséñale, aunque las quiera tomar solo. Y, si sale mal, dale tu apoyo. Y acepta que haga su camino aunque a veces signifique que tú cambies el tuyo, porque hace ya años que tú encontraste el camino, pero, como él, también estabas perdido.

A su edad tú también cuestionabas todo y no querías pautas o reglas de ningún modo. Pero una madrugada, tras una larga noche fuera, me aseguraste que estabas buscando tu lugar en el mundo, me confesaste que habías tomado decisiones, que tenías un plan, un proyecto de vida. Yo no te entendía pero recuerdo que te miré a los ojos y comprendí que en todo caos siempre hay un poco de orden. En ocasiones hay que perderse para poder encontrarse.

Por eso, cuando veas que le quema el fuego por dentro, recuerda que a su edad tú también saltaste. Y aunque muchas veces fallaste, otras muchas no. Con el tiempo quizás logre ser el protagonista de su vida y entender que la autonomía y la libertad no están exentas de responsabilidad. Comprenderá que la buena suerte tiene sus reglas, y ésta se obtiene con esfuero y cuando menos te lo esperas. Así que hasta entonces si te ruge su fiera, espera. Y aprende a lidiar con ella.

¿Prefieres que sea gato o pantera? Habrá veces que se pierda, y entonces llore, grite y muerda. Es normal, hay trayectos muy escondidos y momentos donde se dará por perdido, pero tú tendrás que estar ahí incondicionalmente, ser su faro y, cuando la noche le encuentre, guiarlo sin reparo. Y si aún así no puede y el viaje se hace largo, recordarle que siempre, siempre, tú le ofrecerás amparo.

Los padres intentamos que no se equivoquen, pero si se equivocan… habrá que estar al lado, como un día estuvieron al nuestro, y evitar que se derrumben.

Cuando más lo necesite