Diario de un día más y un día menos (XXI)

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, en rueda de prensa ha dicho que ya se ha alcanzado el pico del coronavirus, (no sé ya la de veces que lo he escuchado a ministros, expertos…) y ahora toca doblegar la curva de nuevos contagios. No sé si esto es lo del día de la marmota, pero ¿cuántas veces y desde hace cuántos días se nos viene diciendo lo del pico? La semana pasada se hablaba desde el gobierno de desescalada, luego se rectificó, y supongo que en diez o quince días nos dirán que empieza la desescalada. Mucha palabrería y pocos hechos.

El reparto de mascarillas parece que se ha llevado mejor de lo que algunos esperábamos, algo de lo que hay que congratularse, aunque pese a todo las comunidades autónomas siguen hablando de improvisación y falta de comunicación. Desde el gobierno se debería hacer un esfuerzo porque cada vez son más los que levantan la voz coincidiendo en las mismas críticas, y desde el gobierno más que tender una mano se echa gasolina en cuanto se puede. Abalos se podía haber ahorrado esta mañana el comentario de que “lamenta decepcionar” porque todo haya ido bien…Tenemos a Sánchez de poli bueno y Abalos, Lastras son los polis malos.

Cada día que pasa escuchamos o leemos nuevos testimonios que a la par estremecen y enfadan. Los que han estado al pie del cañón desde el primer día lo han hecho sin medios, sin protección y expuestos a todo. Mientras con vendernos que eran héroes parecía ser suficiente. La carta que envía Enriqueta Cuchillo a Pedro Sánchez tras la muerte de su marido es comprensible desde el dolor de quien ha perdido a un ser querido. No será la única que le llegará a Sánchez y es algo que siempre le tocará llevar sobre su conciencia.

En varias ocasiones ya hemos hablado por aquí del número de fallecidos real a causa de la pandemia, hoy aparece una noticia en El independiente que vuelve a demostrar que esto nos ha venido muy grande, y los que tenían la responsabilidad de llevarlo adelante no estaban preparados ni cualificados para ello. No son buenos gestores ni en sanidad, ni en justicia… Si se dejara trabajar más a los técnicos y menos a los políticos seguramente nos iría bastante mejor.

Los números de hoy nos traen una bajada en el número de fallecidos ‘oficial’ (517) hasta los 17.489. A día de hoy el número de activos continúa incrementándose de un día para otro con lo que en 15-20 días si nada lo remedia estaremos aún en cifras de 250-300 fallecidos diarios… Para finales de abril mi estimación se acerca a los 23.000 fallecidos. Ojalá me equivoque por exceso, espero no hacerlo por defecto.

Lo he dicho ya en varias ocasiones, lo de los aplausos está muy bien, pero no puede ocultar el dolor por los 17.500 fallecidos. Por eso lo positivo del diario de hoy va para esos policías locales de Zaragoza que tras los aplausos de las 20,00 horas quisieron rendir un homenaje a todos los que ya no pueden salir a aplaudir. Y pidieron un minuto de silencio por todos ellos. El aplauso tras ese minuto es probablemente el más emotivo de todos los que cada día se producen en nuestras calles.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s