El error del libro de texto

Curiosa la noticia que publica hoy El País bajo el título “Precausión, libros con errores en México”. Según parece, y así lo ha reconocido la Secretaría de Educación Pública (SEP), millones de libros distribuidos por todo México contienen 117 errores, faltas de ortografía o incoherencias. De todos modos ya he comentado en otras ocasiones, que siendo grave lo de los errores a mí, personalmente, lo que me parece un error es el libro de texto en sí mismo.

El diario mexicano La Razón publica en su página web algunos de los errores que ellos mismos han encontrado revisando los libros, y ya aviso de que no tienen desperdicio.

La sensación que queda viendo los errores que se han producido es la de una falta total de interés y despreocupación a la hora de realizar estos manuales, y supongo que las editoriales ponen por delante el interés económico antes que nada.

De todos modos, y aunque quizás no sea habitual, en España también se publican  libros que incluyen en sus páginas un buen número de erratas. Las editoriales en primer lugar, los revisores en segundo y por último los profesores que han recomendado esos libros deberían ser mucho más cuidadosos.

En cualquier caso, aquí, en España, tampoco somos ajenos a esos errores. Este mismo verano en las pruebas de la PAU (Selectividad) en Cataluña se han deslizado unos cuantos errores que al final se terminan solucionando con la apertura de algún inútil expediente…

Estoy acostumbrado a trabajar con libros que incluyen multitud de erratas y especialmente preocupante me parecen esos libros de matemáticas que incluyen la solución de los ejercicios y que, curiosamente, es incorrecta. Hacer un problema que pide el profesor, pensar que está bien y al comprobar ver que no coincide con la solución que aporta el libro termina causando frustración a los alumnos, y no es un tema menor. En muchos casos las dudas que tienen se acrecientan creando una falta de confianza en sí mismos que se podía haber evitado con facilidad.

El error del libro de texto

Una pandilla genial, Cornelia Funke

Este verano he ido varias veces a la biblioteca y he cogido muchos libros. El último que me he leído es este que os voy a contar ahora. Se titula Una pandilla genial y es el primer libro de la colección de Las gallinas locas. La autora es Cornelia Funke.

Geraldine y sus amigas están un poco hartas de que Los pigmeos, la pandilla de los chicos, las gasten bromas pesadas y por eso deciden formar su propia pandilla que se llama Las gallinas locas. Aunque las chicas están siempre pensando en algún plan para fastidiar a los chicos también tienen que resolver el secreto de la casa de la abuela, porque han encontrado una llave negra, pero no saben que secreto oculta.
Gracias a que la abuela se ha ido a visitar a su hermana las cuatro chicas tienen tiempo para averiguar el secreto de la llave, pero la panda de los chicos quiere fastidiarlo. Al final las dos pandillas se unen y se ayudan mutuamente, entonces entre los dos grupos encontraron la cerradura apropiada para la llave.
Dentro del cofre hay una foto de su abuela y abuelo cuando eran jóvenes y la ropa de su boda.

Al principio el libro me pareció un poco rollo porque en la biblioteca mi padre me lo recomendó y empecé a leérmelo un poco de mala gana, pero según iba avanzando la historia y se la iba leyendo a mis hermanas cada vez el libro me gustaba más y se hacía más interesante.
¡Os recomiendo que os lo leáis!

Una pandilla genial, Cornelia Funke

Nuevo diseño en el blog

El otro día hablando con Paula decidimos que íbamos a cambiar un poco el diseño del blog, porque según ella “era un poco aburrido”.

Hemos cambiado algunas cosillas, aunque el fondo sigue siendo blanco para que se pueda leer fácilmente. Los títulos sí que han pasado a color rojo y en la cabecera y las líneas hemos dejado un poco de verde.

De todos modos es posible que en los próximos días sigamos con algunos cambios si Celia y Paula consideran que hay alguna cosilla que puede quedar mejor.

Ahora ya sólo faltan que estas dos chicas se animen un poco a escribir, porque últimamente andan un poco vagas. Espero animarlas para que os hablen de todos los libros que se están leyendo este verano, o del campamento de verano en las Tierras de Erín que estuvo disfrutando Paula, o de las últimas labores que se tienen entre manos y que no les deja tiempo para nada.

¡Esperamos que os guste el nuevo diseño!

Nuevo diseño en el blog

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger

Uno de esos libros de los que uno ha oído hablar en multitud de ocasiones, para muchos una obra extraordinaria, para otros un libro sobrevalorado… En una reciente lectura que ya reseñaremos por aquí, Suad, escrito por Lorenzo Silva y Noemí Trujillo, aparecían múltiples referencias a esta obra y decidí que esta iba a ser una de mis próximas lecturas.

Título: El guardián entre el centeno.
Título original: The catcher in the rye.
Autor: J.D. Salinger
Traducción: Carmen Criado Fernández.
ISBN: 978-8420674209
Editorial: Alianza

Número de páginas: 288
Fecha de publicación: 1951
Precio: 9,02 euros en tapa blanda edición de bolsillo.
 
