Mes: abril 2016

Mis enlaces semanales (LXIII)

Una semana más os dejo aquí una nueva recopilación, la sexagésimo tercera, de mis enlaces semanales. Como sabéis los lectores habituales del bloInternet1g se trata de enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en la colección de Enlaces de Google+, enTumblr,en el Flip-30 de diferencia, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

¿Lengua muerta? Parece que no. La resurrección del latín (Hoy)

Para la reflexión: Así no (J.G. Calleja – Bajando de la tarima) y de una educacion aburrida a una educación emociantes (Sava Rodríguez Ojaos – El blog de Salvaroj)

Demasiadas cosas han tenido que ser, demasiadas: ¿Qué ha fallado para que un niño de nueve años maltrate a sus padres? (Emilio Calatayud, juez de menores de Granada).

Merece la pena ver como ha cambiado la publicidad con el tiempo: Una publicidad de otro siglo (Francisco Javier Tostado).

Cierto, y muy de acuerdo con lo que dice Elena Alfaro, demasiada podredumbre. El olor del pescado.

El cierre de esta sección viene como cada semana desde Aranjuez.

Esta semana hemos continuado con réplicas, contrarréplicas y vuelta a lo mismo con los colegios públicos y el apoyo o no a las reivindicaciones de la escuela pública, pero es lo que tiene la fuerte ideologización y politización de unos y otros: respuesta de la concejal de educación, aclaración de la directiva del Ampa del Carlos III, respuesta de la presidenta del Ampa a la concejala de Educación…(Heraldo de Aranjuez) ¿Continuará…?

Siempre interesante la escuela de familias del Ampa del Vicente Aleixandre: El duelo y la pérdida.

Error por parte del colegio Litterator… Carta abierta a la dirección del colegio Litterator (Minerva Mariño – El Heraldo).

¿Participar o no participar? Participación real (Ocupada creando cambio social)

Curso de Internet, redes sociales y productividad personal: Calendario

Una de las aplicaciones más versátiles y útiles entre los productos de Google -Apple y Microsoft disponen de aplicaciones similares- es el calendario de Google. Muy útil además si lo sincronizamos con nuestro teléfono móvil.

Como ya se ha comentado en anteriores ocasiones el disponer de una cuenta de Google nos da acceso a todos sus servicios y el Calendario es uno de ellos. Para acceder a él, podemos hacerlo a través de su dirección web o si ya estamos dentro de nuestro correo Gmail por ejemplo, accediendo desde el icono de aplicaciones de Google.

capturacalendario

Comenzaremos viendo la sencillez de su uso, con la creación y edición de nuestros eventos, recordatorios (añadido esta misma semana) tareas o citas.

Una vez que accedemos a nuestro calendario nos aparecerá una pantalla similar a esta de debajo, en la que podemos ver a la izquierda el mes en curso y ocupando la mayor parte de la pantalla una vista de la semana en curso, aunque también podemos optar porque se muestra la vista del día, del mes, o en modo agenda.

capturacalendario2

Lo primero que nos planteamos es la creación de nuestros “eventos”. Para hacerlo simplemente hay que hacer clic sobre el día y la hora en el que queremos crear nuestra entrada en la agenda. También tenemos la opción de arrastrar el ratón con lo que podemos configurar directamente la duración de esta actividad. Al hacerlo nos aparecerá una ventana emergente, similar a la que aparece debajo:

capturacalendario3En esta ventana podemos escribir el título del “evento” y pulsar directamente sobre crear evento aunque si pulsamos sobre editar se nos abrirá una nueva ventana en la que podremos introducir mucha más información. Algo similar ocurre si una vez que tenemos un evento creado hacemos doble clic sobre él.

capturacalendario4

Como se puede comprobar en la imagen superior tenemos la posibilidad de introducir la fecha, el horario, si la actividad se desarrolla durante todo el día, el lugar y añadir una descripción entre otras opciones, además también podemos invitar a otros usuarios con lo que compartiríamos este evento de nuestro calendario. Bajo la fecha tenemos la opción Repetir, que resulta muy interesante cuando alguno de los eventos que queremos crear se repite de manera periódica en el tiempo, como por ejemplo en el caso de los cumpleaños, o reuniones que por ejemplo se celebran siempre el mismo día de la semana.

