Siglo de Oro, siglo de ahora (folia), de Ron Lalá

La primera vez que vi actuar a Ron Lalá fue a mediados de abril cuando hice una escapada al Teatro Alfil con Gema Paula y les estuvimos viendo con su Time al tiempo. Nos gustó, y mucho además, así que en cuanto nos enteramos que andaban preparando una obra nueva decidimos que no nos la íbamos a perder.

Este pasado domingo, aprovechando una oferta de última hora, con la que se obtenían las entradas a casi mitad de precio, Gema, Paula y el que escribe nos fuimos, acompañados por Charo, Mercedes y Juan, a los Teatros del Canal.
Además ese día existía la posibilidad de tener un encuentro antes de la representación con los actores y el director de la compañía Yayo Cáceres. Un buen rato el que pasamos un pequeño grupo de espectadores, entre los que no faltaban unos cuantos chavales -uno comentó que iban porque en el instituto su profesora de literatura les había recomendado la obra-, además de Paula, en el que los componentes de Ron Lalá nos hablaron de la compañía, de sus orígenes, de cómo se les había ocurrido lanzarse a un proyecto tan ambicioso… Si geniales son actuando, no desmerecen ni lo más mínimo cuando bajan del escenario y los tienes cara a cara.

Es verdad que teníamos algunas dudas sobre si la obra le iba venir un poco grande a Paula, diálogos en verso, la ambientación en el siglo de Oro…, incluso llegué a preguntar a David Ruiz (felicidades por el diseño y maquetación del libro) qué pensaba él, que conocía la obra, sobre la asistencia de una niña de ocho años, pero puedo asegurar que Paula disfrutó con la obra (de hecho ya os lo ha contado ella por aquí), evidentemente se le escapaban muchos matices, algunos guiños, personajes de los que ni siquiera había oído hablar…, pero le encantó la puesta en escena, la música en directo, las canciones, la interactuación de la compañía con el público, etc.

Bueno, ¿y de la obra, qué? Pues muy, muy bien. Si ya nos gustó Time al tiempo, Ron Lalá en Siglo de Oro, siglo de ahora creo que se supera. Con su inconfundible estilo que auna humor, música… y con unos textos muy cuidados, con un humor inteligente, ácido en algún caso, irónico casi siempre o crítico y cítrico como dicen ellos…, pero sin caer nunca en lo soez o en lo vulgar, algo que en estos tiempos que corren se agradece. Críticas a la monarquía del siglo aureo y del de ahora, al dinero público para salvar a la banca y los banqueros –nihil obstat-, al fútbol, a los políticos (muy bueno ese entremés del discurso con el Conde Duque de Olivares y el consejero del secretario primero de la segunda asesora de la vicedirectora del intendente suplente del agente homologado del portavoz delegado del subvicepresidente, vamos uno de esos que suelen estar puestos a dedo hoy en día), a esa España de hace cuatro siglos y a esta de ahora, a los mentideros de entonces y los no tan distintos de hoy…

Uno sale con la sensación de haber disfrutado, pero es que además te han hecho pensar porque ¿tan diferente es la situación actual de la de hace cuatrocientos años?

España,
somos un tercio de España,
somos un tercio imperial;
cantamos nuestras hazañas,
y cuando hay crisis mundial
nos vamos todos de cañas.

Totalmente recomendable para aquellos que quieran disfrutar de un humor inteligente y para inteligentes ;). Así que ale, todos al teatro, que no os va a defraudar.

Fotografía: David Ruiz

Anuncios
Siglo de Oro, siglo de ahora (folia), de Ron Lalá

Ron Lalá

El otro día fui al teatro del Canal con mis padres y unos amigos,  a ver la obra Siglo de Oro , Siglo de Ahora.
Me lo pase muy bien y me pareció muy interesante, porque hablaban en verso, aunque de vez en cuando decían alguna que otra palabrota.
También me gusto porque participaba la gente: cantando, respondiendo…
Antes de empezar la función los actores hablaron con la gente que quiso, a las cuatro y media.
Aquí una pregunta relacionada con la primera actuación de Ron Lalá:
¿Qué pasa cuándo metes un gorrión dentro de un limón?
Que el limón vuela.

Ron Lalá

Actuando con la Cía. sin palabras

Yo soy Paula y tengo ocho años, y tambien voy a escribir en el blog. Esto es lo primero que escribo.

En el cole se está celebrando el bicentenario de la primera Constitución Española, se inició  el martes, hubo una pequeña animación  en la que actuaban: alumnos de primaria, secundaria, antiguos alumnos y profesores.
Todos juntos para intentar interpretar cuatro cuadros  en los que mostrábamos cosas que ocurrieron por la época en la que se firmo la constitución, yo actuaba y para mi fue algo increíble. Además era la primera vez que actuaba con la Cía. sin palabras. Antes de empezar estaba muy nerviosa pero al empezar a actuar se me pasaron los nervios. Había mucha gente y casi todo el mundo nos felicitó.

El miércoles para los mayores hubo unas conferencias en la que habló el padre de mi catequista Santi y para los niños/as hubo talleres.Yo no estuve pero mi madre si que estuvo y me ha dicho que fue muy interesante.

Hoy jueves el grupo de teatro de secundaria ha representado Episodios Nacionales que estaba dirigido por Marga Fonsere. Hoy si que ido y en mi opinión me ha gustado mucho.

Actuando con la Cía. sin palabras

30 de diferencia

30 de diferencia es un nuevo blog en el que vamos a escribir dos personas a las que nos separan 30 años de diferencia, así que ya sabéis de dónde viene el nombre. Los autores: Paula, 8 años camino de los 9 y José Luis, taytantos. Hija y padre para más señas.

Será un blog escrito a cuatro manos, así que seguramente se podrán encontrar dos visiones distintas, una más seria, quizás más elaborada pero también más influenciada por lo que nos rodea, la otra más impulsiva, seguramente con artículos mucho más breves, pero seguramente también más viva, sincera y directa.

¿Y de qué vamos a escribir? Pues todavía no lo tenemos demasiado claro, algo hemos comentado pero tenemos que ir madurando la idea poco a poco. Sí que sabemos que escribiremos algo sobre libros que leamos, uno con la opinión de lo que le ha parecido y la otra quizás como pequeñas fichas de lectura al estilo de las que le mandan en el colegio, aunque intentaremos que sean algo más extensas. También contaremos algo de las cosas que vayamos haciendo, un viaje, una salida al teatro, un cuentacuentos, las cosas del cole…

De vez en cuando los dos escribiremos de las mismas cosas, eso sí que lo hemos hablado ya, así que puede ser curioso como se ven las cosas desde esos 30 de diferencia. Y dicho esto pues sólo queda ponerse en marcha, veremos cómo resulta el experimento.

30 de diferencia