Mes: enero 2015

Mis enlaces semanales (III)

Internet1Llegamos hoy a la tercera edición de los enlaces semanales. Como sabéis los lectores habituales del blog se trata de enlaces a artículos que me han parecido interesantes y que durante la semana he ido publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, bien en el Flip-30 de diferencia, una revista en Flipboard en la que se incluyen la mayoría de estos contenidos además de algunos otros, y que os animo a que sigáis.

Y dicho esto vamos con la colección de enlaces semanal:

Cinco consejos y diez preguntas para hablar con tus hijos sobre sus amigos (Aulaplaneta).

El artículo tiene casi un año, pero seguro que nos arranca una sonrisa: Tu perfecto desorden, por Pedro Simón.

Las nuevas tecnologías no están reñidas con el humor. ¡Socorro no tengo Whatsapp! (Yorokobu).

Seguimos a vueltas con el tema de la libertad de expresión: Estúpida forma de cargar las tintas, por Nacho de la Fuente.

La película Descifrando Enigma sobre la vida de Alan Turing está teniendo un notable éxito, pero Marta Peirano nos desvela que cometieron seis errores: los fallos garrafales del biopic de Alan Turing.

Interesante reflexión sobre los automóviles: Por qué renuncié al coche y cada vez más jóvenes hacemos lo mismo, por Javier Lacort.

Guía para padres y madres sobre el uso de Instagram, en kids and teens online.

Un antiguo artículo de Pérez Reverte que está de plena actualidad: Es la guerra santa, idiotas.

Una dura crítica a la situación de la universidad en España: Más cantidad, menos calidad.

[Libros] La lección de August, R.J. Palacio

La lección de August es uno de esos libros a los que uno llega de forma casual a través de una recomendación, en este caso de Ana, a través de su blog Mi ventana de libros. Por cierto que este libro se lo está leyendo también mi compi de blog Paula, y espero que cuando se lo termine se anime también a contarnos que le ha parecido a ella.

ENT94093.jpgTítulo: La lección de August.
Título original: Wonder.
Autora: R.J. Palacio.
Traductor: Diego de los Santos Domingo.
ISBN: 9788415594024
Editorial: Nube de tinta.
Número de páginas: 416.
Fecha de publicación: Septiembre 2012 .
Precio: 14,21€ (tapa blanda), 9,49 euros (formato digital Kindle), 9,49 euros (formato epub).
Sinopsis: «Todos deberíamos recibir una ovación al menos una vez en nuestra vida, porque todos vencemos al mundo.» Auggie

Su cara lo hace distinto y él solo quiere ser uno más. Camina siempre mirando al suelo, la cabeza gacha y el . equillo tratando en vano de esconder su rostro, pero, aun así, es objeto de miradas furtivas, susurros ahogados y codazos de asombro. August sale poco, su vida transcurre entre las acogedoras paredes de su casa, entre la compañía de su familia, su perra Daisy y las increíbles historias de La guerra de las Galaxias.

Este año todo va a cambiar, porque este año va a ir, por primera vez, a la escuela. Allí aprenderá la lección más importante de su vida, la que no se enseña en las aulas ni en los libros de texto: crecer en la adversidad, aceptarse tal y como es, sonreír a los días grises y saber que, al final, siempre encontrará una mano amiga.

Desde que salió el 14 de febrero de 2012, La lección de August se ha situado en los puestos de las novelas más vendidos en la lista del New York Times y ha encontrado en la red la mejor manera de promocionarse. Como dice uno de sus lectores: «Léela. Compártela. Coméntala».

Opinión personal:  Uno de esos libros que tiene la virtud de tocar la fibra. Y lo hace de la manera más sencilla y más difícil a la vez, hablando de la familia, la amistad, los miedos, los sentimientos, la amabilidad, el respeto…

Para August ha llegado el momento de salir del cascarón, abandonar la seguridad del hogar y enfrentarse a un mundo hasta ahora desconocido para él, aunque de todos es muy consciente de lo que le espera ahí fuera. La crueldad no le es ajena, pero va a sufrirla en sus propias carnes.

Un libro que engancha desde la primera página, divertido, emocionante, triste y que además se lee con una enorme facilidad. Curioso también como la autora nos va mostrando los mismos hechos desde los distintos puntos de vista.

Una historia para lectores de cualquier edad, pero sinceramente me ha parecido muy, muy recomendable para niños a partir de unos diez u once años y para adolescentes que seguro que en muchos momentos se pueden ver reflejados en alguno de los muchos personajes que van apareciendo a lo largo del libro.

