sociedad

Faltas de “hortografía” en los grandes medios

Soy muy obsesivo con ciertas cosas, y las faltas de ortografía son una de ellas. Es verdad que en ocasiones los correctores automáticos juegan malas pasadas, pero lo que no entiendo es que puedan aparecer ciertas barbaridades en los medios de comunicación. Luego pretenderán que nos suscribamos, que paguemos por leer las noticias prémium, que deshabilitemos los bloqueadores de publicidad…

RTVE y la decisión más dura que jamás allá tomado…

Allá tomado…, supongo que será del verbo ¿allir? 😀

Por cierto que la noticia aparezca en la sección de televisión no implica nada, aunque alguno lo pudiera considerar un eximente.

Graduaciones escolares

En estas fechas de graduaciones y finales de curso un poco de humor no viene mal, aunque a lo mejor no es humor sino realidad como la vida misma 😉

¡¡Disfruten lo votado!!

Imagen de Tumisu en Pixabay

¡Disfruten lo votado! Una frase cada vez más recurrente entre radicales de uno y otro lado. Últimamente lo escucho y lo leo casi a diario, generalmente viene de labios de aquellos a los que no les han gustado los últimos resultados de las elecciones, de cualquier elección, pero curiosamente es indiferente si son de uno u otro lado del espectro político. En esto son primos hermanos.

Que llega Vox y saca 10 escaños en Andalucía, pues salen unos cuantos hablando de alerta antifascista, y en cuanto el nuevo gobierno andaluz hace 4 leyes ya salen los palmeros de turno a hablar de que si solo gobiernan para los ricos, que si son unos fascistas, que si tal y que si pascual, y por supuesto terminan con el consabido ¡Disfruten de lo votado!

Que llega Pablo Casado y se pega la leche padre con un resultado estrepitoso perdiendo la mitad de los diputados, pues llegan los suyos y al primer comentario de Pedro Sánchez empiezan a hablar de que si subida de impuestos para la clase media, que si se arroja en brazos de los independentistas, que si tal y que si pascual y por supuesto, como los otros, terminan con un ¡Disfruten de lo votado!

Quizá, solo quizá, cuando Vox saca diez diputados en Andalucía o 24 en toda España es porque hay mucha gente harta y unos les habrán votado por convicción y otros simplemente por joder un poquito la marrana, que también es posible. Quizá, solo quizá, cuando Pedro Sánchez, gana las elecciones, es porque la gente está harta de un PP corrupto hasta las trancas y han querido darle un toque de atención o incluso un golpe de gracia, que también ha podido ser.

Pero bueno, en unas horas empezará la cantinela del voto útil, del vótame a mí para que no gobierne la derecha o vótame a mí para que no gobierne la izquierda. Pero que nadie lo dude, el 26 de mayo volveremos a escuchar ¡disfruten lo votado! siempre en un tono agrio y despectivo, pues ¿saben que les digo? que yo voy a intentar disfrutarlo, y amargados se queden ustedes.

¿Por qué es importante leer?

Hoy es el Día del Libro y creo que no hay mejor día en el año para lanzar esta reflexión.

La pregunta de por qué es importante leer para mi tiene infinitas respuestas; para evadirnos, para consolarnos, para soñar, para imaginar, para descubrir el mundo…

Pero para otros la respuesta no está tan clara, hay mucha gente a la que no le gusta leer y cree que no tiene importancia. Yo creo que el sistema educativo y los profesores tienen parte de culpa. Siempre tendré una duda sin resolver, ¿a más gente le gustaría leer si cuando somos pequeños no nos obligaran a hacerlo?

Obligar a leer determinados libros cuando somos pequeños me parece una tontería que en muchos casos hace que aborrezcamos la lectura. Hay una frase hecha que creo que tiene mucha razón: “para gustos los colores”. Con los libros ocurre lo mismo, no se puede obligar a treinta niños a leer el mismo libro porque cada uno tiene sus preferencias, pero para el profesor es mas cómodo mandar el mismo libro año sí año también.

Tampoco digo que toda la culpa esté en los colegios, en casa también se puede y se debe leer, pero si los niños no ven a sus padres, sus mayores referentes, leyendo, ellos nunca lo harán.

