libros

[Libros] Y te irás de aquí, Patricia Kal

Hace un par de meses, publicaba por aquí la noticia de que Lorenzo Silva regalaba un libro escrito bajo seudónimo y que llevaba varios meses circulando por distintas editoriales como experimento para ver que sucedía cuando un autor consagrado quitaba la losa, según sus propias palabras, de la autoría del libro.

Título: Y te irás de aquí
Autor: Patricia Kal (Lorenzo Silva)
Editorial: Zenda – Ruritania Editores S.L.
ISBN: 
Fecha de publicación: Marzo 2020
Número de páginas: 369
Sinopsis: Y te irás de aquí es una historia de amor, es decir, política.
Rosa, una profesional madrileña en la cuarentena, conoce en una fiesta a la que la arrastra contra su voluntad su mujer, Elena, a una perturbadora veinteañera, Milena, de la que cae prendada de manera fulminante. Podría haber quedado ahí la cosa, en un deslumbramiento nocturno sin consecuencias, pero la fortuna no está del lado de Rosa, o sí: la chica no sólo la corresponde, sino que la invita a verse a espaldas de sus respectivas parejas. La decisión de Rosa conducirá al final de su matrimonio con Elena, la pérdida de su casa, el descubrimiento de una pasión nunca antes experimentada y el examen profundo de los desperfectos de su ser y de su biografía. También la llevará a comprender y apreciar lo que la sostiene y hace fuerte, y a recorrer con nuevos ojos su ciudad natal, Madrid, y parte de sus alrededores, para mostrárselos bajo el calor asfixiante del verano de 2019 a la barcelonesa atenta y curiosa que es Milena. La experiencia así compartida con su joven amante le hará plantearse, en fin, el valor de la propia existencia, que sólo emerge de manera completa y cabal en el instante y en el acto del sacrificio.

Opinión personal: Desconozco las razones que llevaron a Lorenzo Silva a este experimento. No es el primer autor (consagrado) en hacerlo, por ejemplo J.K. Rowling, autora de la saga de Harry Potter también dio un paso similar, y desconozco que impresiones habrá sacado el autor de todo ello. Supongo que algún día podremos conocerlas. 🙂
No soy un lector tan experto como para decir que si no hubiera sabido quién era el autor del libro habría descubierto que se trataba de Lorenzo Silva, no llego hasta ahí, pero es cierto que se detecta su estilo en algunas de las reflexiones de Rosa, la protagonista de nuestra historia. Silva no elude la crítica social en sus historias y aquí, como no puede ser menos, vuelven a estar presentes. Silva es un escritor comprometido y pudiéndose estar más o menos de acuerdo con sus opiniones lo que se puede negar es que nunca las esconde.
Y te irás de aquí no es una historia de amor aunque haya amor en la historia, tampoco es una crítica social, aunque haya crítica social en la historia, es otra cosa. A fin de cuentas no somos nada, no hay autenticidad más que en el momento final, o quizás no, porque ¿cuánto de verdad eres tú? Podría ser que nada tenga sentido en nuestras vidas excepto el amor o la muerte…, o quizás no.

Por cierto que me ha sorprendido agradablemente encontrar casi al final del libro la aparición del Jardín del Príncipe, el plátano padre, la casa del Labrador o la referencia a El rana verde… no descarto que el pasado verano, buscando huir del calor de julio, me hubiera podido cruzar con Rosa y Milena mientras contemplaban la majestuosidad de los plátanos del jardín o de la calle de la Reina… Seguro que mucho más habrían disfrutado con una visita en otoño pero menos es nada.

Club de lectura virtual (III) – Aventureros entre libros

El tercero de los libros leídos en nuestro club de lectura ha sido Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr, una novela de carácter autobiográfico en la que se nos narra la historia de una familia judía con dos hijos que debe abandonar Alemania en 1933 justo antes de la llegada al poder de Hitler. A partir de ahí nos iremos encontrando todas las peripecias que sufren en su marcha primero a Suiza y después a Francia y Gran Bretaña, xenofobia, desarraigo…

Una novela en la que de forma realista y a través de los ojos de una niña iremos viendo el paso de una vida acomadada a las dificultades de la falta de dinero, el desconocimiento del idioma, pero en la que no deja de aparecer la solidaridad, la tolerancia…

Como en anteriores ocasiones había un par de semanas de plazo para leer el libro. En la reunión intermedia les propuse trabajo por grupos, siempre con la intención de conocer mejor el contexto en el que se desarrolla la obra y lo cierto es que la historia ha terminado dando bastante juego con los niños. Un grupo nos puso en antecedentes de la situación política y social para entender mejor el contexto en el que se desarrolla la historia, otro de los grupos nos habló de la vida de la autora y como se trata de una novela autobiográfica y el tercer grupo nos habló de las situación de discriminación y persecución que sufrieron colectivos como gitanos o judíos en la Alemania nazi.

