educación

De los dichos a los hechos

accedelibrosA finales del curso pasado se anunciaba, a bombo y platillo, que es como se suelen anunciar estas cosas, una ley de gratuidad de libros de texto. Ley propuesta por Ciudadanos y que incorporó enmiendas del resto de grupos parlamentarios de la Asamblea de Madrid y que finalmente fue aprobada por unanimidad de todos los grupos.

Ciudadanos calculaba un ahorro aproximado para las familias de entre 250 y 300€ al año por cada alumno de primaria, secundaria y formación profesional básica que se sumará al programa. El modelo se iba a desarrollar mediante la creación de un banco de libros en “todos los centros docentes sostenidos con fondos públicos”, es decir podían participar en él todos los centros públicos y concertados de la Comunidad de Madrid.

Ciertamente ya desde el principio surgieron críticas desde distintos sectores, desde la Ceapa por ejemplo no gustaba la voluntariedad del programa y hubieran preferido su universalidad, ya que aunque consideraban la ley un avance pensaban que podía provocar que hubiera alumnos de primera y de segunda, ya que las familias con medios podrían preferir que sus hijos no utilizasen libros usados. También criticaba que la Comunidad de Madrid no se hubiera reunido con los representantes de los padres a la hora de preparar la ley, critica similar a la esgrimida por Anele (Asociación Nacional de Editores de Libros) que en aquel momento consideraba que la ley dejaba en una situación de incertidumbre a empresas y librerías.

Al poco de comenzar este curso escolar 2017-2018 empezó a correr como la pólvora un mensaje por los grupos de Whatsapp tan habituales en los colegios en el que aparecía una carta remitida por la Consejería de Educación destinada a los alumnos de los colegios públicos relativa al programa “ACCEDE” que es el nombre con el que se conoce la iniciativa y que inicialmente dio la impresión de que dejaba fuera del plan a los colegios concertados. La Consejería de Educación tuvo que salir a dar explicaciones, al igual que muchos centros escolares que decían no saber nada del tema. ¿Improvisación, quizás?

Desde la Consejería se fueron realizando sondeos para evaluar el impacto que tendría esta medida así como el número de alumnos que estaban interesados en sumarse al programa. No he encontrado información fiable al respecto más allá de los comentarios que me han llegado a través de algún profesor y director de centros escolares, unos me hablaban prácticamente un 100% de familias que se sumarían al programa mientras que otros rebajaban la cifra alrededor del 55-60%.

Son muchas las aristas que rodean una ley de estas características y poco a poco van saliendo a la luz, desde la Federación de Enseñanza de USO denuncian que las cantidades aportadas por la consejería para financiar la gestión del programa en los centros concertados son mucho menores que en los centros públicos, donde el profesor coordinador cobrará un complemento incluido en nómina cosa que no ocurrirá en los concertados. A partir de este punto algunos centros concertados (que tienen por ley que solicitar la adhesión voluntaria al programa) comienzan a plantearse aún más dudas…

Hace solo unos días Emilio Díaz, responsable de comunicación y relaciones institucionales de Escuelas Católicas de Madrid, publicaba un artículo mostrando sus dudas respecto al programa:

“Y se nota en el poso de inquietud y cierta insatisfacción que se vive en los centros con relación a este sistema de préstamo. Una insatisfacción que se desprende de los plazos establecidos; de la población escolar inicialmente beneficiada; de la información transmitida; del trabajo burocrático que el sistema genera a los centros y que recaerá fundamentalmente en un ya saturado personal de administración y servicios; y, sobre todo, en los límites económicos planteados para las ayudas y su posible incidencia en la autonomía de los centros para determinar sus libros y materiales.”

Sin decir nada, se dice mucho, si uno lee entre líneas ve que esta ley no termina de convencer a todos. Por ejemplo, el dinero que puede gastar un colegio en los libros de primaria por alumno es de 150€ entre todas las asignaturas, pero los padres sabemos que generalmente ese precio se va más arriba, así pues no deja de haber una trampa,  porque eso puede obligar al colegio a elegir unos manuales que no eran los más idóneos… A buen entendedor pocas palabras bastan que dice el sabio refrán.

Al final, después de todo, este próximo curso 2018-2019 resulta que no, que no todos los alumnos de la Comunidad de Madrid van a tener acceso a este programa. En este curso solo tendrán acceso al programa aquellos que tengan una renta per cápita familiar de 4.260 euros o menos, los perceptores de la Renta Mínima de Inserción, familias en intervención social, tutelados en acogimiento residencial, víctimas de terrorismo y de violencia de género, alumnos con necesidades educativas y los beneficiarios de protección internacional.

