Mes: octubre 2018

De castigos colectivos en el colegio…

castigado_librosAl mundo de la educación han llegado, o eso se dice, nuevos tiempos. Ahora se habla de inteligencias múltiples, de educación expandida, de alteridad, de aprendizaje basado en el pensamiento, the flipped classroom,… No voy a entrar a debatir si son la panacea o no sirven para nada, y es que además esta entrada del blog no trata de todo eso.

Hoy voy a hablar de algo mucho más mundano, los castigos en el colegio, y más concretamente de los castigos colectivos en el colegio. Adelanto ya que no estoy para nada de acuerdo con los castigos colectivos. Y defino castigo colectivo como aquel que se impone a un grupo de alumnos como resultado del comportamiento de uno o más individuos del grupo. Y aclaro aún más, voy a hablar de castigos colectivos que se imponen a un grupo por un comportamiento que han tenido tres individuos concretos y perfectamente identificados de un grupo. No estoy hablando de un caso en el que no se sabe quién ha sido el culpable, estoy hablando de un caso en el que los culpables están perfectamente identificados.  Aún así también quiero dejar claro que estaría en contra del castigo colectivo aunque los culpables no estuvieran identificados.

Es evidente que el profesor ante un hecho punitivo como el que me refiero puede tomar distintas alternativas: Aplicar un castigo a los tres alumnos que han cometido el hecho, no aplicar castigo alguno y la que a mí me parece más surrealista de todas, castigar a todos los alumnos de la clase por un hecho que cometieron tres alumnos concretos.

Lo que voy a decir puede parecer un poco fuerte, pero creo que la decisión que tome el profesor permite definir el carácter de esta persona y nos permite hacer un juicio de valor  acerca de cuáles son los principios que rigen sus actos, si es que tiene principios, que esa es otra.

Lanzo unas cuantas preguntas y sus correspondientes respuestas:

  • ¿Es lícito castigar a alguien que no ha hecho nada malo? Mi respuesta es no.
  • ¿Se está incurriendo en maltrato contra aquellos alumnos que no hicieron nada malo? Mi respuesta es sí.
  • ¿Trata de forma indigna a alumnos que no lo merecen? Mi respuesta es sí.
  • ¿Promueve el enfado y la indignación de aquellos alumnos que no hicieron nada? Mi respuesta es sí.
  • ¿Puede incitar al enfado e incluso la violencia contra los culpables del castigo? Mi respuesta es sí.
  • ¿Favorece el buen ambiente del grupo? Mi respuesta es no.
  • ¿Provoca rechazo hacia la actitud o incluso hacia el mismo profesor? Mi respuesta es sí.
  • ¿Provoca indignación en madres y padres que intentan “justificar” ante sus hijos lo injustificable? De nuevo la respuesta es sí.

Entiendo que cuando el profesor toma la decisión de castigar a todos, opta por el camino fácil y rápido, todos castigados y así “aprenden la lección”. Supongo además que el profesor pretende dejar claro ante los alumnos su autoridad, pero lo cierto es que está perdiéndola toda de golpe. La suya no es una medida educativa, no sirve para nada más allá de ahorrarse el dar un clase mientras los alumnos escriben 100 veces “no debo desobedecer al profesor”, aunque solo lo hayan hecho tres de ellos.

El profesor pierde su autoridad moral (si es que la tenía), consigue la incomprensión de los alumnos que no hicieron nada para ser castigados, elimina su función educadora y hace que su descrédito ante padres y madres crezca de manera exponencial. Si alguien se porta mal, digáselo a esa persona, no a todos. La clase no es la que se porta mal, quién se porta mal son una, dos o tres personas.

Vaya por delante el respeto absoluto para todos esos profesores que cada día trabajan y educan a nuestros hijos, nuestro deber como padres es apoyarles en esa difícil labor, pero para apoyarles en esa labor es imprescindible que las decisiones que tomen sean justas. Castigar a toda la clase por lo que han hecho tres personas no es justo, lo diga Agamenón o su porquero.

 

 

Anuncios

Mis enlaces semanales (XCIII)

enlacesUna semana más llega la recopilación de mis enlaces semanales. Hoy llegamos a la edición nonagésimo tercera. Los lectores habituales del blog recordarán que en esta sección comparto enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en Tumblr, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

Aprovecho también para recordar que si no os queréis perder el contenido del blog podéis seguirlo a través de Telegram (opción más recomendable en lo que a privacidad se refiere) o Whatsapp.

Termino entrada como es habitual desde Aranjuez:

  • Laura Barreiro hace crítica cinematográfica y habla de El pomo azul.
  • Supongo que a casi nadie por la ribera del Tajo sorprende la defensa que desde el semanario Más se hace semana sí y semana también del equipo de gobierno de Aranjuez, pero por si acaso A setas o a rolex.

[Juegos de mesa] Skyjo

skyjoSkyjo es un juego de cartas al que pueden jugar entre dos y ocho jugadores. Está recomendado para niños y mayores a partir de los ocho años de edad y la duración de una partida oscila entre los 30 y los 45 minutos.

