La importancia, cada vez más relativa, de los medios de comunicación

Leía esta mañana un artículo de Vicente Lozano en El Mundo con el que no puedo estar más de acuerdo, Sin teles, sin radios, sin prensa. 

Con ayuda rusa o no, las redes sociales fueron un activo fundamental en el triunfo de Trump, como en el ascenso de Podemos en 2014, cierto que con el apoyo de la televisión en ambos casos. Pero la llegada de Vox a las instituciones, o el movimiento de los ‘chalecos amarillos’ en Francia, no cuentan con el empuje de los grandes medios para darse a conocer.

Es verdad, los medios de comunicación, siguen teniendo un peso y un poder importante en nuestra sociedad, pero mucho me temo que ya no son ese cuarto poder que se decía antes. Han perdido importancia, han perdido seguidores y lo han hecho, entre otras cosas, porque ya no tienen el prestigio -ni la calidad- que tenían antaño. No negaré que la mayoría de los internautas seguimos pasando por sus páginas, pero las más de las veces lo hacemos porque llegamos a ellos a través de un enlace que nos llega por Whatsapp o porque lo vemos en Facebook o Twitter. Aportan poco, no son demasiado fiables, nos convence más lo que dice el bloguero o el tuitero de turno que lo que publican en sus páginas.

Hoy las cosas funcionan de otra manera, no es mejor ni peor, es diferente. A veces una simple tontería (o algo que no es una tontería) se hace viral y llega donde ningún medio de comunicación lo podría hacer nunca. Como dice Lozano en su artículo la carta del médico de Sedella nos ha llegado a todos. Los medios de comunicación tradicionales simplemente la recogen y hacen de altavoz, pero para cuando ellos lo cuentan, los ciudadanos vamos de vuelta y la hemos recibido tres veces en cada grupo de Whatsapp o Telegram. 

Anuncios

Revisión y análisis de productos

Hace algún tiempo  diversos fabricantes, generalmente de origen asiático, comenzaron a ponerse en contacto conmigo para que llevara a cabo análisis de sus productos (reviews, lo denominan ellos). A cambio de enviarme uno de sus productos de forma gratuita yo hacía un análisis y una valoración de ese producto que posteriormente se publicaba en páginas especializadas, en la mayoría de las ocasiones en Amazon, Ebay y en otras ocasiones en sus propias páginas (no me quiero ni imaginar lo que aparecería allí escrito viendo el poco cuidado que en general ponen en las traducciones de sus propios manuales). 

Hace un tiempo Amazon empezó a poner pegas y límites a estos procedimientos, porque era habitual que los comentaristas dieran/diéramos valoraciones muy altas a los productos (aunque fueran malos de solemnidad) sabiendo que ese mismo fabricante te iba a mandar otro producto gratuitamente a cambio de que siguieras haciendo buenas valoraciones. Reconozco que en esas ocasiones no he podido resistirme y he dado una valoración mínima, a cambio he conseguido algunos enfados, decirme que no iban a volver a enviarme sus productos (gracias a Dios)…, y es más que curioso porque cuando contactan contigo lo primero que dicen es que quieren que dejes tu opinión “sincera y honesta”. Siempre esas palabras por delante, sincera y honesta. 

Hay épocas en las que el envío de productos es excepcionalmente alto, por ejemplo ahora que se acercan las navidades he recibido en un par de semanas cuatro pulseras medidoras de actividad para que publicara mi opinión sobre ellas. Los fabricantes quieren posicionar sus productos en las páginas con las mejores valoraciones posibles para obtener de este modo una mayor visibilidad y mejorar sus ventas y para ello no escatiman en regalar sus productos a cambio de reseñas. Esto ha producido que en determinados productos sea poco fiable fiarse, valga la redundancia, de las valoraciones porque pueden estar infladas por los propios comentaristas. Personalmente sospecho cuando hay muchas valoraciones muy positivas de un producto y muchas valoraciones muy negativas del mismo producto, no es algo normal, y lo lógico sería que hubiera menos valoraciones muy positivas y muy negativas y más valoraciones medias, pero bueno eso es algo que debe decidir cada cual. 

Ya en alguna ocasión he publicado en el blog algún análisis de estos productos que me han hecho llegar, la última por ejemplo fue de un juego de mesa, Skyjo, y lo dejé en el blog porque no podía hacerlo en Amazon ya que un mensaje me indicaba que no estaba permitido comentar sobre ese producto porque estaban estudiando alguna posible infracción en los comentarios. 