La mayoría de los que comenzaron la lectura se terminaron el libro, es una historia fácil de leer y en la que muy pronto eran capaces de meterse en la historia, lo importante, en cualquier caso, es que sigan disfrutando con la lectura. Finalmente termino siempre pidiendo que den una puntuación al libro. Yo les digo que no pasa nada si no les ha gustado y le dan una nota baja, pero son realmente benévolos a la hora de dar notas y Cuando Hitler robó el conejo rosa ha obtenido una nota media de 8,2.

Siempre dejamos para el final de la reunión la elección del siguiente libro. Yo hago una propuesta y algunos también proponen libros, hasta ahora siempre había salido elegida mi propuesta, pero en esta ocasión el libro que más votos recibió fue Kolia, de Leandro Pérez, propuesto por David. Una historia en la que se entremezclan baloncesto, amor… y de la que ya hablamos por aquí hace algún tiempo tanto Paula como yo mismo.

Club de lectura virtual (II) – Aventureros entre libros

Hace un par de semanas publicaba una entrada aquí en el blog hablando de la puesta en marcha de un club de lectura virtual para niños.

Y terminaba esa entrada anunciando que el segundo libro que íbamos a leer era La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson. Tengo que reconocer que es uno de mis libros preferidos, no sé cuántas veces lo habré leído, de chavalillo por lo menos media docena de veces… Y además creo que cada vez que uno lo lee encuentra detalles nuevos en la historia.

No iba a ser una lectura fácil, recuerdo que los chavales andan por los 10-11 años (5º Primaria), y entiendo que no están acostumbrados a este tipo de lecturas. Para alguno de ellos habrá sido probablemente uno de los libros más ‘largos’ que hasta ahora se hayan leído. El lenguaje no es que sea difícil pero estaba completamente seguro de que muchas palabras eran totalmente nuevas para ellos. Ciertamente la lectura en dispositivos electrónicos, ya sean tabletas o lectores electrónicos, permite solventar esto con una simple pulsación sobre la pantalla, pero contaba con que a alguno de ellos las dificultades les podían invitar a abandonar la lectura desde las primeras páginas.

Como en la ocasión anterior había un par de semanas para leer el libro. En la reunión intermedia les propuse que por grupos se documentaran sobre la vida del autor, sobre cómo se había escrito la novela y que nos hablaran de los personajes, también les invite a que el que quisiera escribiera un final alternativo del libro, distinto en definitiva del original. Es una forma de que durante la semana tengan que ‘juntarse’ virtualmente (y ciertamente no se apañan mal) para preparar la actividad.

En esta ocasión han sido menos los que se han terminado el libro, alguno abandonó al poco de empezar, otros se leyeron solo unas pocas páginas, pero también los ha habido que se lo han terminado y además han disfrutado, que al final es lo más importante, con las aventuras de Jim y John Silver. Una de las actividades que hacemos en la reunión en la que ponen un poco en común lo que les ha parecido la historia es dar una puntuación al libro. Yo les digo que no pasa nada si no les ha gustado y le dan una nota baja, pero me sorprendió (y me agradó) ver que la nota media de La isla del tesoro ha sido 8,2.

Como siempre al terminar elegimos el siguiente libro para el club, en este caso se trata de Cuando Hitler robó el conejo rosa, de Judith Kerr. Había alguna opción más pero al final esta fue la elegida. En mi opinión se trata de un libro de ‘más fácil lectura’, es más corto y el lenguaje les puede resultar más cercano. Es una historia con mucho fondo, un título con mucha metáfora, y tengo mucha curiosidad por ver qué me cuentan. Por cierto que en la siguiente reunión debíamos elegir nombre para el club. Y como esa reunión ya se ha celebrado y lo hemos elegido os anuncio que nuestro club ya tiene nombre: Aventureros entre libros.

Aquí os dejo un enlace con la opinión de Carla y su final alternativo. Si llega alguna más la iré incluyendo aquí.

[Libros] Kolia, Leandro Pérez

Kolia - Leandro Pérez -5% en libros | FNAC

Título: Kolia
Autor: Leandro Pérez Editorial: Planeta
ISBN: 9788408209294
Número de páginas: 224
Fecha de publicación: 7 de mayo de 2018
Sinopsis: Si esta historia fuera una película, tendría que comenzar cuando más de nueve mil gargantas cantan el himno a Burgos en el Coliseum, unos segundos antes de que un Madrid liderado por Luka Doncic juegue contra el San Pablo. Como esta historia es una novela, empieza cuando Kolia tiene que encestar tres tiros libres para ganar el campeonato de España cadete.