Una invitación a ponernos en el lugar de August y ver el mundo desde una perspectiva totalmente diferente.

Y una última recomendación: La lección de August puede ser el regalo perfecto, un libro de esos que sabes que no va a defraudar.

Por cierto, que en la página de la editorial se puede encontrar una guía de lectura por si se quiere utilizar el libro en los colegios.

Os dejo aquí el booktrailer del libro.

Periodistas y matemáticas

Soy bastante crítico con la formación matemática de muchos periodistas que escriben en importantes medios de comunicación. En alguna ocasión he hablado del anumerismo que les lleva a cometer errores casi infantiles.

Pero no sé si es mejor eso o que nos ilustren con artículos como el que aparece publicado hoy en El Confidencial y que nos habla de Los trucos infalibles para hacer mentalmente operaciones matemáticas sin equivocarte.

Sinceramente me parece que son  de lo que vulgarmente se dice mear y no echar gota, y va un poco al hilo de lo que comentaba en un artículo de hace unos días.
Truco número 1. La multiplicación por 9.

La tabla del 9 es, aparentemente, una de las más complicadas, puesto que es la mayor cifra de todas. Un atajo frecuente es pensar cada nuevo múltiplo como una suma de 10 y una resta de 1 (9×2=9+10-1=18; 9×3=18+10-1=27).

Si alguien me convence, o puedo convencer a alguien de que es más fácil hacer esto que nos cuentan que aprenderse la tabla del 9, estoy dispuesto a invitar a una cena.

9×5= 36+10-1, pero el 36 lo hemos sacado de que 9×4=27+10-1, y el 27 de que 9×3=18+10-1 y el 18 de que 9×2=9+10-1… En fin, un buen truco no me parece, pero seguro que la recurrencia la mejoramos bastante. No sé, podría haber entendido que dijeran que 9×5 es lo mismo que multiplicar 10 por 5 y luego restarle 5, pero vamos yo me quedo con la tabla del 9 sin dudarlo.

Truco número 2. La multiplicación por 11

Tener que multiplicar un número por dos cifras nos parece un reto tan complicado como rascarnos de arriba abajo y de izquierda a derecha con cada una de las dos manos. No temas. Si se trata de multiplicar por 11, basta con sumar los dos números de la cifra e introducir el resultado entre las cifras originales para obtener el resultado. Aunque cuidado: la regla no se aplica igual si la suma da un número superior a 10.

Afortunadamente incluyen un dibujo para aclarar el truco.

multiplicarpor11¿Y si queremos multiplicar un número de 3 cifras por 11? El truco de El confidencial se va al carajo… En fin, que sigue siendo más fácil multiplicar por 10 y sumar el número original, es decir 63×11=63×10+63=630+63=693.

Truco número 3. Sumar fracciones.

Si os gustaron las divisiones con dos múltiplos, os encantarán las sumas de fracciones. El conocido como método de la mariposa es un útil atajo para olvidarnos del mínimo común múltiplo y pasar a la acción cuanto antes.

sumafracciones¡Alto ahí! ¿Esto es un truco? Esta es la manera en que se enseña a los niños a sumar fracciones en primaria antes de enseñarles qué es el mínimo común múltiplo, esto no es ningún truco, es el método que se ha enseñado toda la vida…

Truco número 4. Grandes multiplicaciones

Aunque los grandes genios del cálculo sean capaces de ventilarse operaciones con varias cifras como si nada, a nosotros nos cuesta Dios y ayuda pasar de las multiplicaciones por dos o por diez y, además, nos da bastante pereza sacar bolígrafo y hoja para realizar la cuenta tal y como nos lo enseñaron en el colegio. Este alambicado método se parece bastante a los métodos alternativos de cálculo matemático que los common core standards están implantando en Estados Unidos.

multiplicaciones

Miedito me dan esos commons core standars -por cierto que puñetera costumbre esa de usar palabras prestadas de otros idiomas cuando podemos decir en español estándares de educación- que se dedican a implantar estas cosas en los Estados Unidos. Claro que así es posible explicarse vídeos como este que me hizo llegar el otro día Gerard Romo a través de Google+. No os lo perdáis, porque aunque está en inglés sirve para echarse unas risas…

[Libros] Canciones de amor a quemarropa, Nickolas Butler

Hay una serie de editoriales independientes pequeñas, como Impedimenta, Rayo Verde o la que edita el libro que hoy comento, Libros del Asteroide, que nos acercan títulos que se salen de lo habitual en el mundo literario, alejados de los best-seller que nos meten por los ojos los Planeta, Random y demás, de la literatura erótica que tan en boga parece estar últimamente o de los autores nórdicos que desde la saga Millenium nos vienen llegando sin parar. Por eso cuando me recomendaron la lectura de Canciones de amor a quemarropa y vi que estaba detrás Libros del Asteroide no quise dejarlo pasar.