A partir de ahora iré dejando esos análisis de productos en el blog por si alguien puede estar interesado en su lectura, aunque por supuesto quedará perfectamente claro en el artículo que el producto me lo han enviado para su revisión y análisis. 

Vox, ¿una irrupción esperada o inesperada?

Vox se ha convertido en el tema estrella de las conversaciones en las últimas horas gracias a sus extraordinarios resultados en las elecciones andaluzas. Algo se podía empezar a vislumbrar tras su apoteósico acto en Vistalegre, pero es que además se les ha hecho durante toda la campaña electoral andaluza, y se les sigue haciendo, una publicidad que para sí ya quisieran Sánchez, Casado, Iglesias o Rivera. ¡Qué hablen de mí, aunque sea mal! 

Su irrupción no ha sido demasiado diferente a la que protagonizaron sus antagonistas de Podemos hace unos años. No hay que olvidar que quién más hizo para y por el crecimiento de Podemos fue el Partido Popular y los medios de comunicación afines, especialmente aquella Intereconomía en la que les daban pábulo a todas horas, es de suponer, aunque no pondría la mano en el fuego, que con el único fin de hacer daño al PSOE, la idea era dividir la izquierda, pero visto lo visto lo que se hizo fue movilizar a una parte del electorado que normalmente se mantenía al margen. Ahora, unos años después, han sido principalmente los partidos de izquierda, PSOE y Podemos, y sus medios afines, como la Sexta, los que han fomentado el crecimiento de Vox. Si su intención era dividir a la derecha, ya se ha visto lo que han conseguido.


No pretendo hacer un análisis sesudo sobre las causas y motivos de lo que ha pasado, de hecho a mí las cosas me parecen mucho más sencillas de lo que nos están intentando vender, y me parece que no hay que ser tan rebuscado. Vox ha venido a cubrir una necesidad, como en su momento hizo Podemos. La gente está muy harta de los políticos y de la política, de la casta (de la que hoy forman parte los que vinieron para quitarla) y de la madre del cordero. Radicales hay en todos lados, y si a los votantes de Podemos sus propuestas les parecen sensatas, razonadas y razonables mientras las de Vox no son más que locuras ultras, resulta que a los votantes de Vox les sucede exactamente lo mismo, sus propuestas son sensatas, razonadas y razonables, mientras que las de Podemos son locuras ultras. 

Me parece además que los líderes de la izquierda se están equivocando no mucho, sino muchísimo, con sus mensajes. Pueden seguir anclados en llamar fascistas, xenófobos o ultras a los votantes de Vox o pueden ponerse a intentar averiguar por qué han votado a ese partido, qué les ofrece ese partido para darles su confianza, o de qué tienen miedo esos votantes para lanzarse en brazos de Vox. Si se quedan en lo fácil, en hablar de “alerta antifascista” seguirán haciendo el caldo gordo. A uno le queda la sensación de que cada vez que despotrican contra Vox y sus votantes no están movilizando a los suyos sino despertando a los otros. A Vox le han votado trabajadores que perfectamente en otras elecciones han podido dar su voto a los socialistas, Vox ha sacado votos en poblaciones que poco se parecen al barrio de Salamanca de Madrid, habría que mirar qué es lo que verdaderamente ha pasado. 

“Alerta antifascista”

Es muy fácil echar la culpa a la abstención, opción igual de legítima que la de votar en blanco, en rojo, en azul o en morado, pero estaría bien mirarse el ombligo. Hay hartazgo entre la ciudadanía de ver que el tema catalán es de lo que se preocupan unos y otros dejando de lado los verdaderos problemas de los ciudadanos, hay hartazgo entre la ciudadanía de ver como entre unos y otros se reparten los cargos políticos, judiciales…, hay hartazgo entre la ciudadanía de ver como estamos gobernados por una panda de mangantes, ineptos y sinvergüenzas, de políticos que hablan de ética y luego se la saltan cuando les pilla de cerca, así que me parece que la irrupción de Vox no es tan complicada de entender. En Vox confluyen muchos actores, para algunos es lo que el PP no quiso ser por su tibieza en ciertos asuntos, para otros es una forma útil de castigar a la casta y todo lo que la rodea, pero ojo, que también hay gente que no ve con malos ojos que la educación, o la sanidad estén en manos del gobierno central, o que ya vale de despilfarro y duplicidades de diputaciones, autonomías…, y eso hoy por hoy solo se lo ofrece Vox. 