La mecánica del juego es muy sencilla, las reglas del juego son muy fáciles de aprender, incluso por los más pequeños, y en solo unos minutos toda la familia puede estar disfrutando del juego.

Instrucciones de juego: Se juega por turnos y el objetivo principal de cada jugador es terminar la partida con el menor número posible de puntos sobre la mesa en cada ronda y finaliza cuando alguno de los jugadores llega a los 100 puntos, con lo que la idea principal es deshacerse de tantas cartas altas como sea posible.

Inicialmente se mezclan las cartas y se reparten doce a cada jugador que sin verlas las pondrán delante, boca abajo, en cuatro columnas y tres filas. Las cartas que no se han repartido se dejan en el centro, una de ellas boca arriba y el resto en una pila boca abajo. Cada jugador levanta dos de sus cartas (las que prefiera) y las pone boca arriba. Se suman los puntos de cada uno de los jugadores y comienza el juego el que inicialmente suma más puntos.

El jugador podrá optar por coger la carta que está boca arriba y en ese caso la sustituirá por una de las que tenga frente a él (puede estar boca arriba o boca abajo, aunque lo más lógico en este caso es sustituirla por una de las que están boca arriba), o bien coger una carta que está boca abajo y en ese caso tiene dos opciones: jugar del mismo modo que anteriormente, sustituyéndola por una de las cartas que tiene delante o como segunda opción descartarla directamente si no le gusta, estando obligado en este caso a dar la vuelta a una de las cartas que tuviera frente a él boca abajo.

Pasa el turno al siguiente jugador en sentido de las agujas del reloj que tendrá que repetir el mismo proceso. Si en el transcurso del juego algún jugador tiene tres cartas con el mismo número en la misma columna procede a retirarlas al mazo de descartes, con lo que en ocasiones tener cartas altas no es una mala opción si están colocadas en la misma columna.

La ronda finaliza cuando uno de los jugadores levanta todas sus cartas, en ese momento el resto de los jugadores tendrá un movimiento más para intentar eliminar puntos de sus cartas. Finalmente si hay cartas que aún están tapadas se dan la vuelta y se suman los puntos de cada jugador. El jugador que levantó la última carta (es decir el primero que pone boca arriba todas sus cartas) debe tener el menor número de puntos y si no es así  porque otro jugador tengo menos puntos o los mismos que él se sumará el doble de los que tenga en su mano (excepto si la puntuación es negativa). El resto de jugadores suman sus puntos a su puntuación acumulada.

Gana el juego aquel que cuando un jugador llega a 100 puntos o más tiene la puntuación acumulada más baja en ese momento.

Contenido del juego: El juego viene en una caja de cartón bastante resistente y se compone de 150 cartas, 5 con la puntuación -2, 15 con la puntuación 0, y 10 cartas con las puntuaciones -1, 1,2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 12 respectivamente. Además se incluyen unas tarjetas para apuntar los puntos de cada jugador. El juego incluye también un manual con la explicación del juego, que en el caso del idioma español está traducido de aquella manera :D, como si le hubieran pasado un traductor automático y poco más.

Un juego divertido y entretenido que además puede servir a los más pequeños para mejorar su cálculo mental, ver probabilidades y mejorar su concentración estando atentos al desarrollo del juego, pues en ocasiones se puede ayudar o fastidiar a los compañeros 😉

El precio del juego ronda los 15€, aunque se puede encontrar en oferta por algo menos.

Aquí os dejo también un vídeo (subtítulos en alemán e inglés) para seguir como es el desarrollo de una partida:

 

 

 

 

 

 

Mis enlaces semanales (XCII)

enlacesUna semana más llega la recopilación de mis enlaces semanales. Hoy llegamos a la edición nonagésimo segunda. Los lectores habituales del blog recordarán que en esta sección comparto enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en Tumblr, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

Aprovecho también para recordar que si no os queréis perder el contenido del blog podéis seguirlo a través de Telegram (opción más recomendable en lo que a privacidad se refiere) o Whatsapp.

Esta semana en Aranjuez hemos tenido tiempo para hablar de educación y amianto…

 

[Libros] Sabotaje, Arturo Pérez-Reverte

Arturo Pérez-Reverte es uno de mis escritores favoritos, de esos que no deja indiferente porque simplemente no se calla, amado por unos y odiado por otros, son o somos legión los que esperamos con avidez la publicación de su último libro. Su última novela, Sabotaje, vuelve a traernos a Lorenzo Falcó como protagonista, en el tercero de los libros de la serie. En su momento ya reseñamos aquí las dos primeras de estas historias y en estos días acaba de publicarse la tercera novela de la saga.

sabotaje.jpgTítulo: Sabotaje.
Autor: Arturo Pérez-Reverte.
Editorial: Alfaguara.
ISBN: 9788420433295
Número de páginas: 296
Fecha de publicación: Octubre 2018.
Sinopsis: «La luz declinante de la ventana y su efecto óptico en el cristal daban una tenue pátina rojiza al enorme lienzo; como si éste, antes de ser realidad, ya empezase a ensangrentarse lentamente. Y de pronto, todo adquirió sentido.