Pero vamos, que no pasa nada, que al curso que viene, coincidiendo con que hay elecciones, habrá pan y toros para todos, ya verán ustedes como es así.

Anuncios

Ironías y libros de texto

Han sido varias las ocasiones (1, 2, 3, 4, 5…), en las que he hablado de libros de texto en este blog. Y no he escondido mi opinión al respecto, no me gustan. Veo en los libros de texto más un negocio que otra cosa. Un negocio para las editoriales, un negocio para el comercio por Internet, y me refiero específicamente a Amazon (no hay datos públicos al respecto pero estoy convencido de que un muy buen porcentaje de sus beneficios vienen por este camino), un negocio también para muchos colegios concertados y privados que bordeando los límites de lo ético, que no de lo legal, se dedican a actuar como libreros cuando empieza el curso.

Lo he dicho ya en alguna ocasión pero me parece muy, muy triste que nada más empezar el curso el propio profesor diga a sus alumnos que el libro de texto que les han obligado a comprar no le gusta, y que por tanto no lo va a seguir, y así les da material fotocopiable de otras editoriales, o problemas que descarga de Internet porque con un criterio perfectamente respetable le parecen mejores, más interesantes o más didácticos. Igual de triste me parece que los alumnos te lleguen y te digan que su profesor no sigue el libro, que simplemente lo utiliza para señalarles los problemas que tienen que hacer como tarea. Es más habitual de lo que ustedes, amables lectores, pueden creer, y si no hagan la prueba y pregunten a hijos y conocidos.

Se que hay muchos profesores que siguen este blog, algunos no estarán de acuerdo con lo que estoy diciendo y seguro que tienen su parte de razón, estoy generalizando, pero como digo esta denuncia que hago aquí es algo muy habitual. Pero también hay algunos profesores que me han reconocido directamente que ellos no quieren tal o cual libro de texto pero desde la dirección o el departamento correspondiente “se lo imponen”, no creo necesario aclarar el tipo de intereses a los que son debidas estas decisiones.

Un libro de texto pasa, o debería pasar, muchas revisiones antes de ser enviado a imprenta, las ambigüedades no deberían existir en estos manuales que entiendo han tenido que ser revisados por expertos. O quizás no. Supongo que me estoy haciendo mayor y por eso los libros de texto, los que utilizan mis alumnos, o los de mis hijas sin ir más lejos, me parecen malos de solemnidad. La imagen que aquí dejo es solo un ejemplo de un libro de lengua de tercero de primaria de la editorial SM.

IMG_20171203_205549.jpg

Amables lectores les invito a que intenten resolver el ejercicio 5. ¿Qué sustantivo sobra en cada fila?

A mí, en la primera fila se me ocurre que podría sobrar guirnalda, porque es el único de los sustantivo con un número impar de letras. Aunque también podría ser estrella que es la única que empieza por vocal. ¿Y si es polvorones que es la única masculina?

En la segunda fila se me ocurre que el sustantivo erróneo es uvas porque es el único de todos ellos que empieza por vocal, aunque claro ¿quién me dice que no es roscón que es la única palabra con tilde?.

En la tercera fila yo apostaría por rey, es la única que lleva la i griega o ye, no sólo en la fila sino en todo el ejercicio, pero lo cierto es que dudo, porque podría ser lazo como única palabra llana del grupo. Aunque finalmente me quedaría con rey, porque es la única carta de la baraja española que figura en la lista.

Por cierto, no hago nunca los deberes de mis hijas, pero si me piden ayuda intento ofrecérsela, en este caso le he dicho lo que he escrito más arriba pero también le he ofrecido otras respuestas, ella es la que he decidido con cual se quedaba 😀

En fin, lo tomaré con ironía y sentido del humor… No queda otra.

 

De arengas educativas

pencil

Imagen: Pixabay

Supongo que quien más y quien menos habrá leído o escuchado la arenga, como ella misma lo definió, de Eva María Romero Valderas, profesora del IES Isidro de Arcenegui, de Marchena (Sevilla), en un claustro de profesores la pasada semana. En este enlace de La voz de Marchena aparece completa.

Es entendible, perfectamente entendible, su hartazgo por una situación que además cada día que pasa va a peor. Pero como toda generalización resulta injusta. Creo que cada vez somos más los que pensamos que el sistema educativo actual parece que tiene como objetivo último formar una masa irreflexiva y aborregada, en otro caso no se entiende algunas de las reformas que los políticos de turno van llevando a cabo con las leyes educativas. Pero los problemas están en los dos lados de la barrera, sería injusto fijarse sólo en una parte.