[Libros] Robert y los Catapila, Venance Konan

Hace unos días el amigo Javi me habló de un nuevo libro que lanzaba la editorial 2709 ebooks, Los Catapila, esos ingratos. Leyendo la sinopsis, vi que podía leerse como un relato independiente o como una continuación de Robert y los Catapila, así que decidí que lo mejor iba a ser empezar por el principio 😉

Título: Robert y los Catapila.
Autor: Venance Konan
Traductora: Alejandra Guarinos Viñals
Editorial: 2709 ebooks.
ISBN: 978-84-941711-0-9
Fecha de publicación: Septiembre 2013.
Sinopsis: Allí estaba Robert, sentado solo en su casa mientras Rosalie y los niños estaban en el campo de arroz. Allí estaba, preguntándose cómo conseguían hacerse ricas ciertas personas mientras que él seguía siendo un pobre de solemnidad a pesar de todos sus esfuerzos por salir de la miseria. 
Catapila llega al pueblo y Robert lo acoge como a un hermano, entregándole un trozo del bosque que ha heredado de sus padres para que pueda trabajar la tierra y dar sustento a su familia. Como muestra de agradecimiento y respeto, cada noche Catapila trae de su plantación frutas y hortalizas que comparte con Robert. De vez en cuando, también le presta dinero que tiene la delicadeza de no reclamarle nunca. Hasta que un día Robert queda hechizado por el trasero de la hija de Catapila. Pocos días después, los Catapila deciden abandonar el pueblo.
Empiezan así los problemas para Robert, acostumbrado ya a vivir de los Catapila, y al que le gusta más beber con los amigos, ir a entierros y rondar a las mujeres que trabajar.
Una reflexión sobre la diferencia, el esfuerzo, el sentido de la propiedad y las supersticiones narrada con una buena dosis de sarcasmo. Una historia que nos muestra lo fácil que es pasar de la hospitalidad a la guerra y lo cómodo que es culpar al otro de nuestras desgracias.

Opinión personal: ¡Qué buena historia! Robert y los Catapila es un cuento, una fábula no demasiado distinta a la de la cigarra y la hormiga, pero con una crítica social detrás de esas que tumban. Mano de hierro en guante de seda. Ironía, situaciones casi ridículas y estrambóticas, y mucho humor. Porque Robert y los Catapila está escrito para hacer que lo pasemos bien, que nos riamos pero también para reflexionar sobre lo que hay detrás. Un libro políticamente incorrecto pero con esa dosis de humor que hace que no se note prácticamente esa despiadada crítica a una sociedad costa marfileña que busca lo más cómodo, lo más sencillo, lo más fácil y luego se pone digna y dice que no quiere que lo toquen sus costumbres, pero lo mejor de todo es que esa historia nos la podríamos llevar casi a cualquier parte del mundo y seguiría estando perfectamente vigente. 

Me ha gustado como el autor tira de una fina ironía para denunciar y despedazar a su propia sociedad. Aquí el problema no son las diferentes culturas o razas, el problema es la actitud ante la vida. Escrito (y traducido) con una tremenda sencillez y claridad, directo al mentón. Muy recomendable. 

Por cierto, no es el primer libro de 2709 ebooks que reseño aquí en el blog, una pequeña editorial independiente, cargada de originalidad, centrada en lo diferente, lo desconocido, lo diverso, con otras historias, otros autores y con una apuesta decidida por la literatura africana.

VI San Silvestre Clandestina de Aranjuez

Cartel de la prueba

La San Silvestre de Aranjuez se ha convertido, con solo cinco ediciones, en una pequeña tradición para los corredores locales. En 2013, tres amiguetes, Alex, Dani y David decidieron que ya estaba bien de mirar con envidia (sana) como en localidades próximas (Madrid o Toledo, por poner un ejemplo) los corredores despedían el año haciendo lo que más les gustaba, correr y pasárselo bien. Se pusieron manos a la obra y decidieron que el Real Sitio también iba a tener su San Silvestre, pero una San Silvestre diferente, un poco más gamberra, una San Silvestre clandestina.

De los 20 o 25 amigos que nos juntamos el primer año, hemos llegado a los aproximadamente 250 que nos reunimos el año pasado. Como se puede ver en la foto inferior cada año somos unos poquitos más los que nos sumamos a esta peculiar quedada a la que el apellido de clandestina le viene al pelo.

Participantes en la V San Silvestre Clandestina (2017)

Este próximo 31 de diciembre también los marchadores nórdicos nos sumaremos a la prueba por tercer año consecutivo y volveremos a coger los bastones para despedir el año marchando por algunos de los lugares más emblemáticos de Aranjuez, saliendo desde la Plaza de San Antonio, recorriendo los Jardines del Parterre y la Isla, entrando en el Jardín del Príncipe, bordeando el esquilmado Tajo hasta la fuente de Apolo y los Chinescos, aprovechando y disfrutando de las maravillas para los sentidos que ofrece Aranjuez en esta época del año.

