Los números de 2015 de 30dediferencia

WordPress, la plataforma donde está alojado este blog, nos hace a todos los usuarios de su servicio un resumen del año con el que nosotros vamos a aprovechar para dar por finalizadas las publicaciones en este 2015. El año que viene esperemos que haya más y sea todavía mejor, pero antes, desde 30 de diferencia, José Luis, Paula, Celia y Adriana, que este próximo año también se sumará para echar una mano en el blog, os deseamos lo mejor para el nuevo año que comienza en unas horas.

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2015 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto más de 90.000 veces en 2015. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 4 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

Los números de 2015 de 30dediferencia

[Vídeo reseña] Luces en el canal, David Fernández Sifres

Hola soy Celia, y voy a publicar mi primera vídeo-reseña en el blog. Es sobre el libro Luces en el canal que hemos leído en el cole. Aquí os dejo el vídeo diciendo de que va el libro y con mi opinión. Espero que os guste.

[Vídeo reseña] Luces en el canal, David Fernández Sifres

Mis enlaces semanales (XLVIII)

Internet1Última recopilación, la cuadragésimo octava, de mis enlaces semanales en este año 2015 que ya está a punto de dejarnos.

Como sabéis los lectores habituales del blog se trata de enlaces a artículos que me han parecido interesantes -con los que, por cierto, no siempre estoy de acuerdo- y que durante la semana he ido publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, en la colección de Enlaces de Google+, en Tumblr, en el Flip-30 de diferencia, en la página de Facebook de 30 de diferencia,  y también en mi canal de Inoreader. Todos estos contenidos los podéis encontrar ahí junto con algunos más. Y por cierto también os animo a seguir el canal de 30 de diferencia creado recientemente para los usuarios de Telegram.

A vueltas con los reyes y las reinas magas: ¿Ha nacido la niña Jesusa? (Rubén Amón – El País).

Análisis post-electoral: Vaya lío has montado Mariano (Ramón Lobo – En la boca del lobo).

Sueños y pesadillas: El bipartidismo light ha muerto. ¡Viva el bipartidismo hardcore! (Pequeño relato para conjurar pesadillas) (Elena Alfaro – Inquietanzas).

Se antoja difícil el futuro para los socialistas: Elige tu propia aventura: el PSOE tras el 20D (Aurora Nacarino-Brabo – Letras libres).

No lo comparto, pero justo por eso lo comparto con vosotros: El susto de septiembre (Martín Casariego – El País).

Finalizo como siempre desde Aranjuez:

Y empiezo con una felicitación para el próximo año: Por un Tajo vivo (Asamblea por la Defensa del Tajo desde Facebook)

Semana horribilis en Aranjuez: Galgos y podencos (Jesús Blasco – El Heraldo).

Uno todavía no sabe si estamos o no intervenidos y ni los unos ni los otros parece que tienen interés en que lo sepamos: Muy intervenido y mucho de intervenido (Javier Medina – Blognopias)

El comedor social ha centrado buena parte del debate semanal así que dejo por aquí varios enlaces relacionados con el tema: El comedor social deja de cocinar y se convierte en supermercado (Margarita Martínez – Aranpress).

El nuevo Super municipal (Félix J. García – La voz de Aranjuez).

Cuento de Navidad (Javier Lindo – La voz de Aranjuez).

Los cambios del Comedor Social de Aranjuez (Patricia Pérez – Desde y para Aranjuez).

Y por último un poco de ilusión: Ilusión y Navidad (Laura Barreiro – Ocupada creando cambio social).

 

 

 

 

Mis enlaces semanales (XLVIII)

[Vídeos] Lily& the Snowman

Hoy os dejo en el blog un corto precioso a la par que tierno, muy navideño además pero con un mensaje que no deberíamos dejar que cayera en saco roto y que todos nos debiéramos aplicar, saca tiempo para lo que amas…

Lo encontré gracias a Adrián Perales en su canal de Inoreader.