cancionesdeamoraquemarropaTítulo: Canciones de amor a quemarropa.
Título original: Shotguns lovesongs.
Autor: Nickolas Butler.
Traductora: Marta Alcaraz.
ISBN: 9788415625995
Editorial: Libros del Asteroide.
Número de páginas: 344.
Fecha de publicación: Septiembre 2014 .
Precio: 20,86 € (tapa blanda), 12,34 euros (formato digital Kindle), 12,34 euros (formato epub).
Sinopsis: Henry, Lee, Kip y Ronny crecieron juntos en el mismo pueblo de Winsconsin, Little Wing. Amigos desde niños, sus vidas comenzaron de manera similar, pero han tomado caminos distintos. Henry se quedó en el pueblo y se casó con su primera novia, mientras que el resto lo abandonó en busca de algo más: Ronny se convirtió en un famoso cowboy de rodeo, Kip en exitoso agente de bolsa y Lee en una estrella de rock de fama mundial.

Cuando se vuelven a reunir en una boda, todos tratan de recuperar su vieja amistad pese a lo mucho que han cambiado. Entre la alegría del encuentro las antiguas rivalidades renacen y los viejos secretos amenazan con destrozar amistad y amor.

Una novela sobre las cosas que importan: el amor y la lealtad, el poder de la música y la belleza de la naturaleza. Un relato maravilloso, emotivo y profundo que trata de un viejo tema: ¿podemos sentirnos alguna vez realmente en casa?

Publicada recientemente en EE. UU., Canciones de amor a quemarropa se ha convertido en una de las sensaciones literarias del año.

Opinión personal:  Canciones de amor a quemarropa nos trae una historia sencilla en la que se van alternando los narradores, Henry, Lee, Kip y Ronny además de Beth, la mujer del primero. Una forma original de saltar de unos a otros, adelante y atrás, mostrando las diferentes visiones que tiene cada uno de ellos.

Un libro en el que tiene suma importancia la relación que cada uno de los personajes establece con su lugar de origen, un pueblo perdido de la América profunda, y por supuesto con los demás. Curiosa me ha parecido la figura de uno de ellos, Ronny, ya que a través de cómo le ven los demás podemos descubrir cómo es realmente cada uno de ellos.

Posiblemente lo mejor de la historia es que pese a desarrollarse en un momento concreto, en un lugar concreto y con unos personajes muy concretos, es tremendamente universal, y cuenta lo que está sucediendo en cualquier instante, en cualquier lugar y con cualquier grupo de amigos.

Si hubiera de poner un pero a la historia creo que el final desmerece algo, es posiblemente lo más flojo, pero aún así se trata de una historia muy, muy recomendable.

MIs enlaces semanales (II)

Después de la buena acogida de mis enlaces semanales llegamos a la segunda edición de los mismos. Como os decía la semana pasada se trata de enlaces a artículos que me han parecido interesantes y que durante la semana he ido publicando bien a través de mi cuenta en Twitter, bien en el Flip-30 de diferencia, una revista en Flipboard en la que se incluyen la mayoría de estos contenidos además de algunos otros, y que os animo a que sigáis.

Una opinión muy en contra de los deberes navideños.

Una dura crítica a los libros de texto: ¿Por qué tus alumnos odian los libros de texto?

Me ha gustado el enfoque en Blogoff a las críticas que se hacen por Internet: Los adultos que insultaban a las niñas.

Manuel Jabois y su Último cuento de Navidad.

Estas navidades ha habido una foto que ha corrido como la polvora: Un selfi imposible.

Para los que tenemos peques en casa: Importancia y beneficio de los cuentos en los niños.

Y para los que los tienen un poquito más mayores: Adolescentes en la era Instagram.

Después de lo sucedido en Francia me ha parecido interesante compartir esta entrevista con Michel Houellebecq: “La islamofobia no es un tipo de racismo”.

Y un artículo de Paco Sánchez que me ha parecido muy sensato: Inflamable.

Y desde Aranjuez una auténtica lección de vida: El paseo en “descapotable” de una niña de tres años.

Sobre la enseñanza de las matemáticas

El pasado jueves aparecía publicado en El confidencial un artículo con el sugerente título de “Uno de nuestros mejores profesores señala el gran error en la enseñanza de las matemáticas“. El antetítulo además lo redondeaba del todo: Y ocho ideas para hacerlo mejor.