Quizá lo único que me salvó de odiar la lectura fue ver que mis padres sí leían, en casa siempre ha habido libros; primero en papel, luego en digital, pero los ha habido. En mi casa leer es una actividad habitual como lo es comer. Desde pequeña he adquirido la costumbre y he aprendido a disfrutarla. A mis padres se lo agradezco enormemente porque leer me enriquece como persona, me permite tener diferentes puntos de vista, en definitiva, me ha hecho la persona que soy.

Por último decir que es una pena que los niños de hoy no aprecien la lectura porque los adultos del mañana tampoco lo harán y tendrán problemas para expresarse, falta de vocabulario, problemas de ortografía, no sabrán redactar…

Al fin y al cabo es la decisión de cada uno pero yo les recomiendo que prueben a disfrutar de un buen libro que realmente les guste y verán todo lo que se han perdido.

Feliz Día del Libro a todos y espero que hayan disfrutado con la lectura 😉

¿Cómo te suena?

Los alumnos de 2º de bachillerato de la Escuela de Arte José María Cruz Novillo, de Cuenca, han realizado un vídeo dentro de la asignatura Cultura Audiovisual en colaboración con sus compañeros del 2º ciclo de fotografía en el que denuncian el machismo implícito y explícito en las letras de algunas de las canciones que más suenan…

Lo importante no es el envoltorio, sino el mensaje” dicen los alumnos en un vídeo en el que un grupo de chicos y chicas mirando directamente al espectador replican algunos fragmentos de canciones que estamos hartos de escuchar…“Pégala, azótala. Sin miedo que no hace nada, mírala si se ríe le gusta”, o “Estoy enamorado de cuatro tías, siempre me dan lo que quiero, follan cuando yo les digo y nunca me ponen peros”, o este otro: “Sí, yo cocinaré. Sí, yo limpiaré…Sí, serás el jefe, sí, te respetaré. Lo que sea que me digas, porque es el juego en el que estás escupiendo”…

El resumen lo hacen ellos mismos: “Que no te confundan y que no te lo adornen, la música es cultura y en la cultura no cabe el machismo. Y ahora, té decides, cómo te suena?”

La importancia, cada vez más relativa, de los medios de comunicación

Leía esta mañana un artículo de Vicente Lozano en El Mundo con el que no puedo estar más de acuerdo, Sin teles, sin radios, sin prensa. 

Con ayuda rusa o no, las redes sociales fueron un activo fundamental en el triunfo de Trump, como en el ascenso de Podemos en 2014, cierto que con el apoyo de la televisión en ambos casos. Pero la llegada de Vox a las instituciones, o el movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en Francia, no cuentan con el empuje de los grandes medios para darse a conocer.

Es verdad, los medios de comunicación, siguen teniendo un peso y un poder importante en nuestra sociedad, pero mucho me temo que ya no son ese cuarto poder que se decía antes. Han perdido importancia, han perdido seguidores y lo han hecho, entre otras cosas, porque ya no tienen el prestigio -ni la calidad- que tenían antaño. No negaré que la mayoría de los internautas seguimos pasando por sus páginas, pero las más de las veces lo hacemos porque llegamos a ellos a través de un enlace que nos llega por Whatsapp o porque lo vemos en Facebook o Twitter. Aportan poco, no son demasiado fiables, nos convence más lo que dice el bloguero o el tuitero de turno que lo que publican en sus páginas.

Hoy las cosas funcionan de otra manera, no es mejor ni peor, es diferente. A veces una simple tontería (o algo que no es una tontería) se hace viral y llega donde ningún medio de comunicación lo podría hacer nunca. Como dice Lozano en su artículo la carta del médico de Sedella nos ha llegado a todos. Los medios de comunicación tradicionales simplemente la recogen y hacen de altavoz, pero para cuando ellos lo cuentan, los ciudadanos vamos de vuelta y la hemos recibido tres veces en cada grupo de Whatsapp o Telegram. 

Vox, ¿una irrupción esperada o inesperada?