[Vídeos] Lily& the Snowman

Cuento de Navidad

cuento-navidadEn estos últimos días andamos liados con una polémica a vueltas con las Cabalgatas de los Reyes Magos y si en las carrozas tienen que ir reyes o reinas. Unos hablan de paridad y otros de  simplemente paridas, para los de más acá no hay que salirse de las tradiciones y para los de más allá la tradición está para romperla…Y así andábamos cuando he recordado que hace exactamente tres años, un día de Nochebuena, publiqué en el blog este Cuento de Navidad, un cuento con el que además ese año las niñas felicitaron a todos los amigos las fiestas y no recuerdo que nadie se molestara ni dijera lo más mínimo, más bien lo contrario les pareció una cosa simpática, quizás tomándonos así las cosas nos iría a todos mucho mejor 😉

Cuento de Navidad

Se acercaban los días de la Navidad, y allí, en el centro del salón, sobre la alfombra, jugaban Paula y Daniel. Su abuela, mientras, estaba cosiendo junto al fuego de la chimenea. Entonces Daniel dijo a su abuela:
– Abuela, cuéntanos un cuento.
A Paula y Daniel les gustaba que su abuela les contara cuentos, eran cuentos bonitos, cuentos que ella había aprendido muchos años atrás cuando su madre se los contaba siendo una niña.
– Hijos míos, ya no tengo la cabeza para contaros cuentos, tengo muy mala memoria.
Pero Daniel y Paula insistían, querían escuchar un cuento, un Cuento de Navidad.
– Abuelita por favor cuéntanos un Cuento de Navidad.
Entonces la abuela dejó sus gafas y la labor que estaba haciendo y mirando como caían los copos de nieve en la calle mientras poco a poco iba anocheciendo, sonrió y les empezó a contar una historia:

Esta historia que os voy a contar es una historia verdadera, una historia que sucedió hace muchos, muchos años, en un tiempo y en lugar que ya se perdieron en la historia, pero es una historia que a lo mejor un día podrá volver a suceder. Tantos años hace ya de esto que os voy a contar que cuando sucedió era en los tiempos en los aún Dios bajaba de vez en vez a la Tierra para estar con los hombres.
Esa mañana, muy temprano, cuando el Sol todavía andaba somnoliento, cuando estaba desperezándose y preparándose para alzarse sobre las montañas, quiso Dios visitar a los hombres.

– Abuela, Dios tiene que ser muy trabajador porque sino no se levantaría tan temprano con lo cansado que debe estar, ¿a qué sí? -dijo Daniel.
– Desde luego mira que eres, Dios es muy fuerte y no tiene que descansar, tú lo que pasa es que eres un dormilón y no te gusta madrugar y piensas que nadie lo hace -dijo Paula.
La abuela moviendo la cabeza dijo:
– Bueno, ¿pero me vais a dejar que cuente la historia o no?
– Sí, abuela – contestaron los dos a la vez.

En una ciudad vivían tres viejos hombres muy buenos, eran poderosos, ricos y sabios, se llamaban Haluel, Saluel y Raluel. Y con ellos vivía un muchachuelo que no era poderoso, pues nadie le obedecía, que no era rico, pues nada tenía y que no era sabio, pues ni siquiera a leer y escribir había aprendido. Su nombre era José.
Y entró Dios en su casa y dijo:
– Amigos míos, estoy aquí para pediros consejo. Cada día que pasa los hombres son peores, apenas acaba una guerra cuando ya están preparando la próxima, por eso he pensado en bajar a la Tierra para ayudarlos. Quiero enviar a la Tierra a mi hijo para que sea hombre como vosotros y viva como vosotros. Pero no sé que nacimiento prepararle, vosotros sois los hombres más buenos y sabios; dadme pues consejo. 
Los tres hombres entonces se miraron extrañados, sus caras reflejaban asombro, pero no temor ni miedo. No era la primera vez que Dios había venido a pedirles consejo, pero nunca antes les había preguntado algo tan difícil y complicado.
El primero de los hombres, Haluel, que era el más viejo de ellos, haciendo una profunda reverencia dijo:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo deberá tener un nacimiento como los poderosos, como el nacimiento del más poderoso de los emperadores y reyes. 
Entonces el segundo de los sabios, Saluel, hizo otra profunda reverencia y dijo:
 – Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo deberá tener un nacimiento rodeado de sabiduría, un nacimiento como el más sabio de los maestros.Entonces el tercero de los hombres, Raluel, haciendo una reverencia mucho más historiada que la de los otros dos dijo:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo deberá tener un nacimiento como el más rico de todos los ricos de la Tierra juntos. 
El joven criado que hasta entonces había estado escuchando dijo con toda inocencia:
– Oiga señor Don Dios y digo yo ¿por qué en vez de tener un hijo no tiene usted una hija, una hija que nazca rodeada de pobreza, que tenga un nacimiento como el nacimiento de los pobres? 
Los tres sabios reprendieron a José que además de no haber hecho una reverencia ante Dios tampoco le había llamado excelentísimo y reverendísimo, pero Dios les dijo:
– No le regañéis, pues a él también le quiero escuchar.
Un ángel que había bajado con Dios para tomar nota de las respuestas de los sabios escribió en su libro lo que había escuchado y sonrió.