Kolia tiene catorce años, mide dos metros, sueña con la NBA y ama el baloncesto casi tanto como a Vega, la dueña de la sonrisa más encantadora del universo. Gracias a sus padres, una jugadora de voleibol campeona olímpica y un entrenador que disputó con Petrovic la final contra el Dream Team, tiene todo para triunfar. Pero, cuando Madrid, Barcelona y los Estados Unidos aparecen en su horizonte y le comparan con Sabonis, Shaq y los Gasol, algo inesperado le hará replantearse su destino. Una novela con sueños, pesadillas y reconquistas.

«Recordad este nombre: Kolia. Ya está cerca de las estrellas» Ramón Trecet 

Opinión personal: Empecé a leer Kolia por una casualidad, mi padre lo leyó y cuando lo acabó se lo recomendó a mi hermana porque ella juega al baloncesto. Pero en estos días en los que no sé muy bien que hacer con el tiempo, no sabía que leer y Celia me dijo que este libro podía ser una buena idea, y no se equivocaba. Simplemente me enganchó. Kolia me atrapó entre sus páginas desde el primer instante, y tanto fue así que no me pude dormir hasta que lo acabe.

Este libro contiene entre sus páginas un año de la vida de Kolia, un chaval de catorce años que mide dos metros y sueña con la NBA, en forma de diario por lo que está narrado en primera persona, de lo que me llama la atención lo bien que el autor imita la forma que tenemos de hablar los adolescentes.

Me gusta como es capaz de recrear situaciones más o menos cotidianas sin perder el frenesí constante de la historia que no te deja parar.

Una historia emocionante y que emociona, además de servir para reflexionar sobre lo rápido que cambia todo y es que en un instante podemos pasar de cien a cero, aunque la vida nos puede sonreír y ocurrir al revés.

Club de lectura virtual

En estos días de cuarentena tenemos más tiempo del habitual y es por eso que buscamos actividades para mantenernos ocupados. Una de estas ideas peregrinas la ha tenido mi padre y no tiene nada que ver con el papel higiénico. A JL se le ha ocurrido formar un club de lectura con algunos de los amigos de mi hermana Adriana (5º de primaria) y yo he decidido participar como una más.

Hace apenas una semana surgía la idea y mi padre se puso manos a la obra para buscar una buen libro con el que comenzar. El título elegido finalmente ha sido El fabuloso mundo de las letras de Jordi Sierra i Fabra.

Hoy hemos tenido la primera reunión de este cuanto menos curioso club. Simplemente ha sido una toma de contacto pues la mayoría no hemos terminado el libro. Nos han preguntado por dónde vamos y qué nos está pareciendo, además nos han propuesto unos “deberes”, pero que estoy segura que más de uno haremos con gusto. Para la semana que viene tenemos que buscar por grupos información sobre el autor y la editorial que ha publicado el libro y pensar la respuesta a la pregunta: ¿leer es divertido?

Iniciativas como esta sirven para alegrarnos estos días de confinamiento y al menos yo estoy deseando que llegue la próxima reunión. Aunque lo más importante y supongo que el objetivo final de la actividad es que los niños descubran nuevos libros y conseguir que alguno se enganche a la lectura, pues compartir lo que leen con sus mejores amigos puede ser algo muy divertido.

Para la semana que viene ya habré terminado el libro y seguramente ahora que me sobra el tiempo me animaré a dejar por aquí mi opinión sobre esa lectura.

2 de abril, Día del Libro Infantil y Juvenil

Hoy, 2 de abril, se celebra el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, coincidiendo con el aniversario del nacimiento de Hans Christian Andersen (Odense, Dinamarca, 2-Abril-1805, Copenhague, Dinamarca, 4-Agosto-1875).

Desde 1967 el IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil, por las siglas inglesas de International Board on Books for Young People)promueve la celebración de este día con el fin de promocionar los libros infantiles y juveniles y fomentar la lectura entre los más jóvenes.

Cada año una Sección Nacional tiene la oportunidad de ser la patrocinadora internacional del Día del Libro Infantil y selecciona un escritor/a representativo y a un reconocido ilustrador/a de su país para que elaboren el mensaje dirigido a todos los niños del mundo y el cartel que se distribuye por todo el mundo, y se promueva la celebración en las bibliotecas, centros escolares, librerías, etc.

Este año la sección encargada es la de Eslovenia. El autor del mensaje es Peter Svetina y el ilustrador del cartel es Damijan Stepancic.