Vox se ha convertido en el tema estrella de las conversaciones en las últimas horas gracias a sus extraordinarios resultados en las elecciones andaluzas. Algo se podía empezar a vislumbrar tras su apoteósico acto en Vistalegre, pero es que además se les ha hecho durante toda la campaña electoral andaluza, y se les sigue haciendo, una publicidad que para sí ya quisieran Sánchez, Casado, Iglesias o Rivera. ¡Qué hablen de mí, aunque sea mal! 

Su irrupción no ha sido demasiado diferente a la que protagonizaron sus antagonistas de Podemos hace unos años. No hay que olvidar que quién más hizo para y por el crecimiento de Podemos fue el Partido Popular y los medios de comunicación afines, especialmente aquella Intereconomía en la que les daban pábulo a todas horas, es de suponer, aunque no pondría la mano en el fuego, que con el único fin de hacer daño al PSOE, la idea era dividir la izquierda, pero visto lo visto lo que se hizo fue movilizar a una parte del electorado que normalmente se mantenía al margen. Ahora, unos años después, han sido principalmente los partidos de izquierda, PSOE y Podemos, y sus medios afines, como la Sexta, los que han fomentado el crecimiento de Vox. Si su intención era dividir a la derecha, ya se ha visto lo que han conseguido.


No pretendo hacer un análisis sesudo sobre las causas y motivos de lo que ha pasado, de hecho a mí las cosas me parecen mucho más sencillas de lo que nos están intentando vender, y me parece que no hay que ser tan rebuscado. Vox ha venido a cubrir una necesidad, como en su momento hizo Podemos. La gente está muy harta de los políticos y de la política, de la casta (de la que hoy forman parte los que vinieron para quitarla) y de la madre del cordero. Radicales hay en todos lados, y si a los votantes de Podemos sus propuestas les parecen sensatas, razonadas y razonables mientras las de Vox no son más que locuras ultras, resulta que a los votantes de Vox les sucede exactamente lo mismo, sus propuestas son sensatas, razonadas y razonables, mientras que las de Podemos son locuras ultras. 

Me parece además que los líderes de la izquierda se están equivocando no mucho, sino muchísimo, con sus mensajes. Pueden seguir anclados en llamar fascistas, xenófobos o ultras a los votantes de Vox o pueden ponerse a intentar averiguar por qué han votado a ese partido, qué les ofrece ese partido para darles su confianza, o de qué tienen miedo esos votantes para lanzarse en brazos de Vox. Si se quedan en lo fácil, en hablar de “alerta antifascista” seguirán haciendo el caldo gordo. A uno le queda la sensación de que cada vez que despotrican contra Vox y sus votantes no están movilizando a los suyos sino despertando a los otros. A Vox le han votado trabajadores que perfectamente en otras elecciones han podido dar su voto a los socialistas, Vox ha sacado votos en poblaciones que poco se parecen al barrio de Salamanca de Madrid, habría que mirar qué es lo que verdaderamente ha pasado. 

“Alerta antifascista”

Es muy fácil echar la culpa a la abstención, opción igual de legítima que la de votar en blanco, en rojo, en azul o en morado, pero estaría bien mirarse el ombligo. Hay hartazgo entre la ciudadanía de ver que el tema catalán es de lo que se preocupan unos y otros dejando de lado los verdaderos problemas de los ciudadanos, hay hartazgo entre la ciudadanía de ver como entre unos y otros se reparten los cargos políticos, judiciales…, hay hartazgo entre la ciudadanía de ver como estamos gobernados por una panda de mangantes, ineptos y sinvergüenzas, de políticos que hablan de ética y luego se la saltan cuando les pilla de cerca, así que me parece que la irrupción de Vox no es tan complicada de entender. En Vox confluyen muchos actores, para algunos es lo que el PP no quiso ser por su tibieza en ciertos asuntos, para otros es una forma útil de castigar a la casta y todo lo que la rodea, pero ojo, que también hay gente que no ve con malos ojos que la educación, o la sanidad estén en manos del gobierno central, o que ya vale de despilfarro y duplicidades de diputaciones, autonomías…, y eso hoy por hoy solo se lo ofrece Vox.