En este año 2018 llegamos ya a la sexta edición de una prueba que poco a poco, como decía más arriba, se ha ido convirtiendo en tradicional, y si nada lo impide el lunes 31, a las 11,00 de la mañana (tras el tradicional desayuno de chocolate con churros con los amigos) estaremos en la Plaza de la Mariblanca para tomar parte en una nueva edición de la prueba más clandestina de todas.

Por supuesto como es habitual habrá camiseta conmemorativa (el plazo para encargarla en Trazo y Vinilo termina el día 17 de diciembre) y este año el procedimiento para solicitarla es algo diferente al de años anteriores, hay que mandar un correo a info@trazoyvinilo.com indicando el número de camisetas que se quieren y las tallas de cada una de ellas, recibiremos un correo de respuesta con una hoja de pedido para realizar el pago (7€ cada camiseta) y posteriormente se podrán recoger los días 26, 27 o 28 de diciembre en el Club Deportivo Ozono presentando el justificante de pago.

Camiseta de la prueba

Por cierto, igual que los últimos años, a este evento también se le ha querido dar un toque solidario en estas fechas tan especiales por lo que quien lo desee podrá donar productos no perecederos que se entregarán a asociaciones para que los distribuyan entre los más necesitados.

Más información en la página de Facebook de la carrera clandestina.

[Libros] Los crímenes azules, Enrique Laso

No había leído nada de Enrique Laso, de hecho ni siquiera había oído hablar de él hasta hace unos meses, cuando apareció en los medios de comunicación la noticia de su muerte. Prácticamente en todos los artículos que entonces leí hacían referencia a Laso como un referente en la autoedición e incluso se señalaba que era el autor español con más ebooks vendidos en la historia.

Título: Los crímenes azules
Autor: Enrique Laso.
Editorial: Autopublicado
Número de páginas: 295
Fecha de publicación: Mayo de 2015.
Sinopsis: Los cadáveres de dos jóvenes hallados en la orilla de un lago de forma casi simultánea. Un condado cuyos habitantes guardan oscuros secretos. Un prometedor agente especial de la Unidad de Análisis de Conducta del FBI asignado al caso. Un crimen similar acaecido casi dos décadas antes… Enrique Laso nos deslumbra con su primera incursión en el género policíaco con una novela inquietante, cargada de suspense y misterio.
Tras vender cientos de miles de copias de sus libros en todo el mundo gracias al éxito de títulos como o Desde el infierno, Laso regresa con una novela fascinante que te agarra desde la primera página y que te mantiene atado a ella hasta su deslumbrante final.

Opinión personal:  La pinta del libro era estupenda. Prometía mucho. Intriga, suspense, misterio, un protagonista que iba a la historia como anillo al dedo…, y cuando uno comienza a leer la novela tiene una sensación de que le falta algo. Es verdad que la historia tiene todos los ingredientes para atrapar al lector, pero también es cierto que en ocasiones resulta demasiado endeble. Hay momentos en los que a uno le queda la sensación de que le están contando una historia muy poco creíble (aunque en la realidad puedan suceder ese tipo de cosas), el protagonista va por libre, se salta todos los pasos que serían lógicos, oculta pruebas a su propio equipo, pasa información a los medios de comunicación, parece poco serio encontrar una prueba que puede ayudar a resolver un caso y verse en el dilema de si utilizarla o no cuando no tiene el menor empacho en hacer cosas muchísimo peores.
Es posible que el autor pretendiera hacernos ver al protagonista, Ethan Bush, como alguien repelente y excesivamente narcisista, es él, él y luego él, pero creo que no ayuda en la trama y de hecho me parece uno de los puntos flojos de la historia. Aún así he decidido dar una oportunidad más a la saga y leer la segunda de las historias protagonizadas por este curioso investigador. Esta, de momento, simplemente de aprobado. 

[Vídeos] ¡Tenemos que vernos más!

 

Se está convirtiendo en un anuncio viral que empieza a recorrer todas las redes sociales, y que más pronto que tarde nos llegará a nuestro dispositivo…, si no lo ha hecho ya.

Es un anuncio que aprovecha estas fechas navideñas más proclives a la lágrima fácil para poner negro sobre blanco una realidad.

Es el anuncio de Ruavieja y se encarga de ver si valoramos el tiempo que pasamos con los que más nos importan.

Así que lo dicho, ¡tenemos que vernos más!