El mensaje de este año se puede leer en la web de Oepli y es el siguiente:

Donde yo vivo, los arbustos se vuelven verdes a finales de abril o principios de mayo. Al poco tiempo, se llenan de crisálidas de mariposas, que lucen como vetas de algodón o algodón de azúcar. Las orugas devoran los arbustos hoja tras hoja, hasta dejarlos despojados. Cuando las mariposas salen de sus crisálidas, echan a volar, pero los arbustos no quedan arruinados. Al llegar el verano brotan de nuevo, y así una y otra vez.
Esta es la imagen de un escritor, la imagen de un poeta. Son carcomidos, agotados por sus historias y sus poemas, las cuales, una vez finalizadas, emprenden su propio vuelo, refugiándose en los libros y encontrando a sus lectores. Esto no deja de repetirse.
¿Qué ocurre con estas historias y estos poemas?
Conozco a un chico al que tuvieron que operar de los ojos. Tras la operación, pasaron dos semanas donde solo se le permitió permanecer recostado sobre su lado derecho, y después de aquello, otro mes donde no pudo leer nada. Cuando volvió a coger un libro, mes y medio después, sintió como si estuviera recogiendo palabras a cucharadas, casi comiéndoselas.
Y conozco a una chica que ahora es maestra. Me dijo: pobres de aquellos niños a los que sus padres no leían libros.
Las palabras en los poemas y en los cuentos son alimento. No alimento para el cuerpo, nada que pueda llenar el estómago. Son alimento para el espíritu y para el alma.
Cuando el hombre tiene hambre o sed, se le encoge el estómago y se le seca la boca. Busca encontrar algo para comer, un trozo de pan, un plato de arroz o de maíz, un pescado o un plátano. Cuanto más hambriento se encuentra, más se le estrecha la mirada; ya no ve otra cosa que aquello que pueda saciarle.
Sin embargo, el hambre de palabras se manifiesta de forma distinta: como una tristeza, una apatía, una arrogancia. Las personas que sufren de este tipo de hambre no son conscientes de que sus almas están tiritando, de que están pasando junto a sí mismas sin haberse percibido. Una parte de su propio mundo se les va de las manos sin ellos darse cuenta.
Este tipo de hambre es la que sacian los poemas y las historias.
¿Existe, no obstante, esperanza para aquellos que nunca han satisfecho esta hambre con palabras?
Sí. Aquel chico lee casi cada día. La chica que es maestra lee cuentos a sus alumnos cada viernes, cada semana. Si alguna vez se olvida, los niños no tardan en recordárselo.
¿Y qué ocurre con el escritor, con el poeta? Con la llegada del verano, volverán a verdecer. Y una vez más serán engullidos por sus historias y poemas, que acabarán volando en todas las direcciones, igual que las mariposas. Una y otra vez.

Lorenzo Silva regala su último libro, Y te irás de aquí

El escritor Lorenzo Silva ha decidido revelar un secreto que solo conocían algunos de los más cercanos a él, ha revelado que Patricial Kal es él.
¿Y quién es Patricia Kal? Patricia Kal es la autora de una novela, Y te irás de aquí, cuyo manuscrito lleva circulando por las editoriales desde hace unos meses. Rechazado por algunas de ellas que supongo que ahora que Lorenzo ha desvelado el secreto se echarán las manos a la cabeza o quizás no, que nunca se sabe.

Explica Lorenzo que quería hacer un experimento despojando a la historia de la losa, como él dice, que supone la autoría de la misma. Y en su artículo en XLSemanal y en su propia web, que por supuesto invito a leer expone las claves de esta decisión…

Este es, según él mismo, el coste del libro, yo creo que, sinceramente, merece la pena.

En los últimos días se vienen oyendo voces contra iniciativas como esta, de poner a disposición de los lectores libros gratuitos. En este caso se trata de un libro que no existe siquiera en soporte físico, y nunca he creído que ningún autor —o autora—, con su nombre o con seudónimo, le quite lectores a otro —u otra—. Por si acaso, me atrevo a pedir a quien lea la novela y encuentre que la experiencia le compensa que con lo que se ha ahorrado, cuando pueda, compre un libro. A ser posible, uno de los que han aparecido en estos días y van a ver reducido su número de lectores, uno de los que publican los pequeños editores a los que esta crisis va a golpear o uno que lleve la firma de un escritor o escritora que empieza. Y que lo haga en una de esas librerías que ahora están cerradas y que merecen sobrevivir.

Ya está descargado al Kindle, será mi próxima lectura en cuanto termine con lo que tengo entre manos. ¡Gracias Lorenzo!