– Cuando yo creé el mundo lo hice grande y hermoso, mi hijo podría nacer en cualquier lugar, además me gustaría saber quién podría ser su madre. Aconsejadme vosotros, los hombres más sabios y buenos.
El sabio más viejo le dijo a Dios:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo podría nacer en Roma, en el palacio del emperador, el hombre más poderoso de la Tierra y su madre sería la princesa más poderosa de los poderosos de la Tierra.
El segundo sabio dijo a Dios:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo debería nacer en Atenas, la ciudad de la cultura y la sabiduría, nacería en la Academia, y de la mujer más sabia que todos los sabios de la Tierra.
El tercer sabio dijo a Dios:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios, su hijo debería nacer en Biblos, en un palacio de oro, su madre sería la mujer más rica de todos los ricos de la Tierra.
El criado ignorante que no sabía ni leer ni escribir le dijo a Dios:
– Señor Dios, su hija debería nacer en una aldea desconocida, en una casa pobre y humilde, y de una más pobre que todos los pobres de la Tierra.
El ángel que había venido con Dios, sonriendo, volvió a anotar cada una de las respuestas.

– Gracias por vuestra ayuda. Me habéis dicho cómo, dónde y de quién debería nacer mi hijo, sólo una cosa más me gustaría que me dijerais, el por qué de vuestras respuestas.
Y el sabio más viejo, Haluel, le dijo a Dios:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios sólo el poder puede hacer cambiar a los hombres, si los hombres son sometidos se les podrá obligar a ser buenos. Por eso vuestro hijo deberá ser el más poderoso de los poderosos.
Y dijo Saluel:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios sólo la sabiduría puede hacer cambiar al mundo, un mundo guiado por alguien sabio es un mundo sabio y bueno. Por eso vuestro hijo deberá ser el más sabio de los sabios.
Y habló Raluel:
– Excelentísimo y reverendísimo Señor Dios sólo la riqueza pueda cambiar el mundo, con riqueza se pueden evitar las miserias. Por eso vuestro hijo deberá ser el más rico de los ricos.
Y añadió José, el criado ignorante:
– Señor Dios el poder convierte a los pobres en oprimidos, la sabiduría desprecia a los humildes e ignorantes, la riqueza roba a los que menos tienen. Solamente el amor, un amor sin poder, sin sabiduría, sin riqueza, puede cambiar a los hombres y hacerlos justos. Lo único que puede redimir al mundo es el amor. Por eso tu hijo deberá nacer pobre entre los pobres y amar como sólo los pobres, los que nada tienen, saben hacerlo.
El ángel que había bajado a la Tierra con Dios sonriendo volvió a escribir en su libro cada una de las respuestas que había escuchado.

De este modo había aconsejado los sabios que todo lo sabían a Dios y el criado ignorante que nada sabía. Pasaron los años y los tres sabios, Haluel, Saluel y Raluel murieron y el muchachuelo se convirtió en un hombre y conoció a una joven guapa y hermosa llamada María, tan pobre como él. Y se casaron, y tuvieron una niña, un niña preciosa, una niña que nació en una casa muy pobre, en medio de la fiesta y la alegría de los vecinos, tan pobres como María y José.
Y cuando los dos quedaron solos, un ángel, el ángel que acompañó a Dios en su último viaje a la Tierra entrando en la habitación dijo:
– Aquí está la hija de Dios, una hija que nace humilde, y no en un palacio, que nace sin saber nada, y no conociéndolo ya todo, que nace sin riquezas, y no entre oro y joyas. Vuestra hija no tiene poder, ni riqueza, ni sabiduría, pero tiene amor. La voluntad de Dios se ha hecho y cada vez que un pobre vuelva a nacer en la Tierra su voluntad se habrá vuelto a cumplir.