Paula me pasaba el enlace por Facebook preguntándome qué opinaba al respecto, Carlos me enviaba el enlace a través de Hangouts diciéndome que me iba a gustar… Iba a responder a Paula en Facebook pero al final me salió más largo de lo que pensaba y lo dejo aquí.

Ciertamente el artículo se ha difundido bastante por las redes sociales, al menos yo lo he visto replicado en varias ocasiones, pero sinceramente me parece que tampoco dice nada del otro mundo ni descubre ninguna cosa que no supiéramos. Un titular llamativo y lo demás un poco vacío.

Empieza el artículo diciendo que nuestros alumnos no son los mejores en lo que respecta a las matemáticas según atestigua PISA. Sí, pero no. Es cierto que los resultados de España en las pruebas PISA no son para lanzar cohetes pero eso no implica que los alumnos españoles sean malos en matemáticas. Sí que podríamos decir que en las pruebas PISA los resultados son regulares, pero yo estoy convencido de que los alumnos españoles son por ejemplo buenos en cálculo y algo mediocres en resolución de problemas. Si las prueba PISA midieran el nivel en cálculo seguramente ahora no estaríamos hablando de estas cosas, pero no era este el objeto del artículo.

Memorizan, pero no piensan. En matemáticas, los alumnos -y hablo de secundaria principalmente- memorizan poco, de hecho son bastante numerosos los que no se saben la fórmula para resolver una ecuación de segundo grado, o las identidades notables, o el volumen de un cilindro por poner unos cuantos ejemplos. Eso de que memorizan y no piensan puede ser tanto o más aplicable en cualquier asignatura como lengua, literatura o historia. Es decir, no es un problema único de las matemáticas.

El artículo nos presenta a continuación a José Antonio Fernández Bravo, y lo hace de esta manera:

decano de la Facultad de Ciencias Sociales y de la Educación de la Universidad Camilo José Cela, y, quizás, nuestro mejor profesor de matemáticas.

En el enlace anterior, de la Universidad Camilo José Cela, nos habla de sus muchos méritos, entre otras cosas dice que es autor de 97 obras sobre educación y aprendizaje de la Matemática, formación de profesorado, congresos nacionales e internacionales… No pondré yo en duda sus méritos pero me queda la sensación de que este señor anda un poco alejado de las escuelas y que se dedica más bien a otras cosas que tienen que ver más con los despachos. Eso no es malo, pero hay mucho pedagogo que habla de oídas y desde fuera ofrecer soluciones no es demasiado difícil, pero cuando uno se enfrenta a la cruda realidad las tornas cambian.

Fernández Bravo dice que las matemáticas se están dando mal en el 97% de los colegios. A mí me gustaría conocer cuál es el 3% de colegios restante, dónde están, si son públicos o privados… y también me gustaría saber, porque el artículo no lo dice, en qué estudios se basa para decir esto. ¿Ha estudiado todos los colegios? ¿ha tomado una muestra y ha hecho una estimación?

Sí que dice cosas que son muy ciertas como que generalmente enseñamos la resolución de los problemas antes de enseñar a entenderlos, pero es por algo que comentaba más arriba, nos centramos demasiado en el cálculo. Paula, me decía hace un par de años o tres que no le gustaban los problemas del libro de texto -de los libros también podríamos hablar largo y tendido- porque cuando estaban en el tema de las divisiones siempre iban a ser problemas de divisiones, cuando estaban en la multiplicación, de multiplicaciones y lo cierto es que a la niña no le faltaba razón.

Después el artículo entra en sus ocho recetas mágicas, para mejorar la enseñanza de matemáticas y, ya de paso, cambiar para siempre nuestras escuelas y formar como es debido a los ciudadanos del futuro.

La música suena muy bien, pero no la toca.

1. Para alcanzar objetivos actuales necesitamos procedimientos actuales

De acuerdo, seguimos enseñando con métodos de hace 50 años a unos alumnos que estarán en el mercado laboral dentro de 25 o 30 años. ¿Y qué me ofrece usted?

2. No hay que cambiar a una cultura del esfuerzo, hay que cambiar a una cultura de escuchar

Escuchar está muy bien, pero el esfuerzo también es necesario. Quién quiere algo, algo le cuesta, dice el refrán. Y ojo que no digo que los chavales no se esfuercen, mi sensación es que por ejemplo hoy tienen más deberes de los que teníamos nosotros antes. Pero los tiempos están cambiando y es necesario adecuarse a ellos. ¿Escuchar? Está muy bien, ya lo decía antes, pero es posible que haya que escuchar algo que les interese. Hoy tienen a su alcance y a su disposición más información de la que hemos tenido nunca, y si lo que les contamos en clase de matemáticas no es atractivo no vamos a ningún sitio. Quizás los problemas de matemáticas tengan que dejar de lado al agricultor que siembra melones y sandías y hablar de los amigos que hay en el Whatsapp… Mostrar de una vez por todas la utilidad de las matemáticas en la vida real.