Para entrar en la configuración del calendario podemos hacer clic en la rueda dentada:calendario5donde entre otras opciones podremos añadir nuevos calendarios, compartir o hacer público el nuestro, además de configurar duración de eventos, si queremos que la semana comience en un determinado día, el formato de la fecha, etc.

 

 

[Libros] La línea divisoria, Carlos Laredo

Los libros de Carlos Laredo con el cabo Holmes como protagonista se han convertido en algo tradicional ya en este blog. Están reseñados los tres anteriores (1, 2 y 3) y a los pocos días de haberse publicado el último de la saga dejo aquí su reseña, no sin antes agradecer a la editorial Sinerrata, a la que justo es reconocer que tengo un especial cariño,  que me hiciera llegar un ejemplar.

lineadivisoriaTítulo: La línea divisoria.
Autor: Carlos Laredo.
ISBN: 9788415521273 ePub / 9788415521280 mobi / 9788415521297 IBD
Editorial: Sinerrata.
Fecha de publicación: Marzo 2016
Sinopsis: Un pescador acude al puesto de la Guardia de Civil de Corcubión afirmando haber visto cómo alguien había sido arrojado al mar desde un lujoso yate. Tras la aparición de un hombre ahogado en la misma zona, el cabo primero José Souto, conocido como el cabo Holmes por su afición a la novela negra y la minuciosidad de sus investigaciones, se encarga del caso, que tiene todo el aspecto de tratarse de un asesinato. No lo tendrá nada fácil, ya que el yate pertenece a un importante empresario gallego muy bien relacionado en las altas esferas y cuyos abogados y empleados no están precisamente dispuestos a colaborar. La aparición de Julio César Santos, el detective madrileño, que casualmente busca información sobre el mismo empresario, aporta a la investigación un toque extra de tensión y suspense, que llevará a los dos protagonistas hasta una resolución tan peligrosa como inesperada.

Opinión personal: Una nueva historia con el cabo Holmes como protagonista -¿para cuándo un ascenso?-, una nueva historia con unos viejos conocidos como protagonistas, Holmes (José Souto) y Julio César Santos, una nueva historia que transcurre en unos parajes que volvemos a disfrutar gracias a las minuciosas descripciones de Carlos Laredo, una nueva historia en la que hay un crimen extraño y que posiblemente habría quedado sin resolver  si no estuviera por medio el minucioso cabo destinado en Corcubión, una nueva historia en la que la crítica social vuelve a aparecer y es que las corruptelas, los negocios sucios, los intereses económicos, el blanqueo están presentes como en toda la saga.

Uno de los aspectos que más me gustan del libro está en que el autor consigue que los protagonistas no juzguen lo que está sucediendo, lo que están investigando, simplemente cumplen con su trabajo. No es que estén por encima del bien y del mal, es que son protagonistas con los que los lectores nos podemos sentir representados, tan diferentes a los malos pero tan parecidos a los buenos, y en esto el cabo Holmes me recuerda en muchos momentos al guardia civil más conocido en la literatura española, el Bevilacqua de Lorenzo Silva, creo que con Chamorro harían un espectacular equipo, o quizás sea simplemente algo distintivo de los actuales miembros de la Guardia Civil, algo que sustituye al bigote, al tricornio y a la peculiar mala leche que se les supone a los beneméritos.

El lector en algún momento puede sentir la sensación de estar leyendo más de lo mismo, pero sin embargo el peculiar estilo del autor, con esas magníficas descripciones de la Costa de la Muerte gallega a las que ya nos tiene acostumbrados, con esas explicaciones de cómo llega a desentrañar y desenredar las complicadas madejas en que se convierten los casos que tiene que resolver Holmes, nos vuelven a hacer disfrutar con una nueva investigación.