– ¿Os ha gustado la historia? – preguntó la abuelita con dulzura, pero Paula y Daniel no respondieron. Los dos se habían quedado dormidos escuchando el cuento. Entonces la abuela se levantó de la vieja mecedora y con ternura les cubrió con una manta. Eran dos angelitos durmiendo sobre la alfombra. Mientras, el fuego de la chimenea crepitaba con gozo.

Cuento de Navidad

[Libros] Los espejos venecianos, Joan Manuel Gisbert

Otro de los libros que se tiene que leer Paula en este curso (1º ESO). Viene firmado por un autor al que tengo un cariño especial, pues aún recuerdo el primer libro suyo que leí, El misterio de la isla de Tockland que, si además la memoria no me engaña, fue el primer libro de literatura fantástica que uno se leyó cuando no tendría más allá de 9 o 10 años.

losespejosvenecianosTítulo: Los espejos venecianos.
Autor: Joan Manuel Gisbert.
Editorial: Edelvives.
Número de páginas: 136
Fecha de publicación: 1993
Sinopsis: Giovanni Conti, estudiante de Letras en Padua, encuentra alojamiento en una casa vieja regentada por una anciana misteriosa. Desde la ventana de su cuartucho, divisa un antiguo palacio que parece abandonado. Advierte, sin embargo, algún movimiento, por lo que decide buscar información en la biblioteca de la universidad, pero no la halla. Una noche, entra en el palacio, allí descubre unos espejos donde observa una imagen que no corresponde exactamente a la realidad: cree ver en ellos el fantasma de Beatrice Balzani, miembro de la familia a la que pertenecía el palacio.

Opinión personal: Los espejos venecianos juega con maestría con la intriga que el autor consigue crear ya desde las primeras páginas. Misterio y enigmas aderezados con un estilo narrativo que consigue, con toda seguridad, cautivar a los lectores jóvenes. Es muy posible que algún lector eche de menos una mayor profundización en la descripción de los escenarios, e incluso de los mismos personajes que quedan un tanto diluidos a lo largo de la historia, así, por ejemplo, eché de menos que la chica compañera de estudios de Paolo tuviera un papel algo más destacado, pero al final no deja de ser una mera comparsa.

Aún así creo que Gisbert consigue lo que pretendía al escribir el libro y es enganchar al lector que desde que comienza a leer quiere saber que es lo que va a suceder a continuación, si la historia va a terminar bien o mal.

Final un tanto abrupto que me dejó con la sensación de que la historia va de más a menos y se resuelve tomando el camino más corto. Aún así me ha parecido una buena lectura para lectores a partir de 11-12 años.

[Libros] Los espejos venecianos, Joan Manuel Gisbert

Cambios en el diseño del blog

Todos los años me gusta dar un pequeño lavado de cara al blog y cambiar el tema del mismo. No he buscado un tema sofisticado ni con un diseño muy espectacular, más bien he ido a todo lo contrario, buscando la mayor sencillez y limpieza posible.

El tema elegido es Minnow, con un diseño muy minimalista, en el que hemos dejado de lado la columna derecha que hasta ahora nos acompañaba y de este modo damos más prioridad al texto. Como podéis comprobar debajo del título aparecen enlaces a las distintas redes sociales en las que me muevo y a las que podéis acceder directamente desde ahí.

Haciendo clic en el icono de menú (tres líneas horizontales que aparecen en la parte superior derecha) aparece una barra lateral desde la que se pueden realizar búsquedas en el blog, suscribirse para recibir por correo las entradas que aquí vamos publicando, acceder a los últimos comentarios que dejáis en los artículos, un archivo con todas las entradas publicadas ordenadas por fechas…

Es posible que en los próximos días sigáis viendo algún que otro cambio porque iremos puliendo algunos detalles que quedan pendientes.

Cambios en el diseño del blog