Sinopsis (Tomada de Lecturalia): Las peripecias del adolescente Holden Caulfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.
 
El guardián entre el centeno narra la historia, en primera persona, de un adolescente bastante problemático. Posiblemente lo que más me ha llamado la atención es que el libro está escrito de una forma muy especial, con un lenguaje y vocabulario ciertamente limitado pero que se aproxima, y esa puede ser una de sus grandes virtudes, a la forma de hablar o escribir que podría tener un Holden cualquiera.
Llamativo también el retrato que se hace de la adolescencia, con nuestro protagonista repleto de buenos recuerdos de su niñez, pero a la vez todo lo que suena a adulto le resulta, malo, perverso y falso.
No voy a entrar en el debate de si estamos o no ante una obra maestra o un libro sobrevalorado, pero creo que hay que situarle muy bien en el contexto del momento en el que fue escrito, con la forma en la que fue escrito y con la historia que cuenta. En ese sentido el libro de Salinger es rompedor, hasta ese momento no se había escrito nada parecido, y posiblemente abrió el campo para mucho de lo que vino después. Un libro para adolescentes, pero también para adultos. A mi no me tocó leerlo en el colegio o en el instituto, pero posiblemente sea un buen libro para tratar en el colegio porque puede dar pie a muchos debates, la actitud ante los demás, la rebeldía, el descubrimiento del sexo…

Como datos curiosos acerca de este libro tenemos que, por expreso deseo del autor la “sinopsis” , y las editoriales no pueden añadir absolutamente nada más que el título y el autor a la portada y contraportada.

 
Un libro controvertido sin duda alguna, en los años 80 en los Estados Unidos compartía los honores de ser el libro más prohibido y a la vez el segundo más estudiado. Curioso, como podemos ver en la Wikipedia, que el asesino de John Lennon, Mark David Chapman tras asesinarle se pusiera a leer el libro hasta el momento en que llegó la policía y lo arrestó, o John Hinckley Jr. que intentó asesinar a Ronald Reagan también declarase que estaba obsesionado con este libro.

Tras todas estas curiosidades, no tengan miedo, hay millones de personas mentalmente sanas que han leido el libro, pero esto no hace más que agrandar su misterio y las ganas de la gente por leerlo.

El guardián entre el centeno, J.D. Salinger

La verdad del caso Harry Quebert, Joël Dicker

Habían sido numerosas las referencias que había leído y escuchado sobre este libro, unas muy favorables y otras justo lo contrario. En cualquier caso no cabe duda de que este libro se ha convertido en un auténtico fenómeno de ventas y es que ingredientes desde luego no le faltan.

Título: La verdad sobre el caso Harry Quebert.

Título original: La vérité sur l’affaire Harry Quebert
Autor: Joël Dicker.

Traducción: Juan Carlos Durán Romero.
ISBN: 
978-8420414065
Editorial: Alfaguara
Páginas: 672
Fecha de publicación: Junio de 2013
Precio: 20,89 euros en tapa blanda, 10,44 euros formato digita
l.

La verdad del caso Harry Quebert me ha gustado, y mucho además. Así que soy uno más del bando de los que consideran esta última novela de Joël Dicker como una gran historia.
El puzzle que pergeña el escritor suizo está maravillosamente diseñado, pero lo que es mejor es que todas las piezas terminan encajando de una manera perfecta.

La historia engancha desde el mismo comienzo y no decae en las cerca de 700 páginas, sino más bien todo lo contrario. No se trata de una novela negra al uso como se puede suponer al leer la sinopsis del libro porque ciertamente tiene bastante más, una -iba a haber escrito bonita, pero no-, digamos que tiene una historia de amor, el adjetivo lo dejo a gusto de cada cual, unos pensarán que es bonita, para otros será triste, quizás desgarradora, e incluso, muy posiblemente, imposible. Son varias las historias que se entremezclan y que al final confluyen de manera perfecta, pero a diferencia de otros libros a pesar de las varias historias todas están muy bien definidas y no nos perderemos en ellas.

Otro punto que no quiero dejar de comentar es el humor que salpica toda la historia, absurdo en ocasiones, de hacer incluso reír, como las conversaciones telefónicas que se traen Marcus y su madre. La crítica a la sociedad de la Norteamérica profunda en la que tan importante se hace en ocasiones el aparentar lo que no se es.

Los tres 31 capítulos de los que consta la historia y que transcurren de forma inversa (del 31 al 1) vienen introducidos por una frase, una conversación entre Marcus y Harry y son de esos de hacer pensar.

De aquí a Navidades serán bastantes los libros que vayan a aparecer, pero estoy convencido de que La verdad del caso Harry Quebert va a ser el libro del año.

 

La verdad del caso Harry Quebert, Joël Dicker