3. No avanzaremos mientras no haya mejores resultados con menos esfuerzo

La idea está muy bien, pero ¿cómo dice este señor que hay que hacerlo? Porque más allá del titular no dice nada.

4. Debemos superar la resistencia al cambio

Vale, lo acepto también, pero siguen siendo contenidos vacíos y es que esta colección de recetas me suena a haberlas escuchado muchas veces, es más me suenan a ideas de despacho y no de aula.

5. No podemos confundir subir el nivel con adelantar contenidos

También estoy de acuerdo, pero a ver si vamos a terminar pasándonos al otro lado y para ser más felices y estar más contentos bajamos el nivel… No veo yo que se adelanten demasiados contenidos respecto a hace unas décadas, mis libros de hace 25 años tienen más o menos los mismos contenidos que los de de hoy, menos bonitos, con menos dibujitos, pero que lo que yo estudiaba en 3º de BUP no lo estudian hoy en 4º de la ESO. Así que no creo que estemos adelantando tantos contenidos.

6. La tecnología debe ser un medio, nunca un fin

Pues claro que sí. Creo que la gran mayoría estamos de acuerdo en eso, pero como decía antes, ¿me ofrece usted algo más que palabras?

7. La culpa es de las instituciones, no del profesorado

Sí, pero no. Ojito también a cómo salen preparados algunos profesores de algunas universidades -privadas y públicas- en los últimos años. Porque a lo mejor se les enseña mucha -demasiada- didáctica de las matemáticas y muy pocas matemáticas.Es algo que me reconocen abiertamente los alumnos que he tenido de magisterio. Recuerdo a una alumna, Lucía, que se pasó un año entero haciendo Tangram en su asignatura de Matemáticas, que sí, que puede estar muy bien, pero que luego hay que explicar a los niños como se suman las fracciones o qué es el mínimo común múltiplo.

Y otro problema que va cada vez a más, por culpa de quién sea la carrera de magisterio se ha ido convirtiendo en un lugar donde sacarse un “título fácil” y donde llega mucha gente sin ninguna vocación. Cuidado con eso.

8. La solución no está ahí fuera

Yo esperaba, después de leer el artículo, saber dónde estaba la solución, pero no. Muchas vaguedades, mucho eslogan bonito, y pocas soluciones. Vamos que yo guardaba a este señor un puesto en el Ministerio de Educación porque le veo futuro como asesor de algún subsecretario segundo.

Y dicho esto quiero dejar claro que no tengo nada contra este señor, sus ideas están muy bien, de esto seguro que sabe muchísimo más que yo, pero es que no me ha dicho absolutamente nada nuevo.

Actualización: En el blog de Gerard Romo, también hablan de este tema.

[Vídeo] Violencia contra las mujeres

La web italiana fanpage.it decidió hacer un experimento cogiendo a varios niños en la calle. Les preguntan el nombre, su edad, qué quieren ser de mayores y posteriormente les presentan a Martina, una chica de más o menos su misma edad. Les preguntan que es lo que más les gusta de esa chica, luego les dicen que le hagan una caricia, una mueca y posteriormente que le den una bofetada.

La respuesta de los niños es negarse, uno porque está en contra de la violencia, otro porque no hay que pegar a las chicas…, un reconfortante mensaje contra la violencia contra las mujeres, ¿pero es real?

Mi sensación personal es que estamos volviendo atrás, estos niños eran bastante pequeños, entre siete y nueve años, la chica era una desconocida y a fin de cuentas es un experimento en el que nos muestran algo que nos quieren vender.

Cuando los chavales llegan a la adolescencia ya no es todo tan de color de rosa, no son pocos los novietes que controlan el móvil para ver con quién hablan o dejan de hablar las chicas o que controlan la ropa que deben llevar sus chicas, simplemente por poner un par de ejemplos. Más curioso aún es que ellas en muchos casos lo justifican, “lo hace porque me quiere”. Lo he escuchado más de una vez. Se equivocan. Mucho.

Evidentemente no todos los chicos son así, seguramente no son la mayoría, pero mientras siga habiéndolos es porque algo se está haciendo mal.