-Se llamará Guernica -dijo Picasso.»

Mayo de 1937. La Guerra Civil sigue su sangriento curso en España, pero también lejos de los campos de batalla se combate entre las sombras. Una doble misión lleva a Lorenzo Falcó hasta París con el objetivo de intentar, de cualquier forma posible, que el Guernica que está pintando Pablo Picasso no llegue nunca a la Exposición Universal donde la República pretende conseguir apoyo internacional. Aunque ya se adivinan en Europa los vientos de la nueva guerra que asolará el continente, la música alegre sigue sonando, y el arte, los negocios, la vida frívola ocupan todavía a intelectuales, refugiados y activistas. Acostumbrado al peligro y a las situaciones límite, Falcó debe enfrentarse esta vez a un mundo en el que la lucha de ideas pretende imponerse sobre la acción. Un mundo que a él le es ajeno, y al que aplicará sus propios métodos.

Arturo Pérez-Reverte construye en Sabotaje una trama magistral que envuelve al lector hasta la última página, y completa con esta novela la trilogía protagonizada por Falcó, el personaje literario más fascinante de los últimos tiempos.

Opinión personal: Siempre resulta un placer comenzar a leer un nuevo libro de Pérez-Reverte. Me consta que hay lectores que no le soportan, que no aguantan su impertinencia, su incorrección política, su chulería o su bordería, y muchas más cosas… Lo admito y lo respeto, pero a mí me gusta 🙂 Soy así.

Vuelve Falcó y lo hace por la puerta grande, solo unos meses después de haber despachado el asunto de Tánger ya tiene nueva misión. Una misión doble, neutralizar (y para neutralizar vale todo) a un comunista francés desacreditándolo ante sus camaradas soviéticos y evitar, por otra parte, que el Guernica de Picasso sea expuesto en la Exposición Universal de París de 1937. Falcó cumple ambas misiones razonablemente bien, de hecho sigue con vida al final, con lo que podría darse más que por satisfecho.

Pérez-Reverte vuelve a hacer gala de una prosa ágil y uno tiene la sensación de que el escritor se tuvo que divertir mucho mientras escribía una historia en la que no faltan los ingredientes habituales, lujo, glamour, sexo, y esas perlas que nos va dejando el escritor cartagenero… “Mi corazón está con la República —dice Falcó—. Pero no me hago ilusiones sobre mis compatriotas. Destruyeron una primera república y una monarquía, y destruirán la república de ahora… Si le soy sincero, tanto miedo me da la barbarie de los moros de Franco y los mercenarios de la Legión como el analfabetismo criminal de las milicias anarquistas y comunistas. En los dos bandos me han fusilado a familiares y amigos”.

Falcó está en un bando, el nacional, igual que podía haber estado en el otro, y se sabe rodeado de hijos de puta, no muy distintos de él mismo: “era un relativo consuelo, concluyó divertido, comprobar que, aparte uno mismo, había infinidad de hijos de puta sueltos por el mundo”. Y además tiene un jefe, el Jabalí, que en cada entrega que pasa más me gusta. Es Falcó con más años, más aprendido, más sabido y más todo que él.

De momento parece que Falcó se toma un respiro y el año próximo no tendremos nueva misión, aún así estaremos expectantes pues, al igual que su alter-ego, Diego Alatriste, seguro que en breve nos deleita con nuevas aventuras. Algún fleco suelto quedó en la historia, como ese encargo que le hace su amigo el Araña, pero seguro que a no mucho tardar se nos aclara el asunto.

Aquí el book-trailer del libro:

Mis enlaces semanales (XCI)

Una semana más llega la recopilación de mis enlaces semanales. Hoy llegamos a la edición nonagésimo primera. Los lectores habituales del blog recordarán que en esta sección comparto enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en Tumblr, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

Aprovecho también para recordar que si no os queréis perder el contenido del blog podéis seguirlo a través de Telegram (opción más recomendable en lo que a privacidad se refiere) o Whatsapp.

Desde Aranjuez traigo a uno de los habituales, y es que mientras los medios de comunicación locales sigues con el corta, copia y pega de las notas de prensa que les envían Javier Medina sí que nos mantiene informados, pese a que a algunos no les guste.

Esta semana no hay viñeta, es simplemente una foto que encontré en el blog de Mikel Aguirregabiria.

44229247165_36e8968c37_z.jpg

Mis enlaces semanales (XC)

Una semana más llega la recopilación de mis enlaces semanales. Hoy llegamos a la edición nonagésima. Los lectores habituales del blog recordarán que en esta sección comparto enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en Tumblr, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

Aprovecho también para recordar que si no os queréis perder el contenido del blog podéis seguirlo a través de Telegram (opción más recomendable en lo que a privacidad se refiere) o Whatsapp.

Terminamos como es habitual desde Aranjuez:

Y hoy la viñeta se la dejamos a Mel. Lo primero es lo primero.

06S-octubre-2018mini.jpg