Estoy convencido de que una mayoría de los docentes lo son por vocación, pero hay un número considerable que han llegado a la profesión de rebote, de casualidad o por causalidad y esos también hacen mucho mal a la educación, también podrían levantar la voz alumnos hartos de ciertas situaciones y su discurso sería igual de sensato que el de esta profesora. Ayer mismo unas alumnas me hablaban de cómo han perdido la ilusión  por la asignatura de filosofía en 1º de bachilllerato al encontrarse cada mañana con un profesor que si no dice en cada clase “Callaos esa puta boca” un par de veces parece que le falta algo, o esas otras alumnas de 2º de ESO que prefieren no preguntar sus dudas a su profesor de Física y Química porque saben que no va responderles, sino que va a humillarles.

¿Tenemos lo que nos merecemos?

cartel-policia-v4El viernes pasado, en el colegio de mis hijas, organizado por la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio junto con el Cuerpo Nacional de Policía, pudimos asistir a una más que interesante conferencia sobre el acoso escolar, sus riesgos y como prevenirlo.

Beatriz, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, explica los asuntos de forma amena, didáctica y sobre todo muy pedagógica. Creo que su intención no es meter el miedo en el cuerpo a nadie, aunque lo consigue, sino más bien concienciar sobre un problema, sobre una realidad que aunque no queramos ver está latente. Y muy cerca.

intenet-negroPero no era tanto de esto, que es interesante, como otro tema el que quería señalar: la falta de público. No puedo entender como en un colegio con 400 familias no llegaramos a 20 el número de asistentes, y además viendo las mismas caras de siempre. ¿Falta de difusión y publicidad? Hoy con los grupos de Whatsapp que tienen todas las clases no comprendo que alguien no haya podido enterarse. ¿Falta de interés? Nos pasamos el tiempo diciendo lo preocupados que estamos, hablamos en corrillos a la puerta del cole y luego cuando nos ofrecen algo en bandeja…, lo rechazamos. Es lo de siempre, a mí me interesa mucho este tema, me preocupa lo que pueda suceder con mis hijos, pero… con tantas cosas que tengo que hacer ¿cómo voy a dedicar una hora a informarme y aprender?

A veces no tenemos sino lo que nos merecemos…

Se necesita empatía, no miedo

Los chavales de Montando el local dan una lección en toda regla con su particular visión del mundo de la educación… y es que es verdad, se necesita empatía, no miedo.

Mucho que cambiar en estas cocinas si queremos que nuestros productos salgan un poquito, sólo un poquito, mejor… No os perdáis el vídeo porque es imperdible.

5 de octubre, Día Mundial del Maestro

Hoy, 5 de octubre, se celebra el Día Mundial del Maestro y recordaba que por estas fechas, hace un año, publicaba un artículo en el semanario Más, titulado A los maestros.

outfileUna de las lecturas con las que más he disfrutado este año ha sido el libro ‘Hombres buenos’, de Arturo Pérez-Reverte, un sentido homenaje a la razón por encima de todo. Un homenaje a los ilustrados, unos personajes que dos siglos después se echan a faltar en nuestro devenir diario y que cada día que pasa se encuentran más asfixiados por lo políticamente correcto. Su voz cada vez está más distorsionada y apenas se les escucha.
El mejor ejemplo de hombres (y mujeres) buenos que podemos encontrarnos hoy es el de los maestros. Un maestro ilumina a sus alumnos, les abre camino, estimula su curiosidad y el amor por el aprendizaje. Un maestro aprende cuando enseña y por eso cada día es más sabio.
He dicho maestro y no profesor porque no me parece que sean lo mismo, un maestro está enfocado en sus alumnos, un profesor está enfocado en sí mismo. Para el maestro lo importante es el alumno  mientras que para el profesor lo es su figura y su necesidad de reconocimiento.
La situación de la educación en España no está para tirar cohetes, pero quizás resulte que en los colegios hay muy buenos maestros y en la política sobran profesores que les gustar meter la mano en los temas educativos.
El lunes pasado se celebraba el Día Mundial del Docente. Sirvan pues estas líneas para agradecerles a todos esos maestros la labor que realizan y para pedir a los profesores de la política que hagan un ejercicio de autocrítica, que busquen a los maestros que tengan cerca y que les pidan con humildad que les ayuden a ser como ellos.

La Fundación Promaestro ha querido también rendir homenaje a los profesores en un vídeo en el que ironiza sobre la tendencia que tenemos a opinar sobre aquellas cosas que creemos que sabemos. “Los profesores deberían hacer…” es una frase que se oye a la puerta del colegio casi tanto como la de “cada niño es un mundo”.