Un libro que gustará a los aficionados a la novela negra y que tiene la virtud de que termina enganchando, un libro que no creo que busque tanto el éxito comercial como hacer pasar un rato agradable a los lectores. Un libro que, en definitiva, recomiendo.

 

Mis enlaces semanales (LXII)

Llegado el mes de abril os dejo aquí a la sexagésimo segunda  edición de mis enlaces semanales. Como sabéis los lectores habituales del bloInternet1g se trata de enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido encontrado y, en algunos casos, publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en la colección de Enlaces de Google+, enTumblr,en el Flip-30 de diferencia, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader.

Un reportaje que merece la pena leer: Acogida temporal de niños: se buscan papás y mamás (Todopapás).

Caramba con la monjita: La monja de 85 años: 45 Ironman y 325 triatlones (Olalla Cernuda – El Español).

Esta misma mañana se celebraba el Medio Maratón de Madrid y nos lo cuentan desde dentro: Cosas que escuche antes, durante y después (Pablo Cantó – Verne).

¿Sera verdad? Adolescentes e Internet: la muerte de la web 2.0 (Juan Garcia – Blogoff).

No se habla de eél como de Ronaldo, Messi, Alonso, Gasol… pero merece la pena ver el ejercicio completo de Javier Fernández, oro en el mundial de Boston de patinaje. (RTVE).

Como cada semana el cierre de esta sección viene desde Aranjuez:

Fachada política o política fachada (Javier Lindo – La voz de Aranjuez).

Por aquellas personas que aman la naturaleza: El vuelo del Colirrojo (José Luis Álvarez – El cuaderno de Humboldt).

Esta semana se nos ha presentado el blog de la Asamblea para la defensa del Tajo y en una de sus primeras entradas podemos leer la memoria de actividades de 2015.

Corazón verde para la escuela pública pero se tiran los trastos a la cabeza… Comunicación del Ampa del Carlos III y respuesta del Ampa Vicente Aleixandre.

Como siempre Laura trae un canto en positivo: Est@s jovenes crearán un futuro brillante (Laura Barreiro – Ocupada creando cambio social). 

 

Ofimática en la nube (Curso de Internet, redes sociales y productividad personal)

En este segundo bloque del curso nos vamos a centrar en la productividad, vamos a irnos a una parte mucho más práctica, vamos a empezar a conocer algunos servicios que nos pueden resultar útiles y prácticos en nuestra actividad diaria. Toca hablar de la “nube”, y más concretamente de lo que podemos denominar nube ofimática. Dentro de este concepto de nube ofimática tenemos multitud de servicios y además están actualizándose prácticamente de forma casi continua. Hablaremos de tres de los más conocidos, Dropbox, Google Drive y OneDrive.

nube-inf

Dropbox

Dropbox nació en junio de 2007. Fueron Drew Houston y Arash Ferdowsi sus fundadores, alumnos del MIT (Massachusetts Institute of Technology) que encontraron una oportunidad al ver que mucha gente continuaba usando el correo electrónico como sistema para compartir contenido, sin una opción sencilla para guardar, sincronizar y compartir archivos. ¿Pero en qué consiste exactamente Dropbox? Dropbox es un servicio de alojamiento multiplataforma en la nube. Este servicio nos permite almacenar y sincronizar archivos entre distintos equipos además de compartir archivos y carpetas con otros usuarios. Los archivos en la carpeta de Dropbox pueden entonces ser compartidos con otros usuarios de Dropbox, ser accesibles desde la página Web de Dropbox o bien ser compartidos mediante un enlace web de descarga directa, al que se puede acceder tanto de la versión web como desde la ubicación original del archivo en cualquiera de los ordenadores en las que se encuentre. Una de sus grandes ventajas es que posee soporte para historial de revisiones, de forma que los archivos borrados de la carpeta de Dropbox pueden ser recuperados desde cualquiera de los dispositivos sincronizados. Guarda hasta las últimas 4 versiones de cada fichero, por lo que no solo permite recuperar archivos borrados, sino versiones anteriores de un archivo que hayamos modificado.

Uno de sus inconvenientes respecto a otros competidores es la capacidad de almacenamiento, más pequeña en los planes gratuitos que sus competidores directos. Dropbox cuenta con una aplicación de escritorio para las diferentes plataformas que nos permite mantener una copia “en local” del contenido que tengamos alojado en Dropbox, así si guardamos un fichero en esta carpeta que se nos habrá creado en nuestro disco duro directamente se sincronizará en todos nuestros dispositivos, con lo que no es necesario por ejemplo estar llevando los ficheros de un equipo a otro por ejemplo con un lapiz de memoria.

Google Drive

En 2012, cuando Dropbox ya llevaba 4 años funcionando, la gente de Google puso a nuestra disposición un enfoque rupturista en materia de gestión ofimática en la nube. Lo llamó Google Docs.

No sólo permitía guardar y compartir ficheros al estilo Dropbox, Box,etc., sino que además apostaba por trabajar directamente sobre ciertos ficheros. Me explico: hasta ese momento, para crear un documento, una presentación o una hoja de cálculo contábamos básicamente con el Microsoft Office de toda la vida o con el LibreOffice. Encendíamos el equipo, abríamos nuestro procesador de textos y trabajábamos de forma local con el fichero. Una vez que habíamos terminado teníamos la opción de guardarlo en la nube, por ejemplo en Dropbox. Pero Google nos ofreció una nueva posibilidad diseñada para trabajar online: abro el navegador, accedo a mi cuenta de Google, abro un documento de texto en un entorno muy similar al de la aplicación habitual y empiezo a trabajar con él y lo hago desde el propio navegador, no necesito aplicaciones informáticas. El fichero no está en mi ordenador. Está “por ahí”, seguramente en algún servidor de algún país de esos en los que estas grandes compañías pagan menos impuestos. 🙂

Inicialmente las posibilidades de edición de Google Docs eran muy, muy limitadas. Nada de documentos complicados, ni hojas de cálculo mínimamente complicadas, nada de macros… De hecho, hoy en día, en comparación a lo que podemos hacer con un Word o con un Excel, siguen siéndolo, aunque mucho menos, y tampoco olvidemos cómo suelen ser los documentos con los que trabajamos habitualmente, por lo que para la mayoría de nuestros documentos puede ser más que suficiente. Es cierto que si somos usuarios avanzados de Office o Excel podremos echar muchas cosas en falta. A pesar de los avances en HTML5 y otras tecnologías, las posibilidades de una aplicación instalada en local son siempre mayores que las que ofrece la tecnología web.

¿Dónde están entonces las ventajas? Google Docs permitía algo totalmente novedoso: la coedición. Entendamos a que nos referimos con esto: cuando trabajo con un fichero propio de Google no estoy abriendo un fichero de mi disco duro, sino que trabajo directamente con algo que está almacenado en un servidor “por ahí”, en algún sitio. Así que a alguien se le ocurrió… Y si está en la nube… ¿por qué no permitir a otro usuario que trabaje sobre el mismo fichero a la vez? De tal forma que varios usuarios pueden estar trabajando simultáneamente en el mismo documento y en tal caso, lo que yo veo en pantalla es un cursor por cada usuario. Cada cursor de un color y con el nombre del usuario en pequeñito. Esto nos da opciones para compartir documentos en los que tenemos que trabajar varias personas y poder ir viendo el trabajo que van realizando nuestros compañeros.

OneDrive

OneDrive (antes SkyDrive, Microsoft SkyDrive, Windows Live SkyDrive y Windows Live Folders) es al igual que Dropbox y Google Drive un servicio de alojamiento de archivos y como este último también nos permite trabajar sobre ficheros. Fue estrenado el 18 de febrero de 2014. El funcionamiento es prácticamente similar al de Google Drive y su característica principal es que busca ser un servicio prácticamente similar a Office. Es sencillo crear nuevos documentos, editarlos, enviarlos por correo